Enfermeras de neurología foman a cuidadores de personas con Alzheimer

Viernes, 7 de marzo de 2014

Alrededor de 500 personas han participado ya en los cursos que los enfermeros del Servicio de Neurología del Departamento de Salud de la Marina Baixa, en Alicante, imparten a cuidadores de personas con Alzheimer desde el año 2010.

Los talleres, impartidos una vez al mes en el centro de especialidades, están enfocados al cuidado del paciente desde el punto de vista enfermero y a ellos asisten una media de 10-12 cuidadores por sesión.

Según explica Vega Díaz, enfermera del servicio de Neurología y responsable de los talleres, estos están dirigidos a familiares y cuidadores de personas con esta enfermedad con el objetivo de proporcionarles unos conocimientos generales sobre esta patología.

“Les asesoramos e informamos de que los trastornos de conducta son parte de la enfermedad y hay que evitar el enfrentamiento con el paciente. Además, tratamos de reducir la ansiedad y el miedo de los cuidadores, utilizando estrategias para manejar las conductas difíciles y situaciones estresantes”, añade la enfermera.

Los enfermos con demencia presentan trastornos psicológicos y comportamientos anormales como pueden ser ansiedad, negarse a los cuidados, irritarse con facilidad, delirios, alucinaciones o trastornos del sueño, entre otros. Desde estos cursos se trabaja con los cuidadores para ofrecerles diferentes estrategias de manejo de los problemas conductuales, cognitivos y funcionales que presentan, de forma que les ayuden en su día a día.

«La finalidad es que los cuidadores aprendan a comprender esta enfermedad»

Los trastornos de conducta del enfermo son una de las principales causas del estrés que sufren la mayoría de los cuidadores de personas con Alzheimer. Casi el 90% de los pacientes los sufre en alguna fase de la enfermedad, provocando cambios en la unidad familiar.

“Cuidar a una persona con Alzheimer supone asumir una carga muy grande que se puede hacer más llevadera si sabemos cómo actuar en determinadas situaciones y cuál será la evolución de la enfermedad. Las personas que ejercen de cuidadores no vigilan su salud. Existen pequeñas señales de alarma como puede ser dolor, tristeza, insomnio, inquietud o cansancio a las que pueden no darle importancia y ser, sin embargo, el comienzo de un mal estado de salud si no se remedia”, explica Vega Díaz.

Por este motivo, la finalidad de los cursos es que los familiares y/o cuidadores de personas con Alzheimer comprendan la enfermedad y al paciente, ya que esto contribuye a mejorar convivencia y reducir los problemas diarios.

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*