«Es fundamental el papel de los enfermeros en la recomendación y el seguimiento de una dieta saludable»

Viernes, 1 de junio de 2018

Hemos hablado con María Jesús Garrido, enfermera del Hospital Meixoeiro, ubicado en Vigo, sobre la dieta atlántica y su importancia dentro de la nutrición de la población. Esta profesional ha participado en el taller «Cocina y dieta atlántica cardiosaludable», impartido en el XXXIX Congreso Nacional de la Asociación Española de Enfermería en Cardiología, celebrado en la ciudad viguesa los pasados 9, 10 y 11 de mayo, con las finalidades de «dar a conocer los beneficios cardiosaludables de la dieta atlántica, promocionar la alimentación equilibrada con la dieta atlántica como modelo, incentivar el consumo de productos locales, de temporada y respetuosos con el medio ambiente y elaborara recetas típicas gallegas», apunta Natividad Crespo, vocal de Formación del comité organizador de dicho evento.

Crespo nos informa, al mismo tiempo, de que los objetivos que se persiguen con la organización de esta cita pasan por «proporcionar conocimientos que permitan prever cuidados, anticiparse a las complicaciones y conocer cuál es la implicación de los cuidados de enfermería en las distintas áreas de la cardiología, conocer proyectos que busquen el avance en la cardiología teniendo a la enfermería como figura destacada y Contribuir a la mejora científica y a la formación continuada de los asistentes».

Según apunta la vocal de Formación del comité organizador, el XXXIX Congreso Nacional de la AEEC, el encuentro ha estado dirigido a la enfermería de cardiología a nivel nacional. «El programa del congreso consta de tres mesas redondas en las que se han abordado retos en el cuidado del paciente y su familia en el contexto actual, avances y nuevos proyectos de la enfermería en cardiología y la visibilidad enfermera en investigación y desarrollo». «Ha habido también cuatro cursos de formación simultáneos sobre innovación en el área sanitaria, coaching sanitario y entrevista motivacional, taller de simulación en soporte vital avanzado y el nuestro de cocina y dieta atlántica cardiosaludable. Además de mesas de comunicaciones, casos clínicos y póster».

Pregunta: ¿Qué es la dieta atlántica? ¿Cuáles son sus principales componentes?

Respuesta: Se trata de la dieta tradicional de los países pertenecientes al Arco Atlántico Europeo. En la Declaración de Baiona sobre la Dieta Atlántica (2006) nos recuerdan su carácter de dieta saludable, funcional y la importancia de establecer el patrón de la misma basándonos en el modelo dietético de los años 50 y 60 del siglo XX; el motivo es que con posterioridad a esas fechas se produjeron cambios sociales y económicos que modificaron la dieta original.

Entre sus componentes principales se encuentran el pescado, tanto de mar como de río, los mariscos y alimentos vegetales como los cereales, patatas y legumbres. Supone también un consumo importante de frutas y hortalizas, y en cuanto a las grasas se promociona el consumo de aceite de oliva. No faltan tampoco en esta dieta los productos lácteos y las carnes, especialmente las magras. El agua como bebida principal y el vino en cantidad moderada, de baja graduación alcohólica y acompañando a las comidas.

Dentro de las características de la dieta, se deben citar también la sencillez en la preparación de los alimentos, la importancia de mantener los hábitos alimentarios tradicionales atlánticos y la realización de actividad física diaria.

P.: ¿Cuáles son los principales nutrientes que aporta al organismo?

R.: Tenemos abundancia de hidratos de carbono complejos y fibra aportados por los cereales, patatas y leguminosas. La patata contiene asimismo minerales como el potasio y magnesio y vitaminas del complejo B; las leguminosas aportan, además, proteínas,  calcio, hierro y folato. En cuanto a los aceites vegetales, el aceite de oliva es rico en ácido grasos monoinsaturados, vitamina E y componentes bioactivos.

El consumo de lácteos asegura la inclusión en la dieta de proteínas de alto valor biológico, minerales como el calcio y el fósforo y vitaminas. Los lácteos fermentados aportan microorganismos beneficiosos para la microflora intestinal.

El consumo de frutos secos como las castañas o nueces incorpora a la dieta ácidos grasos poliinsaturados y monoinsaturados así como minerales. Las verduras, hortalizas y frutas aportan también fibra, vitaminas, minerales y componentes funcionales.

Los pescados y mariscos garantizan proteínas y ácidos grasos w-3, EPA y DHA, vitamina D y minerales como el selenio, calcio y potasio.

La otra gran fuente de proteínas de la dieta atlántica la constituyen las carnes de vacuno, cerdo y aves que aportan también hierro, vitaminas y ácido linoleico conjugado (CLA).

Podemos nombrar también dentro de los componentes funcionales los compuestos fenólicos, flavonoides presentes en el vino.

P.: La alimentación es fundamental para la buena salud. Desde su experiencia profesional, ¿cuál es el papel de los enfermeros en la recomendación y el seguimiento de una dieta saludable?

R.: Es fundamental tanto en Atención Primaria como en especializada y en hospitalización. El profesional de enfermería de AP se encarga del seguimiento y control de pacientes con patologías en las que la alimentación es un factor clave: diabetes, dislipemias, obesidad, hipertensión, etc. Numerosos estudios avalan los beneficios de una dieta específica y adaptada para estas y otras patologías, y el papel de los profesionales enfermeros como educadores en nutrición es innegable.

Igualmente importante es nuestra presencia en aquellos casos en los que el paciente es derivado a consultas específicas en atención especializada o en el caso de ingresos hospitalarios en los que el paciente puede precisar del seguimiento por parte de las unidades de nutrición, en las que el personal de enfermería cumple una labor educativa y asistencial

Falta esta figura en los centros escolares. El papel de los enfermeros en educación para la salud debería completarse en la etapa educativa como forma de garantizar la adquisición de hábitos saludables en la infancia y la adolescencia. La coordinación con el profesorado, de forma que se trabajen los distintos temas en el aula, reforzaría el mensaje que queremos transmitir.

P.: En comparación con otras dietas saludables, como la mediterránea, ¿qué beneficios aporta a la salud de quienes siguen la atlántica? ¿Podrían complementarse estas dos dietas?

R.: Efectivamente, ambas son dietas saludables y creo que lo más importante es que ambas representan una determinada cultura culinaria, una forma de entender la alimentación basada en factores sociales, culturales y geográficos determinados. En ese sentido no creo que haya que buscar una complementación entre las dos dietas, sino potenciar los factores positivos inherentes a cada una de ellas, teniendo en cuenta la cercanía de los productos y su temporalidad para  mantener intactas sus cualidades en cada una de los dos tipos de alimentación

P.: Las tasas de obesidad infantil en España están creciendo de forma acelerada en los últimos años. Como enfermera, ¿a qué cree que se debe esto? ¿Qué consecuencias puede acarrear esto en la salud de la población en el futuro?

R.: Precisamente en  este taller «Cocina y dieta atlántica cardiosaludable» participa también como ponente mi compañera Flor Barreiro, enfermera de la Unidad de Nutrición, que se encarga del área pediátrica y que aporta unos datos preocupantes en cuanto a la obesidad infantil.

Entre las causas hay que citar desde luego el aumento del sedentarismo, el consumo de alimentos de alta densidad calórica, que, lamentablemente, tienen un precio bastante asequible, están muy publicitados y son de fácil acceso para nuestros niños, la pérdida de una forma de alimentación tradicional basada en el consumo de más productos frescos, hortalizas, frutas, y también la falta de educación nutricional. Creo que es una asignatura pendiente y, si bien está contemplada en el currículum escolar, sigue habiendo carencias importantes.

Se están tomando medidas para paliar este problema, como la Estrategia NAOS, que actúa en distintos ámbitos de la sociedad (familiar, educativo, sanitario, empresarial…) promoviendo hábitos de vida más saludables.

Es fundamental la implicación de todos, ya que de no invertir esta tendencia a largo plazo el número de adultos obesos seguiría creciendo, y con él las patologías asociadas.

P.: ¿Qué importancia tienen la prevención y la educación para la salud para evitar estos problemas de salud?

R.: La importancia es total y debe iniciarse desde la familia, centros escolares e organizaciones públicas, porque un niño obeso tiene una alta probabilidad de llegar a ser un adulto obeso.

P.: ¿Cuáles son las labores de los profesionales enfermeros en dichas prevención y educación para la salud?

R.: Los puntos más importantes en los que debemos actuar deben ser la familia y la escuela, siguiendo en los centros de salud con campañas educativas.

P.: ¿De qué herramientas disponen estos profesionales para llevar a cabo estas tareas?

R.: Según reflejan los distintos estudios ALADINO, la prevalencia de sobrepeso ha disminuido en 3 puntos desde el primer año (2011) hasta el último (2015) en niños y niñas de edades entre 6 y 9 años, y esta reducción ha sido estadísticamente significativa. En cuanto a la prevalencia de obesidad se encuentra estabilizada.

A lo largo de esos años, entre los distintos estudios se han implementado políticas a nivel mundial en las que se anima a realizar acciones de prevención, actuando sobre aquellos factores de riesgo susceptibles de ser modificados como la alimentación y el sedentarismo, y la enfermería tiene un papel muy importante dentro de estos programas, como educadora y promotora de salud, tanto en nuestra faceta asistencial, como en la de docencia  o en  investigación.

En ese sentido creo que las consultas de enfermería son un punto fundamental en nuestra labor diaria, ya que nos permiten gestionar las actividades y los tiempos necesarios para cada una de ellas.

AEEC, Cardiología, Dieta atlántica, enfermería, enfermeros

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*