Samanta Villar: “La enfermera es una persona crucial por sus conocimientos y su cercanía al paciente”

Lunes, 7 de noviembre de 2016

La periodista Samanta Villar es, a día de hoy, una de las reporteras españolas más populares de la pantalla. Comenzó su carrera profesional en Televisió de Catalunya (TV3) hasta llegar a ser el rostro de los programas 21 días y Conexión Samanta.

Hemos podido verla en situaciones extremas o seguir su embarazo en 9 meses con Samanta. Es un torbellino que parece no temerle a nada. El año pasado salió al mercado su libro Nadie avisa a una puta (Libros del K.O, 2015), en el que se sumerge en el mundo de la prostitución.

Junto a ella descubrimos el otro lado de Samanta, el de una mujer que, tras someterse a un tratamiento de reproducción asistida, ha sido madre de dos niños que han cambiado su vida.

samanta-villar

Pregunta. Conocido rostro televisivo, reportera en el programa 21 días, y Conexión Samanta. Hace unos meses pudimos estar contigo de nuevo en el docu-reality 9 meses con Samanta que siguió tu embarazo. ¿Cómo viviste esta etapa de tu vida? ¿Qué ha significado para ti ser madre de dos niños?

Respuesta. Mi vida ha cambiado radicalmente. Ahora ya tienen siete meses y poco a poco voy ganando tiempo para mí, pero está claro que se han acabado muchas cosas, por ejemplo, mi trabajo tal como lo vivía antes, viajando 300 días al año. Además, ahora mis días están dedicados a ellos por completo. Es una alegría que te sonrían cada vez que te ven, son una monada y aprenden muy rápido. Los quiero con locura.

Pero también criar a dos bebés es un sacrificio de un nivel estratosférico. Nos llevan al límite tanto físico como psicológico. A veces tengo dolores parecidos al reuma, la artrosis o la fibromialgia, por el agotamiento. No sabía que criar a unos bebés te podía llevar al dolor físico. Es lógico teniendo en cuenta que llevamos siete meses sin dormir.  El embarazo lo encaré con mucha normalidad. Decidimos que iríamos cambiando cosas a medida que lo necesitáramos. Ni siquiera montamos la habitación de los niños. Poco a poco lo hemos ido haciendo… todavía la tenemos por acabar.

P. En España, cada vez se retrasa más la edad de maternidad. Por ello, son más las mujeres que optan por las técnicas de reproducción asistida ante las dificultades que se presentan para concebir de forma natural. Por tu experiencia, ¿qué valoración das a este tipo de tratamientos? ¿Está la maternidad “mitificada”?
R. Los tratamientos de reproducción asistida son un lujo. Si no existieran, la natalidad española caería todavía más en picado. Por desgracia, solo están al alcance de los que tienen dinero. La seguridad social debería mejorar muchísimo la cobertura que da.

Mi experiencia fue muy diferente a la de la mayoría de parejas que se someten a un tratamiento de reproducción asistida, que lo viven con mucha angustia, frustración y pena. Yo estaba muy tranquila, aunque tuve que esperar cuatro años, porque si no conseguía el embarazo, estaba dispuesta a adoptar, y si no, aceptaba mi vida como estaba. Era feliz sin hijos y lo habría seguido siendo.

P. En el momento de reincorporarse a la vida laboral, ¿cómo se sobrelleva ser madre y trabajar a la vez? ¿Crees que se dan facilidades para conciliar el trabajo con la maternidad?
R. Ninguna. Es una vergüenza cómo las mujeres españolas nos vemos obligadas a hacer malabarismos para poder criar a nuestros hijos. Hay una situación dramática: trabajamos para pagar guarderías o niñeras, que a su vez deben abandonar a sus propios hijos para ayudar en la crianza de los nuestros. Es un sistema enloquecido.

P. Durante el embarazo se establece un contacto cercano con el personal sanitario, especialmente con la matrona. ¿Qué papel ha tenido en tu caso la enfermera/o durante esta etapa? ¿Tienes algún recuerdo especial?
R. La matrona me ayudó mucho en el momento del parto. Fue una persona cercana y que me infundió una gran confianza. Además, me animaba a respirar y me daba ánimos. Me felicitaba por lo bien que respiraba. Probablemente no lo hacía tan bien como me decía, pero su palmada en la espalda en esos momentos fue fundamental.

Además, fue la que me hizo el tacto en el que detectó que el cuello del útero se había borrado, después de 24 horas de espera. Ese momento fue muy especial. Pensaba que no me podría escapar de la cesárea y ella me dio una gran alegría.

En el postparto también fueron de gran ayuda. Nos ayudaron con la lactancia, la organización en casa, el crecimiento de los niños…

portadasamanta

P. Eres autora del libro Nadie avisa a una puta (Libros del K.O, 2015), una obra que cuenta la historia de siete prostitutas. ¿Cómo surge esta idea? ¿Qué te llevó a enfocar tu libro en perfiles tan dispares dentro de la prostitución?
R. Era un tema muy desconocido porque siempre vemos en los medios la trata de mujeres, pero no la prostitución voluntaria, que también existe. Todavía hoy la mayoría de la gente cree que es un trabajo que solo se hace por obligación, necesidad o coacción, pero en algunos casos las mujeres ejercen la prostitución porque para ellas tiene grandes ventajas. Entre ellas, es más fácil conciliar la vida laboral y personal porque en menos horas de trabajo se gana mucho más dinero. Así pueden criar a sus hijos ellas mismas.

P. ¿Podremos volver a verte de nuevo en la televisión? ¿Qué proyectos tienes para el futuro?
R. Estamos justamente trabajando en ello. La idea es volver a emitir la próxima primavera.

PÍLDORAS
¿Con qué palabras definirías la labor enfermera?
Es una persona crucial por sus conocimientos y su cercanía al paciente.

¿Qué no falta en tu botiquín?
Paracetamol para adultos y ahora también para bebés.

¿Ejercicio: en un gimnasio o al aire libre?
Da igual mientras se haga regularmente.

¿De qué alimento no podrías prescindir?
De ninguno, me encanta comer equilibradamente.

Si no fueras periodista, ¿qué otra profesión hubieras elegido?
Creo que lingüista, me encantan los idiomas. Pero también habría querido viajar, ser actriz, investigadora científica. Se pueden vivir muchas vidas en una misma.

Cristina López Mantas

enfermera, enfermería, entrevista, maternidad, Periodista, reproducción asistida

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*