“Los enfermeros tienen un papel importante en la rehabilitación de la lesión medular”

Miércoles, 31 de octubre de 2018

La Asociación Española de Enfermería Especializada en Lesión Medular (ASELME) es una entidad puesta en marcha para, a través de simposios y congresos, el próximo se celebrará los próximos días 21, 22 y 23 de noviembre en Madrid, poner en común el trabajo de investigación enfermero que se lleva a cabo en este campo. Luis Ángel Peñuelas, su presidente, nos atiende para hablar de la asociación, de las formas de abordar este tipo de problemática y la labor del personal de enfermería ante la lesión medular.

Pregunta: ¿Cómo se fundó ASELME? ¿Qué objetivos persigue la asociación?

Respuesta: Se fundó por la necesidad de unificar y aunar criterios comunes. La asociación tiene como finalidad primordial el estudio y el intercambio de experiencias entre los asociados y la promoción continuada de todo lo relacionado con la lesión medular espinal.

P.: ¿Cuáles son las principales funciones de ASELME como agrupación enfermera?

R.: Ser una asociación de referencia en cuanto a la transmisión de conocimientos relacionados con la lesión medular, debido a la complejidad del manejo de las personas afectadas y el desconocimiento de los cuidados dentro de las diferentes entidades de atención generalizada.

P.: ¿Qué valor tiene la asociación como punto de encuentro entre personal de enfermería especialista en lesiones medulares?

R.: Posee un gran valor, ya que se organiza un simposio anual en el que, gracias a la participación de las diferentes unidades de lesión medular, repartidas a lo largo de la geografía española, somos capaces de compartir las investigaciones y, de ese modo, generar unos cuidados y enseñanzas comunes para abordar a las personas con este tipo de problemática.

P.: ASELME celebra un congreso anual. Háblenos de él y de su finalidad. 

R.: El congreso se celebra, igualmente, de forma anual con el propósito de compartir los estudios llevados a cabo hasta el momento para promover los avances en la rehabilitación y los cuidados de las personas con lesión medular, por ejemplo en cómo hacer su vida más fácil o cómo desarrollar una mayor integración en las esferas social y laboral.

No vemos a las personas afectas únicamente como pacientes enfermos, sino de una manera holística e integrada dentro de la sociedad.

P.: ¿Qué incidencia tienen las lesiones medulares en la población? ¿Cuáles son las más frecuentes?

R.: En España, la incidencia se eleva a unos 30 nuevos casos por cada millón de habitantes. Aproximadamente se producen unos 1.000 nuevos casos por traumatismo. Aunque no debemos olvidarnos de que la lesión medular puede ser producida por accidentes por zambullida, caídas, golpes, accidentes deportivos, causas congénitas (mielomeningocele) o de orden médico, como la aracnoiditis, la esclerosis en placas, pott vertebral o, entre otras, tumores. El mayor número de lesiones ocurre entre los 16 y los 30 años.

P.: En este sentido, ¿existe algún sector poblacional especialmente vulnerable a estas lesiones?

R.: Debido a la amplia etiología, toda la población es candidata a sufrir una lesión medular, desde el niño hasta el adulto. Es cierto que en los últimos años, y debido al gran desarrollo de los cuidados, las lesiones medulares en gente mayor están aumentando.

P.: ¿Qué papel tienen los profesionales enfermeros en el tratamiento de la lesión medular? ¿Qué formación requieren para poder ofrecer cuidados específicos en este ámbito?

R.: El personal de enfermería es el que pasa la mayor parte del tiempo con la persona, y, por tanto, cuenta con uno de los papeles más importantes dentro de la rehabilitación, ya que son los que van a prestar los cuidados iniciales, durante la fase aguda, y los que van a instruir para que, en la medida de lo posible, la persona con lesión medular sea capaz de cuidarse por sí misma, lo más independientemente posible.

Por lo tanto, seremos educadores en cuestión de actividades de la vida diaria, tanto básicas como instrumentales; todo sin dejar de lado al resto del equipo multidisciplinar, por supuesto, médicos, fisioterapeutas y terapeutas ocupacionales.

Hoy en día no contamos con una especialización académica, sino que vamos formándonos a medida que realizamos cursos de especialización creados por los propios compañeros, o trabajando directamente dentro de las unidades de lesión medular.

P.: ¿Qué procedimientos o técnicas de enfermería hay que seguir cuando se presenta un caso?

R.: Ante todo hay que utilizar el sentido común, y, especialmente, inmovilizar al paciente, para poder, así, evitar que, en caso de que haya una lesión medular, se pueda agravar.

P.: ¿Qué importancia tiene la prevención en este ámbito?

R.: Siempre es muy importante la prevención, ya que hay una gran incidencia, sobre todo en las lesiones traumáticas, que van en torno al 70-80%. No hay mejor medida que evitar que se produzcan.

P.: ¿Qué papel tienen los profesionales enfermeros en dicha prevención?

R.: Los profesionales enfermeros siempre hemos sido educadores por excelencia, por tanto, nuestro papel también es primordial.

P.: ¿Con qué herramientas de prevención cuentas estos trabajadores?

R.: Nuestra mejor baza, en este caso, es la educación.

P.: Una vez dados de alta en el hospital, ¿cómo es la vida de los pacientes con lesión medular? ¿Suelen requerir algún tipo de cuidado a domicilio?

R.: Intentamos que las personas con lesión medular, tras abandonar el centro sanitario, sean lo más independientes posible; pero esto no siempre es factible debido a su problema. Por ello, se cuenta con diferentes centros rehabilitadores para tratamientos crónicos, aunque en ocasiones la Administración les dificulta el acceso.

Desde otro punto de vista más social, es muy difícil la vida en el domicilio, ya que en el hospital vivimos en lo que podríamos llamar “el sitio perfecto”: todo está adaptado a la nueva situación y se puede ser independiente. En cambio, cuando los pacientes llegan a su casa, se encuentra con todas las barreras arquitectónicas, allí y en la calle, por lo que deben tener una gran fuerza mental para aceptar este nuevo cambio, y sobre todo, contar con grandes apoyos sociales que eviten que se sume en el aislamiento.

Se suelen requerir cuidados domiciliarios siempre que la lesión lo precise, ya que, en ocasiones, se necesita ayuda para las actividades básicas de la vida diaria, así como para las actividades instrumentales; sin olvidar, por otro alado, que pueden aparecer ciertas complicaciones, como úlceras por presión o problemas respiratorios.

P.: ¿Qué función tienen los profesionales enfermeros en estos tratamientos?

R.: El papel de los enfermeros es muy importante, debido a que serán los encargados, si no hay problemas más graves, de tratar a la persona de forma integral en su domicilio, supliendo o ayudando en aquellas actividades que son disfuncionales y que los afectados no pueden llevar a cabo de forma autónoma.

ASELME, enfermería, Lesión medular

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*