Álex Barahona: “Las enfermeras han tenido realmente un peso psicológico bastante grande. No todo el mundo tiene esa necesidad de llevarse los problemas del trabajo a su casa”

Jueves, 2 de junio de 2022

por Natalia Hernández Manjón

Es un apasionado de su trabajo, de su carrera. Ha pasado por todo tipo de medios, desde televisión, cine, publicidad hasta teatro, donde está ahora mismo con la obra El Cuidador. Con humor e ironía, Álex Barahona y sus compañeros demostrarán cómo detrás de la risa y la actitud de los personajes se descubre una crítica lúcida y humana a lo absurdo y crueles que pueden llegar a ser las circunstancias y condiciones de nuestra existencia.

Álex Barahona | Foto: Javier Naval
Álex Barahona | Foto: Javier Naval

-Pregunta: Comenzaste a estudiar una carrera (Químicas) que no tiene que ver con tu trabajo actual. ¿En qué momento decides que quieres dedicarte al mundo de la interpretación?

-Respuesta: Llegué hasta cuarto de Químicas, no fue una cosa de ventolera. Es verdad que no he sido una persona con mucha vocación, siempre me he ido dejando llevar y podría decir que ha sido la vida la que me ha colocado aquí porque, a raíz de estar estudiando la carrera, empecé a hacer anuncios de publicidad y un director de casting de series muy importantes me vio, me hizo una prueba y a partir de ahí, como el sueño americano pero cañí, español. A partir de ahí empecé a trabajar en una serie de televisión, yo vi que disfrutaba, que me lo pasaba muy bien, que me exigía y ya hace casi 20 años de eso. Ya me di cuenta que este era mi sitio y empecé a formarme, luego con trabajos también en teatros vas cogiendo algo de bagaje y aquí sigo hasta que la profesión me lo permita.

-Pregunta: Quizás al oír el nombre de Álex Barahona a mucha gente le venga a la mente el personaje de Álex en Los Serrano pero, ¿cómo fueron tus inicios?

-Respuesta: Fue un hecho súper importante en mi vida porque fue realmente lo que abrió una puerta que llevaba mucho tiempo cerrada. Yo no encontraba nada y ese personaje fue el que me abrió la puerta. Ahora visto desde fuera y con el tiempo, veo que tuve mucha, mucha suerte o suerte o para los que queramos creer un poco es como cosa del destino. Hay mucha gente que dice que la vida es la que te da y te quita, pues un poco fue así. Yo ahora desde fuera pienso que qué difícil es entrar en una serie de tanto éxito como fue aquella.

-Pregunta: Has trabajado en todo tipo de medios: películas, series, teatro… Después de dos años muy difíciles, ¿cómo ha sido la vuelta a los escenarios? ¿Cómo recuerdas ese primer momento después del parón?

-Respuesta: Lo recuerdo perfectamente porque yo estaba haciendo la obra de teatro de Perfectos desconocidos y justo acabamos el 8 de marzo en el Teatro Reina Victoria. Soy malísimo para las fechas pero esta se me ha clavado. Cortamos, luego vino todo lo que vino con el virus y retomamos gira en Valencia y el primer contacto con el público en la primera función a todos se nos cayeron las lágrimas de ver a la gente que quiso responder a ese momento, vino como pudo y con las mascarillas, fue súper heavy (cuenta emocionado). Éramos nosotros los que aplaudíamos desde el escenario para dar las gracias a la gente de haber sido valientes y haber ido al teatro. Una vez que ya pasó ese momento, luego ya se convirtió como en una pelea de intentar volver a hacer a la gente al teatro, intentar explicar que era un entorno seguro… pero claro, era complicado. Cada uno en su profesión intentó luchar y defender su parte para que no decayera.

-Pregunta: Tu mujer es sanitaria (enfermera y matrona) y lo puedes ver más de cerca. ¿Crees que es importante la labor de los profesionales sanitarios y, en concreto, de las enfermeras?

-Respuesta: Por supuesto, claro. Lo veo diariamente, ya no solo en mi pareja. El grado de implicación que tienen es muy grande. Yo me he dado cuenta que esto es así. Nadie llega a hacerse a la idea del estrés que han sufrido con la pandemia si no lo conoces. La gente dice “bueno, todos hemos sufrido”, las enfermeras y el resto de sanitarias han tenido por lo que yo he visto y vivido, realmente un peso psicológico bastante grande: de no poder desconectar, de llevártelo a casa… y no todo el mundo tiene esa necesidad de llevarse los problemas del trabajo a su casa, tienen una labor importantísima.

-Pregunta: Al ser sanitaria era una de las personas que estaba en primera línea, ¿Cómo vivisteis en casa estos momentos tan delicados con el covid?

-Respuesta: Ella es enfermera y matrona. Fue una de las primeras personas que se contagiaron y entró el virus en casa. Al principio, más que la situación crítica física fue la complicada situación emocional, era el hecho de poner la tele, ella hablando con sus compañeras, lo que se veía, nosotros metidos en casa… Yo recuerdo aquello como un momento lleno de miedo. Veíamos que era una ola que estaba arrasando de la que no había nada preparado, los protocolos eran variables, y yo veía que los profesionales sanitarios eran los que, como buenamente podían, tenían que estar haciendo frente a una situación que se estaba yendo de las manos a todos. Yo pensaba cómo era posible que algo así no estuviera previsto y ahora que ha pasado el tiempo es fácil hablar, pero principalmente lo que recuerdo de esas fechas era decir “nadie está preparado, pero vosotros/as tenéis que estar ahí haciendo frente a lo que está viniendo y estáis aprendiendo sobre la marcha”, y todo eso me producía miedo, claro. Siempre que salía mi mujer de casa le decía “cuídate que esto pinta feo”.

Álex Barahona junto a sus compañeros de la obra El Cuidador | Foto: Javier Naval
Álex Barahona junto a sus compañeros de la obra El Cuidador | Foto: Javier Naval

-Pregunta: Ahora estás con la obra de teatro El Cuidador, en el teatro Bellas Artes, una de las obras más importantes del teatro británico del siglo pasado. ¿Qué se encuentra el público? ¿Está teniendo buena acogida?

-Respuesta: Es un autor bastante peculiar, es un tipo de teatro que no había hecho nunca. Tiene toques de teatro absurdo y una carga social importante. Esta obra es de la etapa de la posguerra, finales de los años 50 principios de los 60, y revela cómo la sociedad estaba destartalada y la secuelas emocionales que había dejado la guerra en personajes como somos nosotros tres: personas solas, en busca de salvarse con el otro, con ganas de entablar relaciones sanas pero que se hace muy complicado por el bagaje de cada persona. Lo que se va a encontrar la gente en tono de humor ácido es cómo la soledad o la falta de entendimiento con los demás puede derivar en creer que te has encontrado con una persona con la que vas a estar a gusto y muchas veces no todo es lo que parece. Es un poco la falta de entendimiento, la poca empatía que mostramos muchas veces y todo esto en un entorno de posguerra y con un toque de humor ácido. Como decía Harold Pinter “sus obras tienen que divertir pero no tanto”.

-Pregunta: Cada uno de los personajes libra sus propias batallas interiores y reconocen lo que desean en sus múltiples aspiraciones, prioridades, ocupaciones y preocupaciones. ¿Cuál es la principal batalla de tu personaje? ¿Y la de Álex?

-Respuesta: La principal batalla del personaje del cuidador al que interpreto, que tiene un hermano mayor que tiene bastantes problemas, entonces mi personaje se ve obligado a cuidar de él, en esta obra de teatro todos tenemos una parte de cuidadores y a mí me toca cuidar de mi hermano pero es un personaje que le cuesta mucho o que no sabe cuidar. La batalla principal es cómo puede hacer o cómo se puede liberar de esa carga de cuidar a su hermano porque no sabe hacerlo y eso también desemboca en muchos sueños no cumplidos y esa puede ser una de las tantas batallas que se va a encontrar el público. Dentro del personaje yo encuentro una batalla mía, es como que siempre proyecto un montón de cosas y al final me veo arrastrado por el ritmo de la vida y dejo un montón de cosas que me apetecen sin hacer. Es verdad y es curioso y a mí el teatro me gusta por esto y, sobre todo, estos textos fuertes y bonitos cómo a través de trabajar un personaje y de sus carencias te das cuenta de las tuyas.

-Pregunta: ¿Dónde veremos a Álex en un futuro?

-Respuesta: Para mí el reto es seguir viviendo de esto y seguir trabajando en teatro, cine, televisión… el medio que sea para mostrar esta labor que me gusta tanto que es mostrar a través de mí, de mis emociones y de mi cuerpo otros personajes a la gente. Soy consciente que ya a estas alturas que algunas veces me alucinará el proyecto y otras veces no tanto pero que todo forma parte de un recorrido, de una trayectoria, de una carrera de fondo y para mí este es el principal reto y principal sueño por cumplir.

PÍLDORA
-¿Cómo definiríais la labor enfermera? Empatía.
-¿Qué no falta nunca en tu botiquín? Tiritas.
-Ejercicio, ¿en un gimnasio o al aire libre? Aire libre.
-¿De qué alimento no podríais prescindir? Plátano.
-De no haber sido actor, ¿qué profesión hubieras escogido? Investigador.

Noticias relacionadas

Actor, Álex Barahona, COVID-19, enfermeras, entrevista, matrona, Teatro, televisión

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*
*