El cuidado de los pies en verano

Lunes, 20 de junio de 2016

El verano trae consigo el calor y por consiguiente el cambio en el calzado utilizado. Chanclas, sandalias, y todo tipo de zapatos que dejan más expuesto al pie. Esto se traduce en la aparición de hongos, talones agrietados o rozaduras.

sexy woman legs, isolated on white backgroundEl pie de atleta es el tipo de infección por hongos más frecuente. Este tipo de padecimiento es a causa de la sudoración y humedad y puede transmitirse con facilidad si se comparte calzado o se pisa descalzo el suelo de una piscina o ducha común.

Las verrugas plantares también es otro de los tipos de contagio más común en verano a través de piscinas y zonas húmedas. Este tipo de infección está relacionado con el virus del papiloma humano.

El mero hecho de exponer los pies al aire lleva también la aparición de otro tipo de lesiones como las grietas en los talones, rozaduras, heridas, provocadas por el uso de un calzado inadecuado.

Por este motivo es recomendable tomar una serie de precauciones:

1. Evitar andar descalzo por cualquier lugar público, utilizar siempre chanclas en baños, duchas y piscinas.

2. Secar muy bien los pies después de cada baño.

3. Utilizar una lima o piedra pómez una vez a la semana después de la ducha. Esto previene las gritas y durezas.

4. No abusar del uso de deportivas ni zapatos cerrados. Su uso puede causar una sudoración extrema ya que el pie no respira con facilidad, la humedad puede llevar a la aparición de hongos.

5. Emplear calzado cómodo que prevenga la aparición de rozaduras y heridas, ya que estas son una vía de acceso a posibles infecciones.

6. Aplicar crema en los pies de forma diaria para que estén hidratados.

7. Utilizar calzado que esté fabricado con un material apropiado. El plástico favorece la sudoración y puede causar lesiones en la piel.

Infecciones hongos, pie, pie de atleta

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*