Proyecto de “Medicación Segura” en el Hospital de Elda

Martes, 18 de febrero de 2014

© HGU. Elda

El Servicio de Urgencias del Hospital General Universitario de Elda, en Alicante, ha puesto en marcha un proyecto de “Medicación Segura”, con el objetivo de minimizar los efectos adversos relacionados con la administración de medicamentos, mejorando así la seguridad del paciente.

La jefa de Sección de Urgencias, Mª Ángeles Carbonell, explica que “entendemos la seguridad como un componente fundamental para que un servicio pueda alcanzar niveles de calidad óptimos. Y sabemos que los servicios de urgencias son áreas con elevado riesgo de cometer errores en la medicación, debido al importante volumen de pacientes que atiende y a la presencia de profesionales de diverso grado. Al mismo tiempo, somos conscientes de que es imposible eliminar al 100% los eventos adversos, pero es nuestra obligación intentar minimizarlos. Por ello, hemos abordado un proyecto de «Medicación Segura», con el que estamos buscando instrumentos que nos permitan disminuir el riesgo de eventos adversos. Y estamos seguros de que cambiando algunas características de las condiciones en las que trabajamos vamos a conseguir reducir este tipo de errores”.

El proyecto de «Medicación Segura», organizado en colaboración con el Servicio de Farmacia, se implantará durante los próximos meses y se divide en cuatro fases que se irán tratando paulatinamente. De este modo, se ha creado un grupo de profesionales procedentes de los servicios de Urgencias y Farmacia, entre los que se encuentran Marisa Sánchez, jefa del Servicio de Farmacia; Carmina Hernández, farmacéutica del centro; Mª Ángeles Carbonell; jefa de Urgencias; Vicente Carrasco, supervisor de Urgencias; y Carmen Sánchez, enfermera de Urgencias, que están realizando una serie de reuniones encaminadas a la organización de la farmacia de Urgencias y a la identificación de medicamentos de alto riesgo.

En relación a la primera fase, Mª Ángeles Carbonell explica que “la organización de todos los fármacos es clave para disminuir el riesgo de error. Y nos va a permitir verificar el fármaco en el momento de la preparación y asegurar un correcto control de almacenaje, conservación y caducidad de los medicamentos. Para ello, vamos a organizar la farmacia de Urgencias con alertas farmacológicas, etiquetas de colores y símbolos que pongan en evidencia peligros potenciales de la medicación, como si es fotosensible, si no se puede dar por vía intramuscular o si hay que administrarlo diluido, además de realizar un listado con los fármacos disponibles. De este modo, pretendemos que a primera vista resulte mucho más fácil identificar un fármaco y, en consecuencia, sea menos probable cometer errores”.

La segunda fase incluye la identificación de los medicamentos de alto riesgo, descritos como tal por el Institute Safe Medication Practices (ISMP), que habitualmente se utilizan en urgencias y que presentan una alta probabilidad de producir eventos adversos cuando se utilizan de manera inadecuada.

Tras la finalización de la ejecución de las dos primeras fases, se llevará a cabo la tercera y la cuarta, que contempla la administración segura de medicamentos en urgencias, así como la comprobación y actualización de tratamientos informáticos.

Si este proyecto cumple las expectativas iniciales, se valorará su puesta en marcha en las urgencias del Centro Sanitario Integrado de Villena, en otros servicios hospitalarios o en los Puntos de atención continuada del Departamento de Elda.

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*