“Los niños con TEA están especialmente agitados, nerviosos o preocupados estos días. Ellos perciben la situación, pero presentan mayores dificultades para comprenderla, y para canalizar y expresar sus sentimientos”

Viernes, 24 de abril de 2020

“Los familiares de los niños con trastorno del espectro autista (TEA) probablemente se encuentren más desorientados porque de un día para otro han dejado de contar con ayuda profesional del modo en que lo hacían antes”, explica Marta Fernández García-Andrade, psicóloga de la Fundación Querer. “Es posible que sus hijos se sientan más seguros y a gusto sin salir de casa, porque es el lugar en que se sienten más protegidos, pero también debe de ser muy cansado para la familia lidiar con su ansiedad estos días, además de la propia, y compatibilizar el teletrabajo con la atención y el cuidado permanente que requiere un niño con TEA”, completa.

Foto: Marta Fernández García-Andrade

Fernández participa en el programa “Cuarentena con TEA”, de la empresa Neuraxpharm en colaboración con la Fundación Querer, una iniciativa de responsabilidad social corporativa de Neurax Foundation con actuación en España e Italia, “con el fin de ayudar de manera solidaria a las familias más vulnerables durante estos momentos tan duros. Pretendemos ser una voz amiga al otro lado del teléfono que les permita recibir la ayuda y orientación terapéutica que tanto necesitan. Para ello, hemos configurado un equipo multidisciplinar de psicólogos, logopedas, terapeutas ocupacionales y profesores del ámbito de la educación especial, que cubra durante este periodo las necesidades de los niños con TEA”.

El confinamiento con autismo

Foto: Laboratorios Neuraxpharm

Las personas con esta condición requieren, principalmente, que su entorno más inmediato sea lo más estructurado y predecible posible, de manera que pueda anticiparse lo que va a venir. Debido a sus dificultades en la comunicación, también necesitan “que nos dirijamos a ellos de forma clara y sencilla, y les proporcionemos los medios adecuados para que ellos también puedan comunicarse con nosotros y expresar sus emociones”. Por ello precisan ayudan educativas y terapéuticas de manera regular, destaca esta psicóloga, que les ayuden a enfrentarse al mundo, “adaptándonos a sus capacidades y necesidades”.

“Los niños con TEA están especialmente agitados, nerviosos o preocupados estos días. Ellos perciben la situación, pero presentan mayores dificultades para comprenderla, y para canalizar y expresar sus sentimientos”, continúa. Por ello, afirma, muchos se mostrarán más irritables y presentarán mayor tendencia al llanto, mayor necesidad de movimiento o de volver a experimentar sensaciones de normalidad y estabilidad. Por ello, este cambio en sus rutinas las personas con autismo lo afrontarán peor que el resto, “ellos necesitan que los mensajes que les damos sean anticipados para que puedan entenderlos y procesarlos, y necesitan por tanto más tiempo para encajarlos”.

Foto: Laboratorios Neuraxpharm

Durante los primeros días del confinamiento surgieron diversas noticias sobre la necesidad de los niños con TEA y sus familiares de salir a la calle a dar un paseo, una necesidad que expresaron “ya que los menores se encuentran especialmente ansiosos estos días y andar y respirar aire fresco les puede ayudar mucho para reducir sus niveles de estrés”. Asimismo, estos paseos pueden ser un apoyo para comprender mejor la situación, ver con sus propios ojos lo que está pasando fuera, ver que no hay niños en los parques o que los colegios están cerrados, algo que “es una manera visual de entender qué es la cuarentena. Sim embargo, al salir a la calle muchas de estas familias han tenido que vivir situaciones muy desagradables de personas que no comprenden su situación, y les han increpado y amenazado”.

Por todo ello, Fernández quiere trasladar un mensaje al resto de profesionales, “un mensaje que nos lo está dando la propia situación que estamos viviendo, y es que, ante una desgracia de tal calibre, solo podemos salir si lo hacemos unidos. Por eso creo que todos los profesionales, cada uno desde su ámbito, está haciendo lo que puede para aportar su granito de arena. Esta experiencia nos va a dejar una huella que nunca olvidaremos, cargada de aprendizajes como la solidaridad, la empatía, la valentía, el sentido del deber o el sentido del humor, entre otros”, concluye.

Autismo, cuarentena, Fundación Querer, Neuraxpharm, Psicóloga, TEA

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*