Sumisión química por pinchazo: “Desconocemos cuáles pueden ser las intenciones. No se ha identificado si son móviles sexuales, para robar o si se deben a un macabro juego para generar psicosis en la sociedad”

Viernes, 5 de agosto de 2022

por Natalia Hernández Manjón

Desde hace unos días han saltado las alarmas y en España son ya más de 50 las denuncias de mujeres que afirman haber sufrido sumisión química por pinchazo. ¿Con qué fueron atacadas? No se sabe. ¿Y para qué? Tampoco. Hablamos con Laura Almudéver, presidenta del Colegio Oficial de Enfermería de Valencia (COENV), para que nos explique qué está ocurriendo con esta nueva situación que ha descolocado y preocupado a todo el mundo.

Laura Almudéver, presidenta del Colegio Oficial de Enfermería de Valencia (COENV), nos habla sobre la sumisión química por pinchazo.
Laura Almudéver, presidenta del Colegio Oficial de Enfermería de Valencia (COENV), nos habla sobre la sumisión química por pinchazo.

-Pregunta: Estos últimos días han aumentado las denuncias de muchas chicas por haber sufrido pinchazos (sumisión química) en Cataluña, Comunidad Valenciana, Andalucía, País Vasco… ¿Cuáles son los peligros de esta práctica? ¿A qué cree que se debe este aumento?

-Respuesta: Se trata de una situación social que nos ha descolocado a todos. Desconocemos cuáles pueden ser las intenciones de los supuestos agresores y qué finalidad tienen. Todavía no se ha identificado si son móviles sexuales, para perpetrar un robo o, simplemente, se deben a un macabro juego para generar psicosis en la sociedad. Se presupone que, en la mayoría de las situaciones, estos pinchazos con jeringuilla se realizan con el objetivo de dejar a la persona sin capacidad para reaccionar ante agresiones o robos, que suponen los principales peligros. Desde el Colegio de Enfermería de Valencia (COENV) consideramos que se trata de una nueva tendencia (moda) de verano que preocupa a las autoridades y genera cierta alerta social. En lo que queda de temporada estival, hay varios eventos programados con miles de personas para los que ya se está pidiendo extremar la seguridad a la hora de entrar en los recintos.

-Pregunta: Muchas víctimas no han tenido síntomas pero otras coinciden en mareos, somnolencia o fiebre. ¿Qué efectos produce la inoculación de estas sustancias en las víctimas?

-Respuesta: Los principales indicadores físicos son picor en la zona del pinchazo, somnolencia, dolor de cabeza, náuseas o vómitos, mareos y desorientación. Las sustancias tóxicas y/o psicoactivas que se inoculan varían. Algunas de las más comunes son ketamina, benzodiazepina y éxtasis líquido. Incluso en ciertas ocasiones, en los análisis toxicológicos se encuentran estas drogas mezcladas con alcohol. También se están dando casos en los que los ataques con jeringuilla se hacen sin sustancias psicoactivas dentro de la misma. Simplemente, por el placer de atacar y generar el desconcierto.

-Pregunta: Desde el COENV consideráis imprescindible que se realice un protocolo de actuación. ¿Sería un protocolo para las víctimas o para que los profesionales sanitarios sepan cómo actuar? ¿En qué ayudaría? ¿Qué se necesita que incluya?

-Respuesta: Como profesionales de la salud, desde el Colegio de Enfermería de Valencia pedimos que la Conselleria de Sanitat acelere la puesta en marcha del protocolo contra la sumisión química. Necesitamos esta herramienta. El COENV considera que el documento es imprescindible tanto para las víctimas de estas agresiones –porque definirá cómo actuar en caso de que una mujer requiera de asistencia–, como para las/os enfermeras/os y resto de profesionales sanitarios que deben velar por la salud de la población. Asimismo, debe establecerse una coordinación muy estrecha entre los servicios sanitarios, los servicios judiciales y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para descartar situaciones de psicosis o bulos.

De igual modo, consideramos que los profesionales de Enfermería deben estar presentes en las reuniones previstas con los agentes implicados, (como asociaciones de ocio, de hostelería y fuerzas de seguridad del Estado), así como su participación en la elaboración de la nueva guía que ha anunciado la Conselleria de Sanitat.

-Pregunta: En muchos casos no se han encontrado restos de estupefacientes en los análisis de las víctimas. En caso de que a alguien le ocurra, ¿cómo debe actuar? ¿Cuánto tiempo pasa hasta que desaparece la sustancia del organismo?

-Respuesta: Pues en el caso de pinchazo real, es importante recordar que las jeringuillas han podido ser utilizadas en más de una persona y transmitir, por tanto, enfermedades contagiosas. Es por ello que se debe avisar de inmediato a las personas de alrededor al más mínimo atisbo de pinchazo.

Acudir rápidamente al punto más cercano con alguien de la organización, especialmente, profesionales de Enfermería en el caso de que lo hubiera, de no ser así informar a camareros o personal de seguridad de la discoteca.

A falta de un/a enfermero/a, debe trasladarse a la víctima al hospital para exigir un análisis toxicológico y serológico, para saber si la aguja contenía alguna enfermedad. Requerir el informe en el hospital y denunciar ante la policía.

Los efectos de las sustancias estupefacientes dependen de la cantidad inoculada y de su tipo. Pero, habitualmente si la dosis es pequeña remite a las 3 ó 4 horas, cuando la cantidad es elevada sus efectos pueden durar más de 8 horas, si además se ha mezclado con alcohol, puede degenerar en problemas más persistentes.

-Pregunta: La mayoría de los casos de las denuncias han ocurrido durante fiestas populares y festivales en lugares de ocio. Desde el COENV pedís que se contemple también incluir la enfermera de zona de ocio. ¿En qué consistiría la labor de esta figura? ¿Se debería potenciar la atención de los servicios sanitarios en estas zonas?

-Respuesta: Desde el Colegio de Enfermería de Valencia se pide que se contemple la enfermera de zona de ocio (o de discoteca) como figura para dar cobertura de cuidados a este tipo de atenciones. Una demanda que ha hecho la Enfermería durante muchos años, pero que ahora hemos reivindicado por la proliferación de festivales, zonas de ocio, discotecas durante el periodo estival.

De la misma forma que la enfermera escolar, la figura de enfermera de zona de ocio o discoteca debe ocuparse de las atenciones más inmediatas que se producen en estos entornos, en los que, por la situación ‘ludicofestiva’ y de esparcimiento, se suele combinar el alcohol con otro tipo de actividades que, en algunos casos, generan accidentes o incidentes.

Estas/os profesionales no solo potenciarían las atenciones en estos lugares y evitarían ahorros en la atención especializada que se dedicarán a otros problemas más graves (puertas de Urgencias), sino que realizarían una función muy importante de promoción de la salud, ofreciendo consejos saludables y recomendaciones para realizar un consumo responsable de alcohol.

En los casos de supuestas agresiones o ‘pinchazos’ harían un cribado o triaje previo, además de una exhaustiva valoración, para averiguar si son casos reales o percepciones erróneas. Y si finalmente si se concreta que han ocurrido, las enfermeras pueden tomar las muestras para los análisis ‘in situ’.

COENV, denuncias, Drogas, enfermera de ocio, entrevista, pinchazos, Sumisión química

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*
*