Cameron pide perdón por negligencias sanitarias en Reino Unido

Lunes, 11 de febrero de 2013

David Cameron, primer ministro británico, ha pedido disculpas públicas por las negligencias que produjeron la muerte innecesaria de centenares de pacientes en un hospital público del Reino Unido.

La comparecencia de Cameron ante la Cámara de los Comunes se ha producido tras la difusión de las conclusiones de una investigación sobre el maltrato sistemático a los pacientes de un centro sanitario de Staffordshire (centro de Inglaterra), privados en algunos casos incluso de agua y alimentos, y que se produjo una elevada tasa de fallecimientos entre 2005 y 2008.

El personal del servicio de sanidad pública (NHS), en el que se incluyen médicos, enfermeras y gestores, deberá afrontar sanciones penales si encubren sus errores o los de sus colegas en el trato que dispensan al paciente, según la investigación dirigida por el abogado especialista en negligencias médicas Robert Francis.

Las cifras de mortalidad registradas en el hospital durante aquel periodo superaron las previsiones estadísticas entre 400 y 1.200 personas. No obstante, aunque será imposible establecer si habrían sobrevivido con mejor atención y tratamiento, sí se ha confirmado que fueron víctimas de una gestión donde “primaba la consecución de objetivos económicos por encima de la calidad del servicio”.

Se reforzará el control del personal en los centros sanitarios

Esta negligencia ha sido objeto desde 2009 de cinco investigaciones que dieron a conocer los estándares hospitalarios, el abandono voluntario de algunos de sus gestores y ninguna sanción expresa. Así, se han podido conocer datos sobre cómo las recepcionistas determinaban quién era o no aceptado para su ingreso, de la falta de formación de las enfermeras para usar los equipos o la inexperiencia de algunos médicos que se ocupaban de pacientes en estado crítico.

La petición de los familiares de esos pacientes de un examen en profundidad del sistema para buscar soluciones y dirimir responsabilidades, ha conducido a que el Partido Conservador y Cameron lo hicieran efectivo tras su llegada a la presidencia. Asimismo, se ha elaborado un catálogo con 290 recomendaciones que giran en torno a un código de conducta más férreo, al reforzamiento de los controles del personal y a la creación de un cuerpo de inspectores para velar por unos centros sanitarios “limpios seguros y en los que se cuide a los pacientes, no de meros espacios de gestión burocrática”.

Aunque este caso no puede relacionarse directa o únicamente a la escasez de recursos económicos que el NHS sufre en los últimos, la situación de recortes drásticos  hace difícil implantar el sistema sanitario prometido por Cameron.

Las nuevas recomendaciones dictadas en el veredicto han tranquilizado a los responsables del Departamento de Sanidad, que temían otra costosa reforma del NHS que no deberá ejecutarse. Estas recomendaciones se centran en el comportamiento individual de cada trabajador independientemente de las condiciones laborales.

 

Noticias relacionadas

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*