La Equinoterapia para pacientes de Oncología infantil

Jueves, 6 de octubre de 2016

Sara Vallés se ha graduado este año en Enfermería en la Universidad Francisco de Vitoria. Actualmente trabaja en el servicio de quirófano de oftalmología del Hospital Universitario La Paz, pero su objetivo es ser enfermera pediátrica. Unir la hípica y esta especialidad ha llevado a que su Trabajo de Fin de Grado sea un reflejo de sus dos pasiones. Fruto de este proyecto Sara Vallés ha demostrado los efectos positivos de la Equinoterapia en los pacientes de Oncología infantil.

Pregunta. ¿Cómo surge la idea de realizar tu trabajo de fin de grado sobre la Equinoterapia para pacientes con oncología pediátrica? ¿Qué objetivos tenía?

Respuesta. La idea surge principalmente a raíz de mi afición por la hípica y el mundo del caballo. En el centro donde practico este deporte de forma habitual se encuentra una empresa privada con el nombre de EQUIDAE, con la que se ha colaborado durante la realización del proyecto y la misma trabaja con niños con diferentes alteraciones como déficits de atención, autismo… y tienen una modalidad adaptada para niños que han superado el cáncer y que les sirve para tener una rehabilitación diferente y más adaptada a ellos teniendo resultados sorprendentes. En la actualidad me estoy preparando para el EIR y optar por la especialidad de pediatría, ya que siempre me ha gustado, y unir dos aspectos que me entusiasman como es el mundo del caballo con mi profesión y los niños con el fin de ayudarles y dar alternativas a la rehabilitación convencional me pareció cuanto menos emocionante.

img_3668-2-1

Los objetivos que persigue el proyecto a rasgos generales son dar a conocer la existencia de este tipo de terapias, los beneficios que reportan y proponer un medio de rehabilitación innovador que abarque todos los ámbitos que componen al sujeto. Todo esto a la vez que favorezca la temprana recuperación y reincorporación de los pacientes supervivientes de oncología pediátrica.

Pregunta. ¿En qué se basa la Equinoterapia? ¿De qué forma contribuye positivamente al niño?

Respuesta. La Equinoterapia es una forma de terapia experiencial que utiliza la interacción con el caballo y sus cualidades físicas y comportamentales como recursos para facilitar procesos terapéuticos y de rehabilitación tanto a nivel físico, como social, psicológico, emocional y/o educativo. De esta forma nos encontramos ante una terapia muy completa pues reporta beneficios a nivel motor, a nivel emocional y a nivel social.

Nos encontramos ante una población pediátrica que ha pasado por una fase oncológica cuyas necesidades de atención y rehabilitación son especiales tanto por su proceso de enfermedad como por su forma de comprender y entender la vida dado el momento vital en el que se encuentran y la edad que poseen. La Equinoterapia proporciona un tratamiento íntegro a los mismos, abarcando las esferas psicológica y física de manera conjunta en una única terapia que además permite la incorporación de la familia en esta etapa, sirviendo también a estos como refuerzo.

Por otro lado, la relación que se establece con el animal unido a las actividades que con él se realizan, trabajando el total del cuerpo y quedando complementadas con terapia individualizada en aula/consulta, favorecen y hacen posible esa reincorporación en su etapa infantil recuperando ilusiones y emociones propias de su edad que en el ambiente hospitalario de forma involuntaria muchas veces se quedan mermadas.

Pregunta. La terapia con animales ayuda al paciente a mejorar y avanzar en el proceso de recuperación. En el caso de los niños con cáncer, ¿cómo reaccionan a este tipo de tratamientos?

Respuesta. La intervención desde la Psicoterapia Asistida con caballos en supervivientes de cáncer les aporta importantes beneficios a nivel físico, en cuanto a rehabilitación, como a nivel psicológico y emocional.

Desde el punto de vista físico, las cualidades físicas del caballo les convierten en maravillosos rehabilitadores. La intervención en cuanto a rehabilitación ha de ser guiada siempre por un fisioterapeuta que sepa incorporar en una sesión los conocimientos de fisioterapia y rehabilitación con el aprovechamiento de las cualidades del caballo.

Las principales cualidades físicas que aprovechamos del caballo en las terapias son:

ok

– Transmisión de impulsos rítmicos

– Patrón de locomoción equivalente al de la marcha humana

– Transmisión de la información exteroceptiva

– Transmisión de información propioceptiva

– Transmisión del calor corporal del caballo

Desde el punto de vista psicológico y emocional, cuando se trata de trabajar con los niños dificultades psicológicas y emocionales que pueda derivar el hecho de haber pasado por un proceso de cáncer y la reinserción a la vida de nuevo, los ponis y caballos nos ayudan a los psicólogos enormemente. Se convierten en importantes fuentes de motivación y complicidad que rompen barreras y permiten con su presencia que los niños bajen la guardia, se relajen y podamos acceder a su área emocional.

Decimos que son maestros canalizadores de emociones, que nunca nos juzgan y nos permiten a través de actividades diversas con ellos, enseñar a los niños nuevos recursos de afrontamiento. Además, hacen de “efecto espejo” con sus reacciones, son animales que reaccionan ante nuestra forma de dirigirnos a ellos y si algo no les gusta, les asusta o les enfada, nos lo van a hacer saber aunque siempre de una forma no agresiva, sin embargo, les aportan información a nuestros pacientes sobre cómo son sus actuaciones y esto nos ayuda a los psicólogos a empezar procesos de cambio desde el imprescindible “darse cuenta”.

Pregunta.  El personal enfermero juega un papel crucial en el seguimiento de la enfermedad del niño ¿Está presente también en la Equinoterapia? ¿Cómo participa en la terapia?

Respuesta. El personal enfermero puede estar presente en la realización de los diferentes ejercicios que se realizan en la terapia con el paciente así como en la planificación y evaluación de los mismos. Es necesaria la participación de personal sanitario cualificado,  siempre aportando un enfoque multidisciplinar a la terapia, en colaboración con psicooncólogos, fisioterapeutas y profesionales del mundo del caballo.

El papel del enfermero en la Equinoterapia puede ir desde la captación de pacientes como nexo de unión e información entre el hospital y el centro donde se realicen estas terapias, hasta ser elemento activo dentro de la misma: planificación ejecución y evaluación.

Pregunta. ¿Qué conclusiones has obtenido tras finalizar tu trabajo?

Respuesta. La Equinoterapia como medio de rehabilitación es una herramienta que tiene infinitas posibilidades no solo en la temática que se ha propuesto (la oncología pediátrica), donde queda claro que es una muy buena opción de rehabilitación. También por ejemplo para la reinserción social de personas que hayan pasado por procesos traumáticos, para tratar trastornos psicológicos de todo tipo (fobias sociales, autismo, mal control de las emociones…), así como para el tratamiento de secuelas y alteraciones físicas de diferente índole, entre muchas otras opciones.

Además, cabe destacar lo tremendamente completa que es a nivel de la rehabilitación física que ofrece, permite una complementariedad del trabajo del global del cuerpo a cada ejercicio concreto. Dejando a modo de cierre y como conclusión final que tanto las aplicaciones como la utilidad de la Equinoterapia, son infinitas, y sus beneficios incalculables.

cáncer, enfermera, enfermería, equinoterapia, Oncología infantil, Terapia

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*