Enfermero investiga la técnica de circulación extracorpórea tras la muerte súbita

Jueves, 28 de junio de 2018

Iván Ortega, enfermero de emergencias y experto en bioética, ha investigado en su tesis doctoral en la Universidad de Alcalá el empleo de la técnica de circulación extracorpórea (ECMO) para salvar a las personas que han sufrido un caso de muerte súbita, como sucede en otros países, y no solo para conservar los órganos con vistas a un posible trasplante.

© Marta Álvarez

De esta forma, de acuerdo con lo expuesto por el propio centro universitario en un comunicado, las conclusiones de este trabajo han supuesto un cambio en el modelo de atención en este ámbito y en la forma de abordar la muerte súbita, ya que los resultados, obtenidos tras la revisión bibliográfica de la literatura científica médica, ética y legal a este respecto, han puesto de manifiesto que esta técnica se utiliza con éxito, en otros lugares como último recurso y en situaciones específicas, en casos de víctimas de estas circunstancias.

En España, apuntan en la mencionada nota informativa, la circulación extracorpórea se empleaba con pacientes ya considerados cadáveres con el fin de preservar sus órganos para un futuro trasplante cuando, según la tesis de Ortega, se podría haber aplicado previamente para salvarle la vida a estas personas. Así, destacan, en el país se están poniendo en marcha modificaciones para introducir la ECMO para asistir en caso de parada cardiaca extrahospitalaria; además, se están revisando los protocolos de donación cadavérica para evitar los conflictos de intereses, para clarificar en qué circunstancias una persona se puede considerar donante cadáver o, de forma previa, paciente recuperable.

Por otro lado, a nivel internacional, las conclusiones de la investigación de este enfermero han sido incluidas en las últimas directrices en este campo, que proponen emplear la técnica de circulación extracorpórea con personas específicas que sufran un paro cardiaco en la calle o en su domicilio, cuando se den las condiciones para trasladarlos al centro hospitalario mientras se le realizan maniobras de reanimación de calidad y de forma continua.

Este investigador ha señalado, apuntan desde la Universidad de Alcalá, que es fundamental que los familiares o las personas que presencien un suceso de este tipo sepan identificarlo y avisen a las unidades de emergencia, subrayando, al mismo tiempo, que en la actualidad se conoce que si esto se lleva a cabo de manera temprana y si los profesionales determinan que la causa es reversible, se debe trasladar al paciente al hospital, aplicándole las citadas maniobras, y ofrecer la ECMO para garantizar el flujo de sangre oxigenada mientras se determinan las causas de la muerte súbita.

Enfermero, muerte súbita, Técnica de circulación extracorpórea, tesis doctoral, Universidad de Alcalá

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*