Una tarjeta electrónica facilitará y avisará sobre la movilidad del personal sanitario

Lunes, 14 de octubre de 2013

El Parlamento Europeo ha aprobado la creación de una tarjeta virtual de cualificación profesional, que facilite a médicos, farmacéuticos y otros profesionales para trabajar en otro país de la Unión Europea. Asimismo, este documentó dispondrá de un sistema de alerta, que avise sobre aquellas personas a las que se les haya prohibido practicar su profesión de forma que no puedan ejercer en otros países.

Según la nueva normativa, los Estados de la UE emitirán dicha tarjeta a los trabajadores que posean un título que acredite su cualificación profesional y siempre que así lo hayan solicitado. Por otra parte, la Comisión Europea será quien decida qué profesiones se beneficiarán de esta tarjeta, teniendo en cuenta aquellas que muestren su interés y en las que exista una movilidad significativa.

Basado en el sistema existente de intercambio de información sobre el mercado interior (IMI), esta propuesta permitirá agilizar los trámites de reconocimiento de cualificaciones, ya que sería el país de origen el que se haría cargo de la gestión, en lugar de tener que solicitarlo al país de acogida, según sucede en la actualidad.

De este modo, si las autoridades no responden a una solicitud de reconocimiento de cualificaciones en los plazos establecidos en la directiva, dicha solicitud se dará por aprobada. El proceso de reconocimiento de las cualificaciones profesionales podrá prolongarse como máximo un mes.

En caso de que a un profesional sanitario que se beneficie del reconocimiento automático, se le prohíba ejercer la profesión, aunque sea de manera temporal, como consecuencia de una medida disciplinaria o de una condena penal, la nueva normativa también obliga a las autoridades nacionales a alertarse mutuamente, extendiéndose la prohibición a todos los países de la UE.

La nueva normativa también obligará al Ejecutivo europeo a crear una base de datos pública de las profesiones reconocidas en la UE y que se elaboraría con la información aportada por los Estados miembros, quienes además tendrían que demostrar que cualquier decisión para regular una profesión es proporcional y no discriminatoria.

En la UE existen 800 categorías profesionales y siete de ellas (médicos, odontólogos, farmacéuticos, enfermeros, veterinarios, matronas y arquitectos) están reconocidas automáticamente en todos los Estados miembros a través de una directiva europea de 2005. Los países disponen de dos años para transponer las nuevas normas, que fueron adoptadas por 596 votos a favor, 37 en contra 31 abstenciones.

Noticias relacionadas

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*