Mindfulness, el aquí y ahora en el proceso de curación

Martes, 6 de octubre de 2015

MidfulnessEn los últimos años ha sido creciente el conocimiento que la ciudadanía tiene del Mindfulness. El programa elaborado por el doctor Jon Kabat Zinn ha causado el interés de muchas personas, pero especialmente del mundo sanitario. Según diversos estudios, a través de la conciencia plena del momento, la salud de los pacientes y la actitud frente al trabajo de los profesionales sanitarios puede mejorar. Un ejemplo de ello es el Hospital Universitario La Paz (Madrid), que lleva a cabo programas de formación a residentes en Mindfulness. Para conocer más sobre él, sus beneficios y su relación con la Enfermería, hablamos con Beatriz Rodríguez Vega, jefa de sección de la Unidad de enlace y Psicoterapia del Hospital Universitario La Paz y profesora asociada del departamento de Psiquiatría de la UAM de Madrid; y con José Tomás Martín Hernández, instructor de Mindfulness.

os avances de la cirugía y los medicamentos consiguieron en la Medicina de la primera mitad del siglo XX curar, al menos clínicamente, a muchos heridos y enfermos, sin embargo, hay algunos pacientes que, pese a estos tratamientos, no consiguen sanar, recaen o simplemente no se sienten bien. En la Universidad de Massachussets (EE.UU.), Jon Kabat Zinn es consciente de este fenómeno en el departamento de Psiquiatría en el que trabaja y decide comenzar un programa para enseñar meditación a los pacientes durante su fase de tratamiento. En pocas semanas se dio cuenta del beneficio que reportaba para estos enfermos, además de que los tratamientos eran más efectivos.

A partir de entonces puso en marcha la clínica de reducción del estrés, donde se dedicó a la investigación de la influencia de la meditación en los pacientes y en el personal que los atiende. En la última década del siglo pasado se popularizan sus estudios y, sobre todo, sus libros y el programa MBSR (acrónimo de: Reducción del eStrés Basado en Mindfulness).

Poco a poco las investigaciones sobre esta nueva técnica comienzan a multiplicarse: en 2007 ya había decenas de miles en las que reflejan su expansión por todo el mundo.
“La práctica es muy importante, la práctica con una actitud serena, no de intentar conseguir nada sino simplemente de darse cuenta. No es una práctica de relajación, es una práctica de conexión y una forma de vivir y relacionarte con la realidad, sin exigencias. A veces estamos tan acostumbrados a exigirnos, a tener resultados… Minfulness es el campo del no hacer, es del ser. Es: siéntate, respira y mira qué es lo que pasa”, explica Beatriz Rodríguez Vega, jefa de sección de la Unidad de enlace y Psicoterapia del Hospital Universitario la Paz.

Estudios y formación en Mindfulness

“Mi interés por la meditación se desarrolló en el entorno religioso del hogar, donde aprendí a estar en silencio y el arte de la introspección. Mi dedicación laboral a Mindfulness comenzó hace 10 años, tutorizando alumnos interesados de forma personal y poco a poco se ha ido extendiendo, impartiendo talleres de forma continuada, realizando tutorías personalizadas, cursos MBSR. En la actualidad, soy colaborador en la EDT y coordinador e instructor de los cursos Mindfulness en la Universidad Carlos III”, explica José Tomás Martín Hernández, instructor de Mindfulness.

En España, la Universidad Complutense de Madrid, la Universidad de Zaragoza y la de Valencia son las que cuentan con más opciones para estudiar esta disciplina, fundamentalmente MBSR. En la actualidad existen más de 80 universidades en todo el mundo que imparten conocimientos de Mindfulness. En principio se está asociando esta enseñanza a las facultades de Psicología, “yo espero que se pueda extender a otras disciplinas, ya que Mindfulness es transversal a cualquiera de ellas, transcendiendo el ámbito profesional y personal”, apunta Martín Hernández.

“Nosotros aquí tenemos personas entrenadas en MBSR, yo soy profesora certificada. Gracias a que el Hospital La Paz, en 2010, me concedió una beca para poder ir a estudiar en profundidad el programa con el grupo de Massachusetts, estuve allí unos meses con ellos, formándome en el Center for Mindfulness, y traje el MBSR a La Paz” explica Rodríguez Vega.

Mindfulness en el mundo sanitario

Es en este ámbito donde se han realizado la mayoría de los estudios y donde las estadísticas corroboran los beneficios, entre los que destacan: la mejora en la efectividad de los tratamientos, la mejoría general del paciente y ayuda a la mejor aceptación de las consecuencias del traumatismo o la enfermedad.

Para la psiquiatra Beatriz Rodríguez Vega: “Se ha investigado muchísimo en Mindfulness y se han descrito beneficios en problemas de ansiedad, que tienen los resultados un tamaño de efecto entre medio y grande, en problemas psicosomáticos, en dolor crónico, en el campo de la Neurología, en el deterioro cognitivo se está investigando mucho y se ha visto, además, en resonancia magnética, en pruebas de imagen cerebral, que hay cambios, fundamentalmente en lo que se llama conectividad neuronal.

¿Son siempre necesarios los medicamentos? “Cada caso es un mundo. Igual que hay muchas personas que con psicoterapia verbal solo van a ir bien. No todo el mundo necesita fármacos ni terapias biológicas. Creo que cada caso hay que verlo y lo mejor es tener una mente abierta y escuchar también lo que la persona prefiera, considero que hay que ser muy respetuosos con lo que la persona plantea para llegar a acuerdos y establecer buenas alianzas terapéuticas, que al final es la base de cualquier éxito”.

Hospital La Paz, ejemplo de formación a profesionales sanitarios

En La Paz se empezó en 2006 a hacer programas de meditación, con lo que se llamaba la conciencia corporal, pero en 2010 comenzaron a implementar programas de MBSR (Mindfulness-Based Cognitive Therapy) en el campo de la salud. “Ahora mismo tenemos programas para sintomatología variada, tenemos también un programa de investigación en esclerosis múltiple en desarrollo y un programa que ha tenido una financiación del FIS de investigar los efectos del MBSR. Creo que La Paz es un hospital pionero pero cada vez hay más. De hecho, este año hemos iniciado también otro programa para el personal de La Paz, es decir, para el entrenamiento del personal sanitario con idea de autocuidado”, apunta la psiquiatra.

La media es de ocho residentes en la Unidad de Formación en Psicoterapia del Servicio de Psiquiatría de la Paz. Estos residentes se distribuyen en diferentes programas, por ejemplo, psicoongología, programas de VIH, diabetes, trastornos de alimentación… “También hacemos terapia en grupo de programas de entrenamiento en Minfdulness, para los residentes y también para pacientes”, explica Beatriz Rodríguez Vega.

Es una unidad que está bien valorada, de hecho hay una lista de espera importante, “estamos dando plazas para 2017. Los residentes ya lo conocen y van solicitando con tiempo su plaza en esta unidad del Hospital La Paz” apunta Rodríguez.

¿Qué limitaciones hay? El camino de la formación de instructores es un camino largo, comprometido, muchas veces costoso, los cursos de formación también son caros. “Yo animaría a las Administraciones y a la gerencia a que vieran la práctica de Mindfulness como una intervención de promoción de salud y también que hace que cada persona tome responsabilidad de su cuidado, contribuya a su propio tratamiento”.

¿Puede el Mindfulness ayudar en la práctica enfermera?

“Mindfulness ha demostrado también su valor para el personal sanitario. El personal de Enfermería es el que pasa más tiempo junto al enfermo y el que lo conoce por sí mismo aparte de por la enfermedad. Es el enfermero, la enfermera, la que tiene que soportar o paliar las quejas ante los dolores y malestar que suelen aparecer en las estancias hospitalarias. Mindfulness ayuda al personal sanitario y, en especial al de Enfermería, a desarrollar y mantener la compasión, de forma que no se desarrollen mecanismos de defensa en el sentido de tener un trato excesivamente distante”, explica el experto Martín Hernández.

Por su parte, la psiquiatra Rodríguez Vega explica que “en el campo de la formación tenemos a residentes de Enfermería, de Psiquiatría y de Psicología clínica y, en nuestro estudio de investigación, por ejemplo, lo que veíamos en un grupo de unos cien residentes es que al final del entrenamiento, en comparación con una lista de espera de residentes que todavía no se habían formado, el residente formado es más capaz de manejar sus problemas de ansiedad, rabia que a veces se genera ante la impotencia… es más capaz de manejar esas emociones”.

“Tanto para los que dudan como para los que no de los beneficios de Mindfulness o de la atención plena o de la meditación lo único que podría decirles es “anímate a practicarlo, permítete la experiencia antes de valorar o de juzgar posibles beneficios”. Si un director de un centro de salud se plantea contratar un curso de Mindfulness para los trabajadores, lo mejor que puede hacer es hacerlo primero él mismo. Y una vez que haya desarrollado su propia actitud, extenderlo a sus colaboradores”, apunta Martín Hernández.

Minfulness no busca incorporar una dimensión espiritual, lo que busca es un entrenamiento de la mente, “con lo cual a las personas que están desconfiadas yo les diría —apunta Beatriz Rodríguez Vera— que no es un asunto de creencia, es un asunto de entrenamiento de la mente para cambiar el cerebro, y hacerlo en beneficio propio primero, y en beneficio también de las personas de alrededor”.

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*