Premiada la unidad de grandes quemados del Hospital La Paz

Viernes, 1 de marzo de 2013

© H. La Paz

La Unidad de Quemados del Hospital Universitario La Paz de Madrid ha sido premiada por IBEREXT, un grupo de empresas de protección contra incendios radicada en el municipio madrileño de Arganda del Rey.

A través de estos premios, se quiere reconocer la labor que realizan empresas e instituciones implicadas en el diseño, instalación y mantenimiento de los equipos y sectores implicados en la lucha contra los incendios.

De esta forma, se ha querido reconocer el trabajo que lleva a cabo la unidad de grandes quemados del Hospital La Paz, con el premio especial por “la gran labor de otros grandes actores de la lucha contra incendios y de sus consecuencias como son los profesionales de la sanidad. Nadie puede representar mejor a éstos que los especialistas de las unidades de quemados”.

La Unidad de Quemados del Hospital La Paz fue creada en 1965 y actualmente es centro de referencia nacional para el tratamiento de quemados críticos junto con la unidad de quemados del Hospital de Getafe. La unidad de La Paz cuenta con una zona de críticos para grandes quemados con 10 habitaciones individuales, otra zona de hospitalización de quemados convencional con 12 camas, dos salas de tratamiento hidroterápico y curas, un quirófano específico de quemados y un banco de piel.

Esta unidad ofrece una asistencia de alta especialización a pacientes de todo el territorio nacional y entre sus resultados destaca una supervivencia del 89,6%, a pesar de la gravedad extrema con la que llegan a ella los pacientes quemados en estado crítico. En 2012 atendieron en ella a 1.046 personas con carácter urgente, se ingresó en planta a más de 200 pacientes y se realizaron 240 intervenciones quirúrgicas por quemaduras agudas.

Pacientes con un pronóstico muy grave

El paciente “gran quemado” es aquel que ha sufrido lesiones por llama o por una fuente eléctrica o química en más del 20% de la superficie corporal, o sufre problemas respiratorios por inhalación de humo. Estos pacientes son de “pronóstico muy grave”, por lo que tras superar una primera etapa crítica, es la cicatrización de sus heridas lo que condiciona su evolución, teniendo que ser sometidos en muchos casos a cirugías de eliminación de la quemadura y cobertura cutánea

Para tratar a estos pacientes, se emplean técnicas como el uso de piel de banco, cultivos celulares y empleo de factores de crecimiento; microcirugía para la reconstrucción de las secuelas postraumáticas y postquemadura, y otras técnicas de autotrasplante de dedos de pie a mano.

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*