Los 417 medicamentos que no financiará la Seguridad Social

Lunes, 3 de septiembre de 2012

El Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó la lista de los 417 medicamentos que este mes dejan de ser financiados por la Seguridad Social, la mayoría para síntomas menores, aunque 97 de ellos conservan la financiación para tratar enfermedades graves o crónicas.

Desde este mes, los pacientes deben abonar el precio íntegro de algunos fármacos indicados para tratar problemas de salud como la irritación de la piel, tos, diarrea o estreñimiento, lo que permitirá un ahorro cifrado en más de 450 millones de euros.

Aunque inicialmente se indicó que serían 425 los medicamentos excluidos de la financiación pública, el BOE ha concretado de momento 417, dentro de una lista que se revisará de forma periódica. Los pacientes deben pagar por medicamentos tan conocidos como Almax (antiácido), Emportal, Duphalac o Plantago (laxantes), Fortasec (antidiarreico) y pomadas para aliviar el dolor causado por la artritis como Fastum, Calmatel, Movilisin, o para el tratamiento de afecciones inflamatorias como Zenavan. También deben pagar por medicamentos para la tos como Mucosan o Pectox, y por fármacos para el tratamiento de los síntomas de la rinitis alérgica, como Rinomax, además de por la acetilcisteína para patologías neumológicas, entre otros.

La resolución de la Dirección Generalde Cartera Básica de Servicios del Sistema Nacional de Salud y Farmacia ha contemplado excepciones, por lo que algunos medicamentos incluidos en la lista siguen siendo financiados cuando están indicados para patologías concretas, como en el caso de los pacientes oncológicos.

Otros medicamentos también siguen estando financiados por la Seguridad Social cuando están prescritos para pacientes que padezcan enfermedad inflamatoria intestinal, colon irritable y diverticulosis (formadores de volumen), encefalopatía portosistémica y paraplejia (laxantes osmóticos), pacientes oncológicos (antagonistas del receptor opioide periférico) y claudicación intermitente (vasodilatadores periféricos). Asimismo, los pacientes neoplásicos con tos persistente (alcaloides del opio y derivados) y los enfermos con síndrome de Sjögren (oftalmológico).

No obstante, todos los que están incluidos en la lista se pueden y se deben seguir recetando cuando el médico lo considere necesario, aunque el paciente tiene que abonar su coste íntegro.

Noticias relacionadas

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*