Los pacientes polimedicados en seguimiento tienen mayor calidad de vida

Lunes, 3 de diciembre de 2012

El seguimiento de los pacientes polimedicados por Atención Primaria mejora su calidad de vida, según un ensayo clínico realizado con 323 pacientes por investigadores de los Distritos Sevilla y Jerez Costa-Noroeste.

Para este ensayo, se tuvo en cuenta a pacientes polimedicados que consumen cinco o más medicamentos a diario y que presentan riesgo cardiovascular, valorando los beneficios que supone para la calidad de vida del paciente la revisión sistemática y periódica que realiza el equipo de Atención Primaria de los tratamientos farmacológicos de estos pacientes.

El estudio, donde han participado 13 centros de Atención Primaria, muestra las ventajas que la revisión que los profesionales de atención primaria (médicos, enfermeros y, en determinadas ocasiones, farmacéuticos) realizan periódicamente de los tratamientos.

La investigación ha demostrado que los pacientes ven mejorada en un 10% su calidad de vida, mediante una escala específica en la que se evalúan cinco dimensiones: movilidad, cuidado personal, actividades cotidianas, dolor/malestar y ansiedad/depresión. Según los usuarios, su calidad de vida ha mejorado seis puntos sobre un valor de partida de 60, gracias al seguimiento por parte de los profesionales de Atención Primaria.

Mejor uso de los tratamiento con antiagregantes

Las concluisiones obtenidas han aportado información sobre los principales problemas sentidos por los pacientes y sobre cómo ha de actuarse para mejorar su calidad de vida. Cerca del 70% de los participantes en el ensayo clínico señalan que tienen algún problema de dolor y el 40% sufre problemas de ansiedad, depresión y/o problemas de movilidad.

Según ha demostrado el estudio, el seguimiento de estos pacientes mejora la adecuación del uso de los tratamientos con medicamentos antiagregantes, es decir, aquellos que evitan la agregación de plaquetas para reducir el riesgo de trombos. Alrededor de la mitad de los mayores de 65 años son polimedicados y casi todos tienen prescrito algún medicamento para el riesgo vascular (antihipertensivos, medicamentos para el colesterol), la diabetes o han tenido una enfermedad vascular previa. Este proyecto se desarrolló con el fin de mejorar la adecuación de los tratamientos prescritos a las recomendaciones establecidas en el “Proceso de atención integral riesgo vascular”.

Noticias relacionadas

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*