3
Aladefe

Aladefe

JULIO 2014 N° 3 Volumen 4

Cefalea postpunción dural en los Hospitales Lucía Íñiguez y Vladimir I Lenin, 2012 - 2013

Sección: Originales

Cómo citar este artículo

Añel Liranza YB, Martínez Rondon A, Solmis Iraola Leyva M, Mejias Pupo M, Cruz Carballosa Y, López Sánchez Y. Cefalea postpunción dural en los Hospitales Lucía Íñiguez y Vladimir I Lenin, 2012-2013. Rev. iberoam. Educ. investi. Enferm. 2014; 4(3):19-24.

Autores

1Yanet Beatriz Añel Liranza, 2Ariamna Martínez Rondon, 2Milagro Solmis Iraola Leyva, 3Marbelis Mejias Pupo, 4Yosvanis Cruz Carballosa, 5Yamicela López Sánchez

1Enfermera. Diplomada en Anestesiología y Reanimación. Hospital Universitario Mártires de Mayarí.
2Enfermera. Profesora instructora. Filial de Ciencias Médicas Mayarí.
3Enfermería. Diplomada en Bioética. Profesora Instructora. Filial de Ciencias Médicas Mayarí.
4Master en Nuevas Tecnologías. Profesor Asistente. Filial de Ciencias Médicas Mayarí.
5Licenciada en Educación. Profesora Asistente. Filial de Ciencias Médicas Mayarí.

Contacto:

Email: yosvanis@mayari.hlg.sld.cu

Resumen

Introducción: los síntomas subjetivos de la cefalea postpunción lumbar se relacionan con los elementos neurales estimulados.
Objetivo: caracterizar el comportamiento de la cefalea postpunción dural en pacientes tratados con bloqueo espinal en los hospitales Lucía Íñiguez y Vladimir I Lenin.
Método: estudio descriptivo transversal en 80 pacientes de 16 a 60 años, tratados en cirugía con anestesia espinal en el servicio de anestesiología de los hospitales Lucía Iñiguez y Vladimir I Lenin, entre noviembre de 2012 y abril de 2013, según estado físico: pacientes sanos y pacientes con enfermedades sistémicas compensadas. Se aplicó el método de Chi cuadrado.
Resultados: entre las edades de 16-30 años predomina el grupo ASA I en la aparición de cefalea postpunción dural con el 15%, la cefalea postpunción dural apareció en el 10,0% de los pacientes donde se utilizó aguja número 22G, el 16,3% presentó cefalea postpunción dural al movilizarse fuera de cama y apareciendo la cefalea en las primeras 24 h en el 8,8% de los pacientes estudiados y en el 7,5% apareció después de las 24 h.
Conclusiones: predominó el grupo de 16 a 30 años y género femenino. Según el estado físico se presentó la cefalea con mayor frecuencia en pacientes sanos. La movilización temprana del paciente contribuye a disminuir la frecuencia de aparición de la cefalea.

Palabras clave:

cefalea ; punción espinal ; aptitud física

Title:

Headache after dural puncture in Hospitals Lucía Íñiguez and Vladimir I Lenin, 2012 - 2013

Abstract:

Introduction: Subjective symptoms, such as headache after a lumbar puncture, are related to stimulated neural components.
Purpose: To describe the course of headache after dural puncture in patients receiving spinal block in hospitals Lucía Íñiguez and Vladimir I Lenin.
Methods: A descriptive cross-sectional study in 80 patients aged 16 to 60 years undergoing surgery under spinal anesthesia at the anesthesiology service in hospitals Lucía Iñiguez and Vladimir I Lenin between November 2012 and April 2013, based on their physical condition: healthy patients and patients with compensated systemic diseases. A chi-squared test was used.
Results: In the 16-30-years-old patients a predominance of ASA I group was observed in post-dural puncture headache occurrence (15%); post-puncture headache occurred in 10.0% of patients when using a 22G needle; headache when getting out of bed was observed in 16.3%; and within 24 hours in 8.8%; 7.5% of patients had headache after the first 24 h.
Conclusions: A predominance of the 16-30 age group and female patients was observed. Regarding physical condition, headache was more common in healthy patients. Early ambulation leads to a lower headache incidence.

Keywords:

headache; spinal puncture; physical fitness

Portugues

Título:

Cefaléia pós–punção dural em Hospitais Lucia Iñiguez e Vladimir I Lenin, 2012 – 2013

Resumo:

Introdução: os sintomas subjetivos de cefaléia pós lombar se relacionam com os elementos neurais estimulados.
Objetivo: caracterizar o comportamento de cefaléia pós-raquianestesia em pacientes submetidos a anestesia espinal
Método: rstudo transversal em 80 pacientes com idades entre 16 a 60 anos, submetidos a cirurgia com anestesia espinhal em hospital com serviço de anestesiologia Lucia Iñiguez e Vladimir I Lênin entre novembro de 2012 e abril de 2013, de acordo com a aptidão: indivíduos saudáveis e pacientes com doenças sistêmicas compensados. Método do qui-quadrado foi aplicado.
Resultados: entre a idade de 16-30 anos de idade, predominantemente ASA grupo I na ocorrência de cefaléia pós-raquianestesia com 15% de cefaléia pós- punção apareceu em 10,0 % dos pacientes que utilizaram agulha de calibre 22G, 16,3 % tinham cefaléia pós- punção para sair da cama e punição pós dural que aparecem nas primeiras 24 horas em 8,8 % dos pacientes e dor de cabeça em 7,5% apareceram após 24h .
Conclusões: predomínio do grupo de 16 a 30 anos e sexo feminino . De acordo com o estado físico mais freqüentemente dor de cabeça em pacientes saudáveis foi relatado. A mobilização precoce do paciente ajuda a reduzir a freqüência de dor de cabeça.

Palavras-chave:

Cefaleia; punção espinal; aptidão física

Introducción

La anestesia espinal es una de las formas más antiguas de anestesia regional, la cual data desde 1898, clínicamente utilizada para cirugía por el Dr. August Bier, de la Universidad de Berlín, que junto a su asistente se trataron con este tipo de anestesia antes de usarla en sus pacientes. Sin embargo, estos fueron los primeros en reportar cefalea postpunción dural. Esta cefalea es una secuela frecuente de la anestesia raquídea, con una incidencia de hasta 25% en algunos estudios (1), pero esta disminuye a medida que aumenta la edad y con el uso de agujas raquídeas de diámetro pequeño con puntas no cortantes. Pese a ello, están asociadas con un incremento en el riesgo de falla en la colocación en el espacio subaracnoideo como resultado de la deflexión y deformación de la punta después del contacto óseo de la misma. En 1926, Drene alteró el bisel cortante de una aguja Quincke y la transformó en punta redonda, postulando con esto una reducción en la incidencia de cefalea postpunción dural (2-4). Determinar la frecuencia de este tipo de cefalea de acuerdo al calibre de la aguja y la movilización del paciente fuera de la cama posterior al bloqueo espinal, es fundamental para brindar calidad, bienestar y mayor seguridad a los pacientes en los hospitales. Por tanto, se pone en consideración este estudio, el cual tiene como objetivo caracterizar el comportamiento de la cefalea postpunción dural en pacientes tratados con bloqueo espinal en los hospitales Lucía Íñiguez y Vladimir I Lenin.

Método

Se realizó un estudio descriptivo transversal, el universo estuvo conformado por 145 pacientes, los casos incluidos en la muestra fueron 80 pacientes que, durante el periodo comprendido entre noviembre 2012 y abril 2013, se presentaron en el servicio de anestesiología de los hospitales provinciales Lucía Íñiguez y Vladimir I Lenin, para lo cual se obtuvo el consentimiento informado del comité de ética de cada unidad así como de los 80 pacientes tratados con cirugía electiva y de urgencia, escogidos al azar entre las edades comprendidas de 16 a 60 años.
Criterios de exclusión: pacientes con patologías neurálgicas de miembros inferiores y con trastornos de la motricidad de los miembros, así como los pacientes con antecedentes de migraña.

Los datos recogidos fueron: edad, género, riesgo quirúrgico, cefalea, calibre de la aguja, movilización fuera de cama en las primeras 24 horas y luego de las 24 horas.
Previo consentimiento informado de los pacientes y familiares se compiló la información por programa BIOESTAD 3.0. Se empleó la prueba estadísticas del Chi cuadrado con 95% de confiabilidad para verificar si existía asociación entre variables cualitativas, además se realizó el cálculo porcentual.

Resultados

El 88,8% fueron del sexo femenino y el 11,3% del sexo masculino. El grupo de pacientes a los cuales se realizó bloqueo espinal se encontraban en su mayoría entre las edades de 16-30 años (Tabla 1).

De acuerdo a la clasificación de estado físico ASA, de la American Society of Anesthesiologists (ASA), se observa en la Tabla 2 que el 87% de los pacientes fueron ASA I, y el 13% ASA II. Entre las edades de 16-30 años predomina el grupo ASA I en la aparición de cefalea postpunción dural con el 15%. Al aplicarse el método estadístico Chi cuadrado se pudo apreciar que existe superioridad del Chi cuadrado tabulado sobre el calculado demostrándose independencia entre las variables para un 95 % de confiabilidad y 1 grado de libertad (Tabla 2).

 

En el estudio se obtuvo que la incidencia de la cefalea postpunción dural apareció en el 10,0% de los pacientes donde se utilizó aguja número 22G, en el 6,3% de los pacientes en quienes se empleo aguja número 25G y en ningún paciente al cual se le aplicó bloqueo con aguja número 27G (Tabla 3).

En las Tablas 4 y 5 se nos muestran los valores de los pacientes a los cuales se les aplicó bloqueo espinal: el 16,3 % presentó cefalea postpunción dural al movilizarse fuera de cama y apareciendo la cefalea postpunición dural en las primeras 24 h en el 8,8% de los pacientes estudiados, y en el 7,5% apareció después de las 24 h. Al aplicar el método estadístico, se demostró independencia entre las variables, aceptándose la hipótesis inicial donde el Chi cuadrado tabulado superó los valores del calculado.

Discusión

La cefalea postpunción dural es una complicación de la anestesia espinal y peridural, y aparece en todos los textos de anestesia regional 5. De los 80 pacientes a los cuales se les realizó el proceso, predominó el grupo de pacientes de 16 a 30 años de edad; lo cual coincide con los resultados de otros autores (6,7). En dependencia de los hallazgos preoperatorios, las enfermedades asociadas y la repercusión de estas en el organismo, se agrupan a los pacientes según su estado físico y la aparición de cefalea post­punción dural (Tabla 2), estableciendo que ASA I son los pacientes sanos sin ninguna enfermedad asociada salvo la patología quirúrgica, sin limitación de actividad ni peligro para la vida y ASA II son los pacientes con una patología asociada compensada y los pacientes de urgencia (8); predominando el grupo ASA I en la aparición de cefalea postpunción dural representando el 15% coincidiendo estos resultados con el trabajo de otros autores como: Vincent y Warlow (1,8).

Es conocido que el estado físico con el que se presenta todo individuo a la cirugía interactúa de manera dinámica con el riesgo quirúrgico, no coincidiendo este planteamiento con la aparición de cefalea postpunción dural ya que existe una estrecha relación ASA con la edad, siendo la máxima frecuencia de cefalea en los pacientes jóvenes, hasta 40 años. La rareza de la cefalea en personas de mayor edad se ha atribuido a un umbral más elevado para el dolor, unido a una menor sensibilidad física (disminuye el sentido de la vibración). También participa la menor elasticidad de los vasos cerebrales, así como la disminución en la introspección propia de las personas de mayor edad (9-11).

Cuando analizamos la aparición de cefalea postpunción dural según el calibre de la aguja observamos que se relaciona con estudios consultados que indican similar incidencia cuando se utilizan estas agujas de pequeño calibre, como los de Thomberry y Sharma (12,13), manifestando su apoyo a la teoría del derrame, que plantea que la frecuencia de cefalea guarda relación directa con el calibre de la aguja usada para la raquianestesia, es decir, mientras mayor sea el número del calibre de la aguja, mayor es la frecuencia de aparición de cefalea, teniendo relación, además, con la técnica, ya que cuando el bisel de la aguja está en sentido paralelo a las fibras longitudinales de la duramadre raquídea, es mínimo el tamaño del orificio de estas membranas. La sección transversal de las fibras longitudinales origina un gran orificio y permite la salida excesiva de líquido y la rapidez de la misma excede la de su producción, como resultado de la disminución de este, y con ello disminución en su presión, el cerebro pierde su elemento de amortiguamiento hídrico y desciende de su posición habitual (14). En consecuencia, sufren tracción las estructuras de sostén sensible al dolor, incluido los vasos sanguíneos.

De los pacientes estudiados solo 13 presentaron cefalea postpunción dural después de la movilización fuera de cama y de ellos siete presentaron la cefalea en las primeras 24 h, coincidiendo estos resultados con varios estudios consultados y concordando además plenamente con el concepto de cefalea postpunción dural. En estudios como los de Thorsen y Peluse, que refieren que la frecuencia de aparición de la cefalea postpunción dural oscila desde un 3% hasta un 50%, siendo un promedio de un 25%, modificado por varios factores. Cuando aparece la cefalea, suelen hacerlo poco después de que el sujeto quede en posición erecta con la cabeza hacia arriba. Surge cuando el paciente deja el lecho o cuando por primera vez eleva la cabeza. Si no son intensas la deambulación y el movimiento mejorarán los síntomas tal vez al incrementar la presión venosa central y, más tarde, por la formación de líquido cefalorraquídeo, siendo las cefaleas mucho más frecuentes en mujeres.

Conclusiones

Predominó el grupo de edad de 16 a 30 años y el género femenino. Según el estado físico se presentó la cefalea postpunción dural con mayor frecuencia en los pacientes ASA I. Presenta mayor incidencia en pacientes en los cuales se utilizó aguja número 22G. La movilización temprana del paciente contribuye a disminuir la frecuencia de aparición de la cefalea.

Bibliografía

  1. Collins VJ. Anestesiología: anestesia general y regional. 3ª ed. México: Interamericana; 1996.
  2. Miller RD, Eriksson LI, Fleisher LA, Wiener-Kronish JP. Miller Anesthesia. 7ª ed. Barcelona: Elsevier-Masson; 2010. p. 390-399.
  3. Turiel MM, Mor Simon JS. Tratamiento de la cefalea postpunción dural con hidrocortisona intravenosa. Re. Esp Anestesiol Reanim 2002; 49(3):101-104.
  4. Cesur M, Alici HA, Erdem AF, Yuksek MS. Epidural blood patch with allogenic blood for post-dural puncture headache. Int J Obstet Anesth 2005; 14(2):261-262.
  5. Reynolds F. Neurological infections after neuraxial anaesthesia. Anaesthesiology Clin 2008; 26(1):12-19.
  6. López Héctor JG, E . Calzado Martén E, Nodal Leyva PE. Anestesiología y reanimación. En: García Gutiérrez A, Pardo Gómez G. Cirugía, Tomo I. La Habana: Editorial Ciencias Médicas; 2007. p. 393- 402.
  7. Warlow C, Sudlow C. Drug therapy for preventing and treating post dural puncture headache. The Cochrane Library 2006; 4(7):52-62.
  8. Bárzaga Álvarez M. Locorreginal: raquianestesia y peridural. En: Dávila Cabo de Villa E, Gómez Brito C, Bárzaga Álvarez M, Cabrera Sainz H, Molina Lois RM. Anestesiología Clínica. La Habana: Editorial Ciencias Médicas; 2006. p. 257-314.
  9. Reina MA. El saco dural humano. Morfología de la dura-aracnoides espinal. Origen del espacio subduralespinal. Rev Argent Anest 2007; 65(5):167-184.
  10.  Thomberry EA, Thomas TA. Posture and spinal headache. A controlled trial in 80 obstetric patients. Br J Anaesth 2007; 60(3):195-197.
  11. Sharrma SK, Gampling DR, Joshi GR, Sidawi JE, Herrera ER. Comparison of 26 gauge Atracucan and 25 gauge Whitacre needles: insertion characteristics and complications. Can J Anesth 2008; 42(5):706-710.
  12. Laguna del Estal P, Castañeda Pastor A, López-Cano M, García Montero, P. Meningitis bacteriana asociada a analgesia y anestesia espinal. Neurología 2010; 25(2):552-556.
  13. Mayano Naranjo C, Onofa Vega M, Chávez Morillo J. Estudio de cefalea postpunción en Quito. Rev Colomb Anestesiol 2008; 31(6):195.
  14. Higgins J, Altman DG, Sterne J. Assessing risk of bias in included studies. Cochrane Handbook for Systematic Reviews of Interventions: Cochrane Book Series; 2008.  p. 187-241.