3
Aladefe

Aladefe

JULIO 2013 N° 3 Volumen 3

UNA SITUACIÓN DE ENFERMERÍA EN EL SERVICIO DE ADMISIONES

Sección: Originales

Autores

Cristina Franklin

Enfermera. Servicio de Admisiones. Instituto Nacional de Cancerología ESE (Colombia).

Contacto:

Email: publicacion.enf.inc@gmail.com

Resumen

Objetivo: analizar a través de una “situación de enfermería” y bajo los planteamientos de la “enfermería como cuidado”, los enfoques teórico-conceptuales que respaldan a la disciplina profesional de enfermería.
Método: con base en la guía para el análisis de situaciones de enfermería desarrollada por el Grupo de Cuidado al Paciente Crónico y su Familia de la Universidad Nacional de Colombia, se tomó una narrativa de una experiencia de la práctica clínica del servicio de admisiones del Instituto Nacional de Cancerología ESE de Colombia, para identificar los componentes teórico conceptuales de la disciplina profesional a la luz de los planteamientos de la enfermería como cuidado.
Resultados: la situación de enfermería que refiere la narrativa presentada muestra los conceptos metaparadigmáticos y los diferentes conocimientos que requiere una enfermera para el cuidado en un servicio de admisiones.
Conclusión: en la situación de enfermería se describe la experiencia de cuidado vivida por una enfermera en el servicio de admisiones y ratifica la importancia de contar con un profesional de enfermería en este servicio.

Palabras clave:

enfermería en admisiones; enfermedad crónica enfermería en neoplasia

Title:

A nursing scenario in an admission service

Abstract:

Purpose: To analyze by means of a "nursing scenario" and with an approach of "nursing care", theoretical conceptual approaches supporting professional nursing tasks.
Method: Based on guidelines for nursing scenarios analyses previously developed by the Grupo de Cuidado al Paciente Crónico y su Familia at the Universidad Nacional de Colombia, an experience from clinical practice at the admission service, Instituto Nacional de Cancerología ESE, Colombia, aimed at identifying theoretical conceptual items of a professional nursing task was described, taking into account nursing care-oriented approaches.
Results: A nursing scenario refers to a description of meta-paradigmatic concepts and the knowledge  a nurse must have to rule an admission service.
Conclusion: In the nursing scenario, care-oriented experience of a nurse in an admission service is reported, and the importance of a professional nurse presence in such a service is highlighted.

 

Keywords:

nursing in admissions; chronic diseasecancer nursing

Portugues

Título:

Um caso de enfermagem no serviço admissões

Resumo:

Objetivo: analisar através de “uma situação de enfermagem” e abordando a “Enfermagem como cuidado” os enfoques teórico conceituais que apóiam a disciplina profissional da enfermagem.
Método: com base no guia para a analise de situações de enfermagem desenvolvido pelo Grupo de Cuidado ao Paciente Crônico e a Sua Família da Universidade Nacional de Colômbia, tomou-se uma narrativa de uma experiência da pratica clinica do Serviço de Admissões do Instituto Nacional de Cancerologia ESE de Colômbia, para identificar as componentes teóricas-conceituais da disciplina profissional, a luz da abordagem de enfermagem como cuidado.
Resultados: a Situação de enfermagem referida pela narrativa apresentada mostra os conceitos metaparadigmaticos assim que os diferentes conhecimentos que requer uma enfermeira para administrar cuidados num serviço de admissões.
Conclusão: nesta situação de enfermagem, é descrita a experiência de cuidados vivida por uma enfermeira no serviço de admissões e é acrescentada a importância do papel de uma profissional de enfermagem neste serviço.

Palavras-chave:

enfermagem em admissões; doença crônicaenfermagem em neoplasias

INTRODUCCIÓN
 

El cuidado como eje central de la enfermería se expresa en diferentes escenarios. Este análisis presenta una situación de enfermería en el servicio de admisiones donde algunas veces se cuestiona la presencia de un profesional en este campo. Analizar una experiencia de cuidado vivida en la práctica y dentro de ella, sus abordajes teóricos y conceptuales permite contemplar algunos aspectos que pueden ser considerados ante a la decisión de contar con enfermeros profesionales ejerciendo este rol. Este ejercicio guiado por una guía previamente estructurada permite clarificar y comunicar la esencia misma del cuidado como bitácora que estructura y orienta el quehacer profesional de enfermería.

NARRATIVA DE LA SITUACIÓN

 
Es urgente atenderlo
“Le dije que iba a tener momentos difíciles porque el tratamiento produce náuseas, y vómitos pero el tratamiento le permite curarse o mejorar su condición de salud.”
Paciente joven profesional que ingresa en admisiones por un tumor de testículo que había sido manejado extra institucionalmente desde hacía un año, con cirugía y controles médicos. Ingresó en el Instituto con una enfermedad avanzada, con metástasis retroperitoneal, paraespinal, pulmonar y mediastinal posterior; lo que inicialmente hizo pensar que quizás no fue bien orientado sobre la rigurosidad o la importancia que debía tener su seguimiento médico. Se recibe en la consulta de admisiones de enfermería junto con su madre porque, a pesar de venir acompañado de varias personas, solo le permitieron el ingreso a uno de sus acompañantes.
A este servicio, por lo general, los pacientes y familiares vienen un tanto preocupados por la connotación del diagnóstico o porque se han enterado de que su enfermedad no fue tratada a tiempo. Se percibe esa angustia porque siendo una persona en activo se encontraba con una enfermedad avanzada que estaba alterando su funcionalidad y calidad de vida.
Se consigue valoración del paciente el mismo día: la misma mañana para urología y para el día siguiente con oncología. Se establece comunicación con el oncólogo y se le informa de la situación y antecedentes de este paciente, solicitando que se inicie lo más pronto posible su atención o tratamiento urgente en el Instituto. Se realizaron al paciente dos valoraciones y en la cita de Oncología le fue pautada inmediatamente la quimioterapia.
Este paciente siguió el curso normal. Previamente se le informó de que a pesar de que la quimioterapia iba a resultar un poco dura, particularmente el tratamiento que le iban a suministrar, él no podía desistir porque su enfermedad era curable en la medida en que él completase el protocolo. Se le comunicó que iba a pasar por momentos difíciles porque el tratamiento le produciría náuseas y vómitos, pero que le permitiría muy probablemente la curación. Aunque el paciente todavía no había empezado el tratamiento recibió mucha motivación para que no lo abandonase. Personalmente poseemos experiencia en estos casos dado que en el pasado estuvimos administrando quimioterapia a este tipo de pacientes jóvenes y aprendimos que, aunque resulta difícil afrontar estas situaciones, el apoyo resulta de utilidad. Los grupos de apoyo entre los propios pacientes, el conocerse y contarse cómo controlaban sus efectos secundarios, cómo sobrellevar mejor los efectos de la quimioterapia, les ayuda a continuar.
En algunos casos resulta difícil asumir el curso del cáncer, sin embargo, al analizar la práctica enfermera ofrecida en el servicio de admisiones, consideramos que esta resultó, en su momento, una experiencia satisfactoria y gratificante que nos hizo sentir bien al actuar con diligencia ante la situación del paciente. Como enfermera considero que hay que educar a los pacientes, se debe ofrecer una información clara y adecuada sobre su enfermedad para que acudan oportunamente al médico y se les permita el acceso al sistema de salud ante el mínimo cambio en su estado físico, independientemente del nivel de escolaridad de los pacientes, individualizando la comunicación pero siempre concienciando al paciente.
Estimamos que esta fue la cuestión principal, se ofreció información, fue entendida y además el paciente pudo percibir que se llevó a cabo un abordaje adecuado de la urgencia, que se manifestó a través del compromiso de obtener las citas con gran rapidez. Tanto el paciente como su madre manifestaron su agradecimiento.
Lamentablemente, al hacer seguimiento del paciente tuve conocimiento de que ya había recibido varios ciclos de quimioterapia y aunque todavía albergaba esperanzas, supimos que su enfermedad no había respondido adecuadamente al esquema recibido, por lo que le fue instaurado uno nuevo.
Es preciso señalar que, si bien el curso de la enfermedad no depende de cada uno de nosotros, actuar con diligencia buscando que el paciente tuviera la mejor opción de vida nos deja la satisfacción de que aquello que estuvo en nuestras manos se hizo de forma correcta.
¿POR QUÉ SE PUEDE AFIRMAR QUE ES UNA SITUACIÓN DE ENFERMERÍA?
De acuerdo con la teoría de enfermería como cuidado, se puede afirmar que el caso clínico presentado es una “situación de enfermería” porque en ella el paciente y su familiar son vistos como personas totales (1).
En primera instancia, la enfermera que se encuentra en el servicio de admisiones identifica una necesidad, algo que llama su atención de una forma especial sobre el paciente y responde a su necesidad de cuidado. Es así como la enfermera se identifica como cuidadora, comprometida con el paciente a quien reconoce como persona con todas sus capacidades. La narrativa anterior refleja que existe reciprocidad y permite ver que a través de la interacción de cuidado se genera un crecimiento mutuo.
La situación de enfermería narrada se da entre un paciente joven, profesional, -que está preocupado y tiene dolor pero que también es amable y agradecido-, una enfermera,  -que está atenta, se interesa por lo que sucede y actúa frente a su preocupación de manera solidaria y con deseos de ayudar-, y una madre, -que acompaña al paciente joven con cáncer, que está atenta, preocupada y también agradecida.
A pesar de los múltiples pacientes que la enfermera atiende en el servicio de admisiones, este llama su atención de manera particular por su situación de salud, con un cáncer avanzado a pesar de su juventud y por el tiempo que ha transcurrido entre el momento del diagnóstico y el tratamiento oportuno recibido.
En medio de esta situación la enfermera identifica la urgencia que el paciente tiene de ser atendido por su estado actual y logra orientarlo y actuar con diligencia. Ella responde a lo que el paciente requería en ese momento al actuar con base en sus conocimientos de forma expedita, orientándolo sobre los pasos a seguir, consiguiendo las citas requeridas de forma inmediata, e informándole de manera anticipada sobre el tratamiento que va a recibir y sobre la importancia de continuarlo.
La situación ilustra las características de un cuidado humanizado en el cual la enfermera prioriza al paciente, genera en el mismo sentimientos de acogida y afecto, le da apoyo emocional y físico, es empática, escucha, comprende, está disponible, es oportuna y eficaz, se comporta de forma sencilla, es agradable y refleja humildad, se caracteriza por ser comprometida y solidaria y es proactiva, es decir, tiene la capacidad de anticiparse (2).
VISIÓN FILOSÓFICA DE LA ENFERMERÍA QUE LA SITUACIÓN REFLEJA
La visión filosófica de enfermería permite ver bajo qué perspectiva de pensamiento o visión de realidad, se aborda la práctica (3).
La actuación de enfermería narrada refleja una visión filosófica recíproca de enfermería, es decir en ella hay interacción e integración. En primera instancia el sujeto de cuidado es proactivo, a él se le instruye para que siga adelante con su gestión con las citas y para que acate el tratamiento que en su caso es fundamental como opción de vida. El paciente es visto como una persona total en todo momento, la enfermera valora su edad, su capacidad, el contexto al cual pertenece y con el que el paciente interactúa. La enfermera piensa en él como persona y en su madre como acompañante. La situación refleja una realidad compleja, multidimensional y relativa que genera muchos planteamientos sobre las posibilidades reales de las personas y en medio de ella se vislumbra posibilidad de cambio. Esta situación muestra además que puede haber calidad en el cuidado de la salud y que esa calidad, al igual que la cantidad, es importante. El vínculo establecido con el paciente permite que se le recuerde y singularice después de ser atendido en medio de muchos pacientes que llegan al servicio de admisiones y él trasciende dejando un recuerdo en la enfermera.
Esta visión tiene sus orígenes en el postpositivismo y da relevancia al ser humano, al contexto e historicidad e incluye los valores, las creencias, intereses y experiencias de quienes participan en ella (4).
El compromiso con la dignidad humana se expresa en la situación de enfermería teniendo en cuenta a la persona, sus ideas, su preocupación y mediante el interés al solicitar las citas prioritarias y dar orientación en los procesos. En este caso la enfermera elige y tiene el valor de cuidar porque ella sabe que puede hacer lo necesario para ayudar al paciente y siente la necesidad de hacerlo. En la actuación de enfermería narrada, el cuidado le da un sitio especial a la enfermera porque puede priorizar e identificar las necesidades del paciente y educarlo al respecto. El hecho de ser enfermera supone para ella una posición privilegiada para ofrecer cuidado, le permite conocer la situación del paciente e identificar cómo está su salud y tomar medidas inmediatas.

Dentro de los servicios hospitalarios, donde son relevantes los procesos tecnológicos y la velocidad, se hace cada vez más necesario un paradigma de acción, donde nuestra mayor preocupación sea el propio ser humano. La enfermera se enfrenta a diario a desafíos de competencias cognitivas y de habilidades prácticas y responsabilidad por el cuidado de salud del otro, pero lo más necesario e importante es una mirada humanista y ética que guíe su comportamiento (5).LOS CONCEPTOS METAPARADIGMÁTICOS DE LA ENFERMERÍA

Al revisar la situación de enfermería expuesta se reflejan en ella los cuatro conceptos metaparadigmáticos de la enfermería: persona, salud, cuidado y contexto (6).
La persona es vista como un ser integral, en este caso un joven con salud afectada que le genera preocupación y una alteración de su entorno familiar y laboral. La enfermera, que también es un ser integral, manifiesta interés por el paciente y su situación. Coincide esta visión con un planteamiento holístico e integral, como prioridad para la enfermería (7).
La enfermería es vista como una profesión con la competencia necesaria para permitir al paciente y su familiar hablar, manifestar su problemática, física y emocionalmente, para identificar con base en lo escuchado una situación de salud específica, actuar y proveer apoyo en forma integral, involucrando a la familia en el cuidado del paciente. Tal como ha sido descrito en las competencias para la gestión del cuidado, para dar un cuidado de calidad y garantizar en él la continuidad, la enfermera debe ejercer liderazgo y tener habilidad en la comunicación y en la toma de decisiones (8).
 La salud se ve como una condición puede verse afectada y que tiene impacto en el bienestar. En este caso el impacto en el bienestar físico se percibe a través del dolor, la fatiga y la incomodidad, y se alternan además los sentimientos, hay manifestación de preocupación. Se altera el rol, hay incapacidad laboral. Se altera el entorno familiar, su madre y otros familiares están acompañando al paciente brindándole apoyo pero también están preocupados.
El contexto revela múltiples formas en la situación. Al observar al paciente como persona total resulta claro que él interactúa con un entorno familiar, laboral, y económico. Mediante la movilización de recursos, se puede inferir la existencia de un contexto nacional, que provee de recursos económicos del Estado, y que el paciente se encuentra dentro de un Sistema de Salud y lo que este le ofrece.
CONOCIMIENTOS QUE REFLEJA LA SITUACIÓN DE ENFERMERÍA
El análisis de la situación revela los diferentes conocimientos que tiene la enfermería y que incluyen, entre otros, el científico, el ético, el artístico, y el personal (9).
El conocimiento científico se refleja con reconocimiento de la patología, del diagnóstico, de los tratamientos, del pronóstico, de las posibles consecuencias y efectos del tratamiento y el bajo acatamiento que tienen estos pacientes frente al tratamiento y sus consecuencias.
El conocimiento artístico se manifiesta con el establecimiento de un vínculo significativo que trasciende, como ya se mencionó, al encontrar significado en los hallazgos y priorizar el curso de la acción. Puede decirse que es una interacción que deja un recuerdo hermoso e importante de lo que puede significar la presencia de una enfermera competente en un servicio de admisiones para un paciente como este, cuando se lleva a cabo moralmente la práctica de enfermería.
El conocimiento ético se da aplicando los valores de justicia, honestidad, sinceridad, compromiso, solidaridad, respeto, sensibilidad, tolerancia, trabajo en equipo, beneficencia y sinceridad. Es decir, todos los valores del Instituto Nacional de Cancerología se ven reflejados en medio de esta situación.
Vale la pena señalar que reconocer los derechos de las personas a ser respetadas en su dignidad como seres humanos es fundamental en la atención diaria del paciente. Por sencilla que sea la interacción debe estar presente que la persona es un todo que posee aspectos físicos, psicológicos, interpersonales y sociales y que necesita equilibrio y armonía; que es un ser único, capaz de desarrollar y satisfacer su necesidad de ayuda. Sus derechos, sus creencias y valores deben ser respetados en el cuidado de enfermería. Es en este cuidado y en el respeto a su sufrimiento y a la sensibilidad a su dolor donde se expresa la idoneidad ética de la enfermería, en la cual la enfermera se realiza con la persona en medio de una interacción dialéctica (10).
El conocimiento personal se refleja por el placer y el compromiso que manifiesta la enfermera en su quehacer y que le permite elegir y tener el valor de cuidar, porque ella sabe que puede hacer lo necesario para ayudar al paciente y siente la necesidad de hacerlo.
Resulta también necesario admitir que el pronóstico del paciente es difícil de aceptar y estas pérdidas requieren de la enfermera aprender a manejar el duelo (11,12).
El conocimiento político social se expone
cuando la enfermera comprende las indicaciones de remisión a la institución por parte de una empresa promotora de salud (EPS) al Instituto Nacional de Cancerología, pues la atención del cáncer está descentralizada así como al inferir que la enfermedad de personas jóvenes de alto nivel educativo afecta tanto la productividad y el rol social.

En síntesis, puede afirmarse que la "situación de enfermería: es urgente atenderlo", encierra los diferentes valores y conocimientos del cuidado, refleja una filosofía particular de la enfermería y prioriza el cuidado de la vida como un principio esencial. Este análisis justifica la importancia de la presencia de enfermeros profesionales en la atención de admisión hospitalaria que han propuesto diferentes autores (13,14), así como la importancia de garantizar continuidad en el cuidado (15).CONCLUSIONES

La situación de enfermería permite comunicar todo el conocimiento de cuidado que requiere una enfermera experta y que puede y debe ser aplicado en el servicio de admisiones. El uso de una guía estructurada para reflexionar sobre la propia práctica facilita el análisis y comprensión de la enfermería vista como cuidado.AGRADECIMIENTOS

Al Departamento de Enfermería del Instituto Nacional de Cancerología por las oportunidades de crecimiento profesional y al Grupo de Cuidado al Paciente Crónico y su familia de la Universidad Nacional de Colombia por su acompañamiento en este proceso.

Bibliografía

  1. Boykin A, Schoenhofer S. Nursing as caring: A model for transforming practice. Sudbury: Jones & Bartlett Publishers; 2001.
  2. Rivera LN, Triana A. Percepción de comportamientos de cuidado humanizado de enfermería en la Clínica del Country. Bogotá: Administradora Country, Departamento de Enfermería; 2006.
  3. Grupo de Cuidado Facultad de Enfermería Universidad Nacional de Colombia. Dimensiones del Cuidado. Bogotá: Unibiblos; 1998.
  4. Bueno LS. Aspectos ontológicos y epistemológicos de las visiones de enfermería inmersas en el quehacer profesional. Ciencia y Enfermería 2011; 17(1):37-43.
  5. Paravicklijn T. Enfermería y globalización. Cienc Enfer 2010; 16(1):9-15.
  6. Fawcett J. The metaparadigm of nursing: Present status and future refinements. Journal of Nursing Scholarship 1984; 16(3):84-87.
  7. Hernández A, Guardado C. La Enfermería como disciplina profesional holística. Rev Cubana Enfermer 2004; 20(2).
  8. Estefo S, Paravicklijn T. Enfermería en el rol de gestora de los cuidados. Cienc Enfer 2010; 16(3):33-39.
  9. Durán de Villalobos MM. La ciencia, la ética y el arte de enfermería a partir del conocimiento personal. Aquichán 2005; 5(1):86-95.
  10. Lescaille M. Relación de la ética del cuidar y los modelos de enfermería con la persona y su dignidad. Rev Cubana Enfermer 2006; 22(1).
  11. Torres A, Sanhueza O. Modelo estructural de enfermería de calidad de vida e incertidumbre frente a la enfermedad. Cienc Enfer 2006; 12(1):9-17.
  12. Maza M, Zavala M, Merino J. Actitud del profesional de enfermería ante la muerte de pacientes. Cienc Enfer 2008; XV(1):39-48.
  13. Gómez MC. Intervención de la enfermera gestora de casos durante el ingreso hospitalario de pacientes con infección VIH. Rev Esp Salud Pública 2011; 85(3):237-244.
  14. Quirós G. Propuesta de un proceso de admisión hospitalaria. Gestión 2006; 14(2):101.
  15. Wilson K, Pateman B, Beaver K, Luker KA. Patient and carer needs following a cancer-related hospital admission: the importance of referral to the district nursing service. J Adv Nurs 2002; 38(3):245-253.