Pitingo: “Los profesionales enfermeros se merecen mi mejor aplauso”

Miércoles, 6 de noviembre de 2019

Su música es sinónimo de mezcla, de mestizaje. Pitingo une en su arte el flamenco con el soul, la música góspel o los ritmos africanos y latinoamericanos. El amor por su profesión y la pasión por conocer otras culturas empapan su obra, se transmiten en sus canciones e influyen en la miscelánea que es su trabajo: el último ejemplo es Mestizo y fronterizo. El Teatro Nuevo Apolo de Madrid acoge sus actuaciones los días 28, 29 y 30 de este mes. Nos atiende para hablar de esa interculturalidad, de su estilo y de su relación con los profesionales enfermeros.

Pregunta: Háblenos de su último trabajo, Mestizo y fronterizo. ¿Qué ha querido plasmar con su música?

Respuesta: Quise dar un paso más, tanto personal como musicalmente, y mejorar la fórmula. También hay una parte de autoría, es decir, mi faceta de autor, que poca gente conoce, y que siempre he tenido, pero a veces he dejado aparcada. Tenía muchas ganas de hacer un disco grabado en directo. Y el mensaje de la interculturalidad, que se basa en entendernos, no solo convivir, sino también aprender los unos de los otros, y respetarnos. Eso es lo que he querido reflejar en el disco. Y mejorar también el sonido; igual que en la vida, personalmente, intento mejorar, musicalmente también.

P.: ¿Qué importancia cree que tiene para la música esa interculturalidad?

R.: Muchísima, en la música y en la vida. Cada vez que viajo por el mundo intento mezclarme con todo tipo de personas y culturas. No suelo ir a los sitios a visitar monumentos, sino que me encanta conocer por qué la gente hace esto o lo otro. Cuando lo entiendes, empiezas a apreciarlo. Me quedo con lo mejor de cada país y de cada cultura, no solo con lo malo, o lo que sale en las noticias. Hay que conocer, y yo soy un afortunado por poder viajar por muchas partes del mundo. Me gusta comer la comida típica de cada sitio, e informarme de su cultura y sus porqués. Y eso musicalmente me influye muchísimo, porque voy cogiendo un poco de aquí y de allí, y voy avanzando y creciendo.

P.: ¿Cuáles han sido sus principales influencias durante su carrera?

R.: Desde el flamenco que, como digo yo, es la música con la que nací, hasta todo tipo de música afroamericana, africana, latina, cubana, mexicana… La árabe también me gusta mucho. De todo. Por bandera siempre suelo llevar la música soul, góspel y flamenco, que es con la que me he criado desde pequeño; y he tenido la suerte también de poder cantar con muchos de esos artistas que escuchaba de niño, y me han aportado mucho. Me gusta toda la música que sea de verdad, sobre todo la de la tierra, que nace de algo y que es visceral. Los ritmos de cada tierra. Me gusta informarme del folklore de cada lugar, y todo eso me lo voy estudiando, y según lo voy viviendo lo plasmo en mis discos

P.: ¿Cómo ha visto evolucionar su trabajo a lo largo de estos años?

R.: Yo grabo un disco y no lo vuelvo a escuchar. No por nada, sino porque tengo que avanzar, y cuando termino uno ya estoy escuchando otra música, otros artistas, otras influencias… No me gusta nada oírme, ni verme tampoco. Intento avanzar. En mi casa nunca te vas a encontrar mis discos puestos. Cuando me ponen, siempre intento decir que no quiero, que estoy harto de escucharme. Me gusta prestar atención a otros artistas, y es la manera que tiene uno de aprender y estudiar. Prácticamente me paso el día con la guitarra o con el piano, intentando sacar sonidos nuevos, pensando, escuchando a artistas… también desconocidos, me gusta mucho oír a artistas desconocidos. Y también conocidos, por supuesto.

P.: A pesar de esa mezcla y esa interculturalidad, ¿podía definirse en un estilo personal?

R.: Creo que mi estilo es “Pitingo”. Lo importante es que reconozcan mi forma de cantar, para bien y para mal. El que me escucha normalmente piensa “este es Pitingo, me encanta”, o “no, no me gusta”. Pero todo es reconocible. No quiero ser el mejor ni el peor, ni me considero el mejor, tampoco, ni en el flamenco ni en la música soul, pero sí creo que soy reconocible, que para mí es un logro muy importante.

P.: Los próximos 28, 29 y 30 de noviembre actúa en el Teatro Nuevo Apolo de Madrid, ¿qué puede esperar la gente que vaya a ver su espectáculo?

R.: Se va a encontrar una puesta en escena con la somos 18 personas en el escenario, y un coro de góspel, para quien no lo haya visto nunca. Llevo gente latinoamericana, cubana, gitanos, no gitanos, gente con influencia de todos lados, de otro tipo de música, como la africana, gente de Estados Unidos… Todo mezclado en un concepto diferente. Canciones inéditas, canciones de autoría propia y canciones de toda la vida. Y es un espectáculo para toda la familia. Yo le canto al gran público, no me dirijo a una parte determinada, le canto a todo el mundo. Animo a las familias a que vengan a verlo, porque es un concepto para disfrutarlo en familia.

P.: ¿Hacia dónde cree que le llevará la música en el futuro, qué próximos proyectos tiene en mente?

R.: Muchos proyectos, empiezo un disco y estoy pensando en otro. O no hace falta que sean discos, otras propuestas. No las puedo contar, pero sí estoy pensando en cosas para el año que viene. Empezaremos a salir fuera de España, a todo el mundo prácticamente, y tengo en mente un proyecto muy bonito. Uno o varios, porque normalmente suelo sacar uno y en paralelo hago otro. Disfruto mucho con mi trabajo, hay gente que me dice que no paro un momento, pero es que me encanta. Y mi tiempo libre lo dedico a la música. Soy un apasionado, me encanta encerrarme en mi estudio y ponerme a innovar.

P.: ¿Qué significa para usted la figura de los profesionales enfermeros?

R.: Para mí es esencial. Una de mis mejores amigas es enfermera, con eso lo digo todo. Siempre que he estado en un hospital, he tenido la suerte de tener mucho cariño de parte de los profesionales enfermeros. Y también es importante que los pacientes sean cariñosos y respetuosos con la gente que está trabajando tanto en los hospitales como en los centros médicos. Es una figura fundamental, aplaudo su trabajo. Se merecen mi mejor aplauso. Viven de todo, es un trabajo muy duro, porque dan con todo tipo de personas. Hay que tener mucha paciencia para ser enfermera.

P.: Las giras y sus espectáculos son muy exigentes, ¿cómo se cuida entre actuaciones y durante las grabaciones de discos?

R.: Descanso mucho. Intento dormir lo que puedo, y comer bien, Y sobre todo hablar lo menos posible, y bajito. Una vez que empieza la gira, mi cerebro cambia el chip y empiezo a descansar y, digamos, a concentrarme en lo que tengo que hacer, y a cuidarme.

 

PÍLDORAS

¿Cómo definiría la labor enfermera?

Para mí es esencial y heroica.

¿Qué no falta en su botiquín?

Aspirina®.

Ejercicio, ¿en un gimnasio o al aire libre?

Al aire libre y en casa.

¿De qué alimento no podría prescindir?

La patata.

De no haberse dedicado a la música, ¿qué profesión habría escogido?

Cocinero.

enfermeras, enfermería, Pitingo

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*