“Cualquier enfermera tiene mucho que contar, en nuestro día a día nos rodeamos de realidad”

Jueves, 27 de junio de 2019

Irene Ferb es enfermera y escritora, con una amplia carrera literaria a sus espaldas. Su última novela, De enfermera al cielo o al caldero, ha sido recientemente publicada. Nos atiende para hablar de su obra, de su relación con el mundo de las letras y de la importancia de emplear correctamente una herramienta como Internet. Es autora, asimismo, del blog Soy enfermera y me enfermo cada vez que lo pienso, para difundir información sanitaria veraz.

Pregunta. Háblenos de su libro, De enfermera al cielo o al caldero

Respuesta. Este libro surgió hace ya tiempo. Parte de esa frase hecha tan popular que dice “desde luego, tengo el cielo ganado”. ¿Quién no lo ha pensado alguna vez en su trabajo?

Pues bien, quise que una enfermera convencida de que el Paraíso sería suyo, tras más de cuarenta años de profesión, se enfrentase a un estricto San Pedro que cuestionase muchos de sus conflictos y anécdotas en su trayectoria hospitalaria. ¿Quién no ha pensado alguna vez “esto los de fuera no lo entenderían”? Pues San Pedro tampoco, y resulta que pide explicaciones.

P. ¿Qué objetivos se planteó al escribirlo? ¿De dónde surgió la idea para la historia?

R. La idea de De enfermera al cielo o al caldero proviene de querer aunar las entradas más representativas de mi blog y mezclarlo todo con ficción, porque lo que a mí me apasiona es escribir novela, así que lo combiné todo.

P. Tiene, asimismo, publicados varios libros, ¿cómo se decidió a emprender una carrera en la literatura? Háblenos de sus otras obras.

R. Todo surge de una idea: la de mi primera novela, Abrázame que no te quiero. Se me ocurrió, me arriesgué y descubrí que me apasiona contar historias. Mis otros libros son pura ficción; son muy diferentes entre sí. Siempre digo que quiero que mis lectores tiemblen cuando abran un libro mío, porque no saben qué se van a encontrar.

Busco la originalidad, la comedia, la intriga y las emociones. En mayo ha salido mi novena novela publicada.

P. ¿Influye, de alguna manera, la enfermería en sus libros?

R. En algunos más que otros. En Si tiene que ser, el entorno hospitalario está muy presente, y en este último, por supuesto. A veces intento aparentar que el personaje no tiene ni idea de medicina y resulta muy divertido.

Pero no solo eso. Creo que cualquier enfermera tiene mucho que contar. En nuestro día a día nos rodeamos de realidad, de emociones, de escenas tristes, de otras alegres, de vida, de muerte, de superación, de derrota… Yo escribo lo que soy y lo que vivo, lo tiña o no de novela.

P. En este sentido, ¿sus obras van dirigidas a un público exclusivamente sanitario? ¿Podrá disfrutar de ellas la población en general?

R. Todas mis obras son para el público general. Incluso esta última, que es enfermería en estado puro, está gustando mucho a “los civiles”. Yo escribo libros que enganchan, ágiles, divertidos, con toques de intriga y romance. El abanico de posibles lectores es muy amplio.

P. ¿Cómo compagina la escritura con la labor enfermera?

R. Escribo en mis días libres entre diario. Es terapéutico escaparse a otros mundos.

P. También lleva el blog Soy enfermera y me enfermo cada vez que lo pienso. ¿Cómo se decidió a comenzar con ello?

R. Una noche de insomnio. Había tenido un enfrentamiento en la planta de medicina interna donde trabajaba. Casi todas las semanas sucedía algún episodio desagradable con los familiares o con los pacientes; el ambiente era bastante hostil. Yo sentía que se desconocía nuestra labor por completo y que si se nos conociese con más profundidad podría mejorar la comunicación. Me dije “esto tengo que contarlo”. Y empecé.

P. Desde su punto de vista, ¿qué importancia tienen, en la actualidad, espacios como los blogs y redes sociales para dar a conocer a la población el trabajo de los profesionales sanitarios?

R. Para mí todo lo que sea comunicación es fundamental, necesario y facilitador. Si las redes ayudan a que se nos conozca, y opino que así es, bienvenidas sean.

P. Por otro lado, ¿qué valor de divulgación tienen estas herramientas para difundir entre la población información veraz, nuevas técnicas o investigaciones relacionadas con la salud?

R. He aquí uno de los problemas de Internet en general. Tenemos toda la información a un clic, pero no solemos contrastar quién nos informa.

Hacer búsquedas online cuando tienes dudas sobre algo es casi un acto inconsciente. En seguida te ves escribiendo en la barra del buscador y clicando en la página que más se aproxima a tu duda, sin ver quién lo firma.

Tenemos que aprender a cuestionar las fuentes y no dejarnos llevar por lo sencillo; educar a nuestros hijos en juicio crítico es fundamental. Confío en que esta generación, que ha nacido ya con internet, sepa qué es fiable y qué no.

Lo contrapuesto es que no se puede escribir cualquier cosa, y menos de temas de salud, porque no sabemos quién nos lee. En la red no suele haber filtros, eso exige responsabilidad y veracidad en lo que cuelgas.

enfermera, enfermería, Escritora, Irene Ferb

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*