Enfermeras de Reino Unido ayudan a favorecer el ejercicio físico de los mayores

Miércoles, 18 de febrero de 2015

Un grupo de investigadores de Reino Unido han elaborado un proyecto piloto gracias a la ayuda de enfermeras de Atención Primaria (AP), las cuales han colaborado a crear una serie de hábitos que favorezcan la práctica del ejercicio físico en personas de edad avanzada.

Según el estudio, está demostrado que las personas mayores que mantienen una regularidad periódica a la hora de realizar actividades físicas, tienen mejor potenciación muscular, reduciendo el riesgo de caídas o posibles fracturas, además de una mejora en su actividad cardíaca y muscular.investi

En el proyecto, que ha sido publicado por la doctora Harris, de la Universidad de St. George (Londres), se observa cómo la intervención de cuidados proporcionados por una enfermera de AP puede llevar a incrementar el ejercicio físico en adultos y mayores.

Para evaluar la seguridad, aceptabilidad y eficacia de esta intervención, se reclutaron a 298 personas de 60 a 75 años de edad, asignándoles al azar a recibir atención estándar o una intervención dirigida a aumentar su actividad física. La intervención incluyó cuatro consultas sobre ejercicio realizadas por una enfermera de AP de más de tres meses, que proporcionaron a los participantes un plan individualizado de ejercicio físico, un podómetro y un acelerómetro con retroalimentación.

El proceso se repitió también los tres meses siguientes y otra vez a los 12 meses, pidiéndose a los grupos de intervención y control que llevaran los acelerómetros para medir objetivamente la intensidad y duración de la actividad física.

Los resultados del trimestre dieron un promedio de 1.037 pasos contabilizados al día. Además, el grupo de intervención pasó 63 minutos más por semana realizando sesiones de ejercicio, entre moderado e intenso, de diez minutos de duración o más. Al año, las diferencias fueron de 609 pasos por día y 40 minutos por semana.

La conclusión de la investigación realizada, así como del proyecto piloto, es que el nivel de aumento de la actividad física permite disminuir el riesgo de padecer enfermedades de corazón, o diabetes tipo 2, entre un 5,5 y un 9,1 por ciento, respectivamente. En cuanto a los posibles efectos adversos que pudieran darse, como caídas o lesiones, fueron similares en los grupos.

 



 

atención primaria, ejercicio físico, enfermeras, personas mayores, Reino Unido, Reino Unido

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*