Abrázame

Jueves, 1 de junio de 2017

Cualquier persona que haya cuidado o vivido con una persona con alzhéimer o algún tipo de demencia, muy probablemente afirmará que lo único que no perdió, y si perdió fue al final, es el afecto, las emociones, el cariño y el amor.

Con todo esto nos referimos a la Memoria Emocional o Afectiva, es decir, el sistema que nos ayuda a mantener recuerdos a partir de las emociones.

La música, determinadas palabras, voces familiares, olores, o sabores de comidas, pueden evocar emociones y sentimientos asociados a antiguos recuerdos, a la persona que padece esta enfermedad.

La primera memoria que se pierde es la Memoria a Corto Plazo o Primaria, donde encontramos la Memoria Operativa o de Trabajo y la Memoria Perceptiva o Sensorial. Posteriormente, la Memoria a Largo Plazo o Secundaria, donde encontramos la Memoria Episódica  y la Memoria Semántica. Pero la última memoria que se pierde es la Memoria Afectiva o Emocional.

Es por ello que muchas personas con alzhéimer o demencia, a pesar de que no pueden reconocer a sus familiares cercanos cuando les miran, les genera igualmente una sensación de seguridad, tranquilidad y bienestar. Del mismo modo, pueden sentir y manifestar emociones y sentimientos sin recordar el motivo que las generó.

«La última memoria que se pierde es la Memoria Afectiva o Emocional»
Por eso, es fundamental que los familiares cercanos y cuidadores incluyan el asegurar el bienestar anímico de la persona afectada por esta enfermedad, dentro de las estrategias del cuidado. Del mismo modo es importante aprender a comunicarse con ellos, con el fin de transmitirles emociones positivas. 

Las acciones y comportamientos que tengamos ante un enfermo de demencia, tendrán una repercusión directa en sus sentimientos y su estado de ánimo, incluso por un período largo de tiempo. Transmitir amor, dar cariño con besos y abrazos, hacer bromas, y estar a su lado,  son acciones con un claro impacto positivo y no sólo para el que padece la enfermedad, sino que también para el familiar, puesto que creará un lazo afectivo y emocional entre los dos a pesar de que el enfermo no reconozca específicamente a su allegado.

No os olvidéis de abrazar.

Irene y Ariadna – Walnut

Para leer la publicación original consulta este enlace

alzheimer, demencia, humanización de los cuidados

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*