Relájate lo que queda de verano con estos consejos

Martes, 16 de agosto de 2016

Pintellectual restara unos ya han llegado y otros están empezando la cuenta atrás. Las vacaciones de verano están aquí y en lugar de relajarnos y desconectar nuestra cabeza sigue pendiente del trabajo que dejamos sin terminar, de si los viajes planeados saldrán bien, si tendremos tiempo para disfrutar o se nos pasarán muy rápido los días de libertad. Al final nuestra mente sigue trabajando, estresada y cuando volvemos no sentimos que hayamos descansado.

La profesión de enfermería requiere muchas horas de trabajo, por eso en verano hay que desconectar y pensar en uno mismo y la mejor manera de hacerlo es la siguiente.

Olvídate del trabajo. Sin duda esta es la mejor manera de comenzar las vacaciones. Ahora eres una turista más, un bañista, alpinista, pasajero. Disfruta de la playa, la montaña, la piscina, el pueblo… olvídate por unos días de que eres enfermero y dedícale tiempo a tu yo no trabajador, se lo merece.

Desconecta el móvil. Estar comunicado es importante, pero si desconectas el móvil un par de horas al día y por la noche evitarás cualquier distracción que pueda interponerse entre el descanso y tú. Después tienes tiempo de contestar a tus contactos así que prueba a no estresarte contestando a los envidiosos que quieren detalles de tu escapada y mantenlos a la espera.

Visita a los viejos amigos. ¡Los tienes olvidados! Tantos años de risas, comidas y bailes y en cuanto te conviertes en un profesional de la enfermería no les has visto ni en su cumpleaños. Ahora tienes tiempo, llama a aquellos amigos a los que has abandonado un poco durante este invierno y tómate tu tiempo para poneros al día.

Duerme hasta la hora de comer. Turnos nocturnos, turnos diurnos que terminan taciturnos. Es el momento de hacer las paces con la cama. Aprovecha el día pero también la noche para descansar y recuperar todas esas horas de sueño que has invertido durante el año.

Toma el sol. Tomar el sol hace que estemos más guapos y además nos ayuda a descansar por los efectos que lo rayos del sol tienen en nuestra melanina. La piel hay que cuidarla pero un bronceado veraniego es la mejor prueba que tendremos de estos días de descanso.

Una vez al año no hace daño así que relájate estas vacaciones y coge fuerzas para empezar de nuevo a la vuelta. ¡Feliz verano!

consejos, descanso, verano

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*