Lentillas: precaución si no quieres dañar tus ojos

Viernes, 30 de septiembre de 2016

Todos aquellos que llevan lentillas conocen el cuidado que deben de tener con ellas: mantener cierta higiene, respetar el número de horas máximo, quitarlas para dormir, etc.

Gran parte de los problemas causados por el uso de las lentillas viene por el uso excesivo de estas, tanto por usarlas más de las horas recomendadas o no cambiarlas cuando es necesario. En el caso de que se pase el tiempo indicado puede producir sensación de picor o dolor ya que los materiales se degradan acumulado bacterias y provocando daños innecesarios.

LS003211

Las lentillas impiden la correcta oxigenación del ojo, la córnea solo recibe oxígeno a través del aire. Por lo tanto, cuando se tiene una lentilla en el ojo se está reduciendo el aporte de oxígeno. Normalmente los fabricantes recomiendan usar lentillas durante unas 8 horas.

Pero sin duda, el peor hábito es el de dejarse las lentillas puestas por la noche. Tal y como apunta la clínica Baviera “durante la noche, con el ojo cerrado, el aporte de oxígeno es menor,pero si a esto le sumamos el dejar puestas las lentes de contacto…la reducción de oxígeno es crítica. Esto hace que la córnea se reseque y, al hacerlo, aparecerán espacios entre las células que permitirán que se alojen bacterias, facilitando la aparición de infecciones”.

Para desinfectar las lentes se aconseja tomar una serie de precauciones en cuanto a la limpieza y cuidado de estas:

  1. Cambiar el líquido de la caja cada día, aunque no se usen.
  2. Limpiar el estuche en el que se almacenan cada semana utilizando el líquido de lentillas y un cepillo.
  3. Cada vez que se manipulen las lentillas, las manos deben estar limpias.

 

infección, lentes de contacto, lentillas, Retina

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*