El Hospital Materno Infantil de Málaga inicia una reforma en la planta de oncología que incluye cámaras de aislamiento

Lunes, 10 de diciembre de 2018

El Hospital Regional Universitario de Málaga ha iniciado la reforma de la planta de Oncología Pediátrica del Hospital Materno Infantil, que incluye, a su vez, la reforma de las cámaras de trasplante oncohematológico. Para este proyecto ha sido fundamental contar con la colaboración de la Asociación de Voluntarios de Oncología Infantil de Málaga (AVOI), que ha recaudado más de 200.000 euros para el proyecto de los espacios de aislamiento.

La reforma, que comenzó el lunes 3 de diciembre, contempla la mejora de la planta de hospitalización así como de las cámaras de trasplante, un espacio en el que ingresan tanto los menores que están a la espera de recibir un trasplante como los que deben permanecer aislados tras practicarles un injerto.

La delegada de Igualdad, Salud y Políticas Sociales ha explicado que las obras de la cuarta planta de Pediatría tienen una duración de dos meses. «Para el correcto desarrollo de las obras se ha trasladado a todos los menores actualmente ingresados en el hospital a la sexta planta del ala de Maternidad, una planta recién reformada y que cumple con los mismos criterios de seguridad que en la que estaban ingresados hasta la fecha», ha señalado. De este modo, todo el personal de Oncología Pediátrica ha sido igualmente trasladado al otro ala hasta la inauguración de la planta, prevista para febrero.

Las obras de la planta de Oncología, llevadas a cabo por el hospital, tienen como objetivo mejorar la intimidad del paciente, la seguridad de los trabajadores y la accesibilidad. De este modo, se van a llevar a cabo actuaciones en las 15 habitaciones de hospitalización, el pasillo de acceso, el control de enfermería, la lencería y en la zona de los ascensores, que tendrán nuevos revestimientos y puertas de resistencia al fuego.

Del mismo modo, la dirección del Hospital Regional de Málaga ha previsto un circuito asistencial específico para los menores que requieren de ingreso en cámara de aislamiento. Para ello, se ha trabajado de manera estrecha con los hospitales Reina Sofía y Virgen del Rocío, que durante el tiempo que dure la obra darán soporte a estos menores y sus familias.

«Se trata de menores en situación de inmunosupresión que deben estar ingresados en cámaras de aislamiento específicamente creadas para su estancia y con personal especializado para su correcta atención sanitaria», ha explicado el gerente del Hospital Regional de Málaga, que agradecido al personal del Materno Infantil su implicación en el proyecto así como al de los centros andaluces que colaborarán en los cuidados de los menores que se trasladen a Córdoba o Sevilla. La dirección del centro ha calculado que el número de niños que deba trasladarse en estos dos meses no será superior a 8.

Cada año ingresan en esta planta del hospital 500 niños, de los que 20 lo hacen en la cámaras de trasplante. La responsable de hematología pediátrica, Ángeles Palomo, ha señalado que el cambio será positivo por dos motivos. «Por un lado, supone una mejora  en cuanto al cumplimiento estricto de  las medidas de aislamiento, porque habrá nuevos filtros que  mejorarán la seguridad, y por otro, se mejora la amplitud, comodidad y confortabilidad de un espacio en el que a veces deben permanecer sin salir hasta 6 semanas».

Las cámaras de aislamiento son espacios reservados para los pacientes que van a recibir un trasplante  alogénico ­-de donante, ya sea  de medula ósea de sangre periférica o de cordón umbilical- con el fin de curar su enfermedad. Estos pacientes previo a ese trasplante deben someterse a un tratamiento para prepararles para recibir la medula ósea de su donante y, que de esa manera, pueda prender en el receptor. «Esta fase de aplasia  es una etapa de riesgo de múltiples potenciales complicaciones pero sobre todo  de tipo infeccioso y de ahí la necesidad de aislamiento», agrega Palomo.

Así, Juan Carmona ha explicado que la idea de poner en marcha la reforma de las cámaras de aislamiento surgió tras el trabajo diario, después de 25 años, con el personal de la planta de Oncología Pediátrica.  «Nuestra función en el hospital siempre ha sido la de jugar para que los niños y niñas hospitalizados pasen su estancia en el hospital lo mejor posible, pero quisimos llegar un poco más lejos y unidos a enfermería pensamos que era bueno dar un cambio a la situación de las cámaras de trasplante, porque pensamos que así mejoraría la calidad de vida de los niños», explica. «Queremos que las cámaras sea un lugar mágico, lleno de fantasía, cómodo y agradable, tanto para los niños como para su acompañante y el resto de la familia, que estará muy cerquita. Esto sin duda mejorará su estado de ánimo, lo cual es fundamental en este tipo de tratamiento», ha señalado el presidente de AVOI.

AVOI, Hospital Materno de Málaga, Oncología, trasplante

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*