“¿Es importante la labor enfermera? Yo diría que imprescindible”

Lunes, 11 de junio de 2018

Lleva más de 20 años interpretando papeles en algunas de las series españolas más importantes. Jesús Olmedo ha pasado por actuar en series de humor o históricas, interpretando a un general romano o a un gladiador, lo que considera que fue el gran reto de su vida, a sumergirse en lo más hondo de un hospital en la serie Centro Médico, algo que le ha permitido quitarse la espinita que tenía clavada y cambiar el escudo o la espada por el pijama de médico.

Pregunta. Desde 1997 ha interpretado diferentes papeles en algunas de las series españolas más importantes, como Aquí no hay quien viva, Un paso adelante… ¿Siempre ha tenido claro que quería ser actor? En todos estos años, ¿cuál considera que ha sido su mejor interpretación?

Respuesta. Sí, siempre lo tuve claro, desde muy pequeño. Creo que todos los papeles que he interpretado me han aportado algo, pero quizá, por aquello de lo novedoso y distante, el general Marco de Hispania fue de esos regalos que te hace la profesión y que a uno le apetece disfrutar al máximo. ¡Y yo lo hice!

P. Ha encarnado papeles en series relacionadas con el mundo sanitario, de hecho una de las series donde se dio más a conocer fue Hospital Central. ¿Cómo fue la experiencia de trabajar en un hospital?

R. Muy muy gratificante porque, aunque todos hemos pisado un hospital alguna vez, yo nunca había tenido la oportunidad de ver qué ocurre yendo un poco más allá. Fue tan emocionante como duro saber todo lo que se mueve en un centro hospitalario.

P. Posteriormente grabó Imperium, donde pasó de general del ejército romano a gladiador. Supongo que necesitó una gran preparación física. ¿Le supuso un gran reto? ¿Necesitó algún tipo de ayuda para lograr ese cambio?

R. Es el gran reto de mi carrera sin ninguna duda. Tuve que prepararme a fondo y de manera minuciosa si quería hacer creíble mi personaje de gladiador y me puse en manos de un especialista: entrenador personal, nutricionista… para conseguir realizar todas y cada una de las escenas sin necesidad de doble y con la mayor credibilidad posible. ¡Creo que no he tomado tanto pollo y tanta clara de huevo en mi vida!

P. Ha vuelto a la ficción sanitaria con Centro Médico, una serie basada en casos reales, donde interpreta al doctor Molina, ¿qué ha aprendido? ¿Ha necesitado algún tipo de apoyo para encarnar la labor de un médico? ¿Cuál ha sido el caso que más le ha costado interpretar?

R. Gracias a Centro Médico he conseguido quitarme la espinita que tenía clavada con Hospital Central, donde interpreté durante cuatro años y medio al psicólogo y trabajador social del hospital. Por supuesto llevaba bata, pero nunca tuve la oportunidad de ponerme un pijama de médico, ¡y me hacía mucha ilusión! Ahora, prácticamente no me lo quito. ¡Estoy encantado! La serie es muy acertada y trata de manera fiel, o al menos lo intenta, plasmar la realidad médica y emocional de un hospital.

A mí me ha ayudado no solo a decir unos “palabros” médicos que jamás pensé que fuera capaz de decir, sino también a reconocer distintos síntomas y/o descubrir enfermedades, pero, sobre todo, a valorar como se merece el tener salud. Además, tenemos la suerte de tener una asesoría médica constante, eso te hace estar más seguro y que todo se acerque más a la realidad.

Han sido muchos los casos que me han tocado hondo, pero creo que me quedo con el de unos mendigos que aparecen por el hospital y a los que trato de manera rigurosa y distante, para ya luego, al final, dar un giro y que se convierta en una relación entrañable. Recuerdo que desde que leí el guion, no sé por qué, no pude parar de llorar, algo me movió por dentro y me costó contener mientras grabábamos. ¡Fue muuuy emocionante!

P. Muchas veces el trabajo de los profesionales enfermeros parece subordinado al de los profesionales médicos. Ahora que encarna el papel de un médico, ¿considera importante la labor de los primeros?

R. ¿Importante? Yo diría imprescindible. Son el nexo de unión entre el médico y el paciente. Sin ninguna duda, los que te hacen la estancia más grata dentro de un entorno en el que ninguno queremos estar y que, sin embargo, para ellos es su día a día.

P. ¿Qué representa para usted la figura de los profesionales enfermeros?

R. Admiración. No entiendo la labor médica sin la figura de los profesionales enfermeros. Siempre los recuerdo como personas cercanas, joviales, con una energía muy positiva y con una muy buena predisposición.

P. Después de Centro Médico, ¿tiene en mente algún proyecto futuro?

R. Sí, estamos compaginando la grabación de Centro Médico con nuevos capítulos para la siguiente temporada de La que se avecina. Así que no puedo estar más encantado con este momento profesional. Y como guinda, si todo va bien, en breve podré interpretar a Lope en una tvmovie que me tiene robado el corazón.

P. Le hemos visto participar en actos solidarios como partidos de fútbol o un mercadillo para recaudar fondos. ¿Cree que estos actos ayudan a empatizar a la sociedad y les hacen más conscientes de los problemas?

R. Creo que está en nuestras manos cambiar las cosas, que podemos llevar a cabo iniciativas por los demás para que consigan mejorar su vida un poco y creo que todos deberíamos estar dispuestos a ello. Yo intento poner mi granito de arena, más allá de por ser una cara conocida, que imagino que alguna conciencia puede mover, porque no entiendo la vida de otra manera.

PÍLDORAS

  • ¿Con qué palabra definiría la labor enfermera?
    Imprescindible.
  • ¿Qué no falta en su botiquín?
    Lo básico.
  • Ejercicio, ¿en un gimnasio o al aire libre?
    Gimnasio (soy muy friolero).
  • ¿De qué alimento no podría prescindir?
    ¡Me encanta el pan!
  • De no haber sido actor, ¿qué otra profesión habría escogido?
    ¿Enfermero? No, creo que hay que estar hecho de una pasta especial, así que seguiré haciéndolo en la ficción.

Noticias relacionadas

Actor, enfermería, entrevista, Metas de Enfemería

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*