Enfermería médico-quirúrgica: nuevas aportaciones y evolución de la especialidad

Jueves, 5 de octubre de 2017

Editorial Difusión Avances de Enfermería (DAE), perteneciente al Grupo Paradigma, ha publicado la tercera edición del libro de Enfermería médico-quirúrgica, dividido en cinco tomos, en los que se abordan los aspectos de dicha especialidad, que precisa una formación específica en técnicas complejas de cirugía.

La autora, Mercedes de la Fuente, actualmente enfermera en el Servicio Andaluz de Salud (SAS), ha ejercido también como supervisora de tarde y área durante diecisiete años en el Hospital Puerta de Hierro, en Madrid, y en la Unidad de Gestión Clínica (UGC) de Cirugía en el Hospital de Motril, en Granada. Por otro lado, ha participado en proyectos de cooperación, ha realizado ponencias en congresos y ha ostentado cargos en asociaciones. Además, su labor se extiende, entre otras, a la traducción de libros de L.J. Carpenito y a la publicación en DAE, Metas de Enfermería o Index.

A lo largo de los cinco tomos, Enfermería médico-quirúrgica se estudia la aplicación de la taxonomía NANDA a los diagnósticos de enfermería, el desarrollo de diferentes planes de cuidados basados en este modelo y nuevas técnicas de cirugía mínimamente invasiva.

Pregunta.: Recientemente han publicado la tercera edición de los libros que engloban los temas de Enfermería médico-quirúrgica, ¿qué vamos a encontrar en ellos? ¿Cuál es el principal objetivo que persigue esta obra especializada?

Respuesta.: Como en las demás ediciones, se han añadido temas nuevos que aumentan el contenido, aunque no finalizan el proyecto. El objetivo de esta edición es aplicar la taxonomía NANDA a los diagnósticos que se aplican a cada una de las patologías descritas.  La idea es facilitar el trabajo con diagnósticos de enfermería a los profesionales, tanto en hospitalización como Atención Primaria.

P.: La obra está divida en cinco tomos. ¿Cuáles son las principales aportaciones que se han incluido en esta nueva edición de Enfermería médico-quirúrgica? ¿Qué temas han sido abordados por primera vez en la obra?

R.: Se han modificado los bloques de ediciones anteriores al añadir nuevos temas. Me parece especialmente llamativo el del cáncer de mama, en el que se abordan técnicas de cirugía reconstructiva, que es un campo muy interesante a desarrollar con más profundidad en lo sucesivo y uno de los campos quirúrgicos que va a tener más auge, ya que las técnicas invasivas están siendo sustituidos por procedimientos mínimamente invasivos a gran velocidad

P.: Además, en esta tercera edición se cuenta con nuevos colaboradores que han desarrollado diferentes Planes de cuidados basados en el modelo taxonómico, lo cual es exigible en el desarrollo de la práctica profesional en las instituciones sanitarias, especialmente en el sistema público. ¿Qué aporta esta nueva metodología de la obra a los profesionales enfermeros?

R.: Después de anteriores ediciones en las que dejamos libertad a los autores, estimamos llegado el momento en que las enfermeras se implicaran más en la descripción de diagnósticos siguiendo una taxonomía, porque este modelo es el que se está exigiendo en España en el sistema público y las enfermeras tienen que realizar Planes de cuidados  basados en el modelo taxonómico de la NANDA. Así, decidimos que era hora de abordar la obra desde este punto de vista. Por tanto, más que los temas nuevos, creo que lo realmente innovador en esta edición es la asignación de diagnósticos de enfermería basados en la taxonomía NANDA a las patologías descritas. Pienso que les será de mucha ayuda en el trabajo diario de Planificación de cuidados

P.: El profesor D. Enrique Pacheco del Cerro, decano de la Facultad de Enfermería, Fisioterapia y Podología de la Universidad Complutense de Madrid, apunta en el prólogo de la obra que «uno de los principales retos de los profesionales de Enfermería consiste en demostrar su irremplazable contribución social». ¿Qué opina al respecto? ¿Cree que aún queda por reconocer parte de esa encomiable labor enfermera?

R.: Este es un tema que parece obvio, pero que sigue siendo una asignatura pendiente y no sólo en España. El trabajo enfermero está reconocido por los pacientes «a pie de cama», pero no a nivel social, ni siquiera, diría yo, a nivel de profesiones sanitarias.

Seguimos sin ser, en la mayor parte de los casos, integrantes fundamentales en la práctica de un equipo de trabajo.

En 40 años de experiencia profesional he vivido todo tipo de situaciones, muchas en las que nuestro trabajo era respetado y reconocido en nuestro entorno y otras en las que se nos trata con displicencia y poco respeto profesional. Desgraciadamente, tengo que decir que, en pleno siglo XXI, la situación no ha mejorado demasiado. Creo que los mejores profesionales de otras disciplinas nos tratan con el respeto y la consideración debida, pero hay un apreciable porcentaje de profesionales que no lo hacen.

Lo que sí he observado es que depende en gran parte de la habilidad de los gestores de enfermería el que tenga la profesión un peso específico dentro de un entorno de trabajo. Lo cierto es que estos últimos años, me produce un cierto desánimo ver que la profesión va avanzando académicamente, pero en ciertos entornos no se ha avanzado en la apreciación de nuestro trabajo, ni siquiera dentro de nuestra profesión. Hay que pelear cada día para que los gestores, incluso de enfermería, te traten como un profesional y no como mano de obra sustituible

P.: ¿Qué características deben tener los profesionales sanitarios, y más concretamente los enfermeros, que desarrollen su labor en el entorno quirúrgico?

R.: Las cirugías conllevan aprendizaje de técnicas complejas y a veces, como pasa en Neurocirugía, son temidas entre los profesionales enfermeros por desconocidas y de riesgo. Es muy complicada la integración de personal eventual en grupos de trabajo con técnicas específicas. Dada la precariedad actual del mercado laboral, los profesionales no se mantienen en las unidades, habiendo una cantidad apreciable de ellos que están de paso. Los recortes de personal sanitario, que seguimos sufriendo, están complicando mucho el trabajo y la atención se está deteriorando. Desgraciadamente, tengo la impresión que esta situación se está cronificando, ya que no hay ánimo de adecuar las plantillas a las necesidades reales. En unidades quirúrgicas esto es un problema grave. Las técnicas y manejo de materiales requieren aprendizaje de meses de trabajo en las unidades especializadas.

P.: ¿Cuáles son los retos que se plantea la especialización de enfermería médico-quirúrgica? ¿Hacia dónde han de mirar los profesionales dedicados a esta área?

R.: Las técnicas y la tecnología están avanzando con mucha rapidez: es necesaria la especialización y estar al día. La verdad es que los cambios son vertiginosos, la planificación del trabajo, especialmente en unidades quirúrgicas, varía constantemente. Las estancias hospitalarias son muy cortas, los materiales evolucionan a mucha velocidad. Hay que estar constantemente cambiando técnicas y materiales. Es interesante, pero complica mucho el trabajo, por lo que hay que estar preparado para encontrarte con novedades diarias, que es algo que le da cierta emoción añadida al día a día.

Cómo adquirir la obra:

Para poder disfrutar de los tomos de este proyecto se debe acceder a la Tienda de Enfermería21, que está disponible en el siguiente enlace: https://tienda.enfermeria21.com/26-medico-quirurgica.

cirugía, Editorial DAE, Enfermería médico-quirúrgica, Grupo Paradigma, libro

Una respuesta a “Enfermería médico-quirúrgica: nuevas aportaciones y evolución de la especialidad”

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*