“No se trata de saber de vacunas en general, sino de saber todo lo necesario para poder actuar y educar a la población”

Jueves, 25 de enero de 2018

Durante el próximo mes de mayo se celebrará el I Congreso Nacional de Enfermería de Vacunas. Hemos estado hablando con su presidente, José Antonio Forcada Segarra, quien nos han contado de primera mano todos los detalles: qué novedades presenta, a quién va dirigido, la importancia de las vacunas y su opinión sobre algunas noticias que han suscitado polémica en las últimas semanas.

-Pregunta: ¿Cuáles son los objetivos de este congreso?

-Respuesta: Informar y formar sobre las últimas actualizaciones en el campo de las vacunas y las vacunaciones.

.Trabajar en el desarrollo del proceso de atención de enfermería en el acto vacunal.

.Fomentar el intercambio de experiencias y de estudios científicos realizados por profesionales de enfermería.

.Fomentar la realización de estudios científicos por profesionales de enfermería.

.Dar a conocer los materiales formativos sobre las vacunaciones que se disponen, tanto para la formación entre iguales (enfermeros/as) como los dirigidos a la población en general y a grupos de riesgo.

.Consolidar un espacio propio de los profesionales de enfermería en los programas de vacunaciones (enfermero/a vacunólogo/a).

Cartel del Congreso

P: ¿A quién va dirigido?

R: Va dirigido principalmente a profesionales de enfermeria que trabajan en el campo de las vacunas y las vacunaciones, y también a cualquier profesional de enfermeria interesado en este tema. También abrimos el congreso a estudiantes de enfermeria.

P: Se trata de la primera edición ¿qué os motivó a organizarlo? ¿A qué retos os enfrentáis?

R: Hace ya años que estaba interesado en este proyecto pero faltaba encontrar el momento propicio y dar el paso adelante. Llego el momento y a principios del pasado año decidí buscar un grupo de compañeras y compañeros que estuvieran interesados en trabajar en este proyecto y la verdad es que fue muy sencillo, pues todos ellos lo acogieron con entusiasmo y nos lanzamos a ello. Los retos son varios, desde el tema organizativo y logístico hasta quizás el mas importante, poder ofrecer un programa científico atractivo y con los ponentes adecuados

P: Con este evento, ¿creéis que se podrá concienciar, tanto a profesionales como a pacientes, sobre la importancia de las vacunas? ¿De qué manera?

R: Es muy necesario que los profesionales de enfermeria entiendan en su globalidad que las vacunas son el método preventivo más importante y que son para todas las personas y para todas las edades. Todos y cada uno tenemos potenciales pacientes (Clientes) susceptibles de alguna vacuna y nuestro deber es aconsejar y recomendar, por la propia salud de la sociedad en general. Y entender que la evidencia científica esta ahí y es mas importante de la literatura (muy fácil de encontrar en Internet) conspiranoica que nos rodea. Hay que mantener informado y formado al profesional en esta evidencia científica y trabajar para destruir y desmontar los mitos y tabúes que siguen existiendo en torno a la vacunación.

P: ¿Qué es lo que resalta y hace atractivo a este congreso? ¿Qué es necesario cambiar en un futuro en la vacunación?

R: Se trata del I Congreso organizado por enfermeria y para enfermería sobre vacunaci0ones en el que se van a tratar los aspectos en los que la enfermeria tiene que hacer y decir. No se trata de saber de vacunas en general, sino saber de todo a2uello necesario para nuestra actuación y para poder actuar y educar a la población. Queremos discutir los aspectos en los que debemos mejorar y abarcar con mayor intensidad. UN aspecto a cambiar es, como en otros muchos campos, la dependencia de la profesión médica (entiéndase esto como un posicionamiento de colaboración, cada uno desde su competencia, el trabajo en equipo es imprescindible y cada profesión debe aportar sus conocimientos y su campo de actividad). Un aspecto por el que debemos luchar es la prescripción enfermera también en el campo de las vacunaciones, ya que trabajando en base a guías clínicas y protocolos, somos tan capaces para prescribir una vacuna como cualquier otro profesional sanitario.

P: En la actualidad, a pesar de tener todos los medios necesarios para vacunar, existe un sector “antivacunas” que cada día vemos más en auge: padres que no vacunan a sus bebés, personas que critican los efectos secundarios… ¿A qué riesgos se enfrenta la sociedad? ¿Cree que existen grandes mitos sobre la vacunación?

R: El mayor problema que tiene la vacunación es su propio éxito. Gracias a las vacunaciones han desaparecido enfermedades que asolaban a la población, con una gran morbi-mortalidad. Esto ha hecho que algunas personas, pensando que no existe riesgo, rechacen las vacunaciones, centrándose tan solo en el riesgo de un efecto secundario y no en el riesgo de la infección. Y esto es erróneo, podemos observar que cuando se relaja la vacunación, las infecciones reemergen, y una reemergencia significa morbilidad y mortalidad. Un caso típico es el sarampión, pero también la parotiditis y la tos ferina. Y si dejáramos de vacunar frente a difteria, aparecerían casos y muertos (recordemos al niño de Olot, reciente, y otros casos en Europa). Una de las funciones de las enfermeras es conocer bien la realizad y combatir los mitos, como decía antes, educando a la población y haciendo ver que sin vacunas el mundo no seria igual.

P: Durante las últimas semanas hemos visto una epidemia de gripe a la vez que hay noticias que circulan afirmando que no ha actuado contra todas las cepas y no están siendo eficaces, ¿es eso cierto? En caso afirmativo, ¿por qué sucede? ¿Por qué les hace efecto a unas personas y a otras no?

R: La vacunación de la gripe es un problema importante, la vacuna no es la mejor de las vacunas, pero es la mejor que tenemos. Las cepas circulantes, de un año a otro pueden cambiar, y las vacunas se diseñan en base a predicciones de cepas (las que es más posible que circulen). Pero no siempre se acierta y las cepas coinciden, sin saber el porque. Parece ser que esta temporada, la cepa mas circulante (B, linaje Yamagata) no es la que más esperábamos, y esto hace que la efectividad de la vacuna descienda. Actualmente las vacunas antigripales mas utilizadas nos protegen contra dos cepas A y una B. Para un futuro inmediato, dispondremos de una vacuna con dos cepas A y dos cepas B, con lo que ampliaremos el espectro de actuación (mayor posibilidad de acertar). Otro aspecto es el porque unas personas enferman y otras no, incluso entre las que han recibido la vacuna. Y la lectura es muy sencilla, se trata del sistema inmunitario de cada uno, que esta más o menos adaptado a los virus o a determinados virus (recuerdos inmunitarios que nos ayudan a combatirlos). La salud, la alimentación y otras medidas preventivas también contribuyen a que nuestro sistema defensivo actúe con más o menos potencia.

P: La OMS explica que “las enfermedades contra las que podemos vacunar volverían a aparecer si se interrumpieran los programas de vacunación, ¿es posible que enfermedades que creemos extintas puedan volver a aparecer si esto sucede? ¿Cuáles son las que mayor riesgo presentan?

Ya me comentado antes de la reemergencia de algunas enfermedades, y son muchos los ejemplos que podemos ver en los últimos años. Además de las epidemias de sarampión en Europa en este siglo, también esta ocurriendo en América, donde los grupos antivacunas tienen una mayor presencia y han colaborado a conseguir brotes importantes de sarampión. Podemos recordar también la gran epidemia de difteria en los países del este en los años 90, cuando se dejo de vacunar por motivos económicos, etc, etc, etc.

Uno de los problemas por los que no se ha conseguido eliminar la poliomielitis ha sido por la falta de vacunación en algunos países (en un caso por motivos pseudo religiosos (Nigeria), en otros por guerras y conflictos (Afganistán y Pakistán). Pero la OMS aspira a dejar el mundo libre de polivirus salvaje antes del año 2020. Si dejáramos de vacunar, la polio remergería sin duda. Todas las reemergencias presentan riesgo, aunque algunas enfermedades son mas graves que otras y presentan una mayor mortalidad.

También debemos centrarnos en trabajar en la vacunación frente a otras infecciones, y no solo en niños, sino en adolescentes y adultos, como la vacunación frente meningitis meningococica en los adolescentes, por el incremento de la presencia del serotipo W y frente a la neumonía neumocócica, ya que la morbilidad aumenta a partir de los 55-60 años, alcanzando una alta mortalidad en estos grupos de edad. Y la gripe, insistir en alcanzar altas coberturas, pues la OMS calcula que cada año fallecen en el mundo 500.000 personas por complicaciones del síndrome gripal.

En nuestros países ricos tenemos pocos problemas de este tipo, y es por ello que la población se despreocupa de ello, pero no podemos olvidar a los pobres, donde son mas necesarias las vacunas porque su sistema sanitario no puede atender debidamente las infecciones prevenibles por vacunas.

 

congreso, enfermería, Vacunación universal, vacunas

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*