El CIE señala más de 1.100 ataques y amenazas, 400 de ellos relacionados con la COVID-19, a sanitarios en 2020

Martes, 9 de marzo de 2021

El Consejo Internacional de Enfermeras (CIE) ha emitido un comunicado en el que señala que el nuevo Mapa de violencia contra la atención de salud relacionada con la COVID-19 y los conflictos, junto con el informe de investigación que lo acompaña, pone de manifiesto un total de 1.172 ataques y amenazas contra profesionales, centros y transporte sanitario, en el ámbito mundial, a lo largo del pasado año, “cuando la pandemia ha llevado los sistemas de salud al límite y ha desatado violencia generalizada contra los trabajadores sanitarios de primera línea”.

En este sentido, alrededor de 412 de estos incidentes están directamente relacionados con la pandemia de COVID-19 y las intervenciones de respuesta que se han desarrollado, “como incendiar intencionadamente centros de test de COVID-19, poner en el punto de mira a trabajadores sanitarios mientras regresan de las clínicas a sus casas y responder violentamente ante los requerimientos del uso de la mascarilla”, destacan en la citada nota informativa.

Estos ataques, relacionados con la situación actual, “revelan una alarmante nueva dimensión de este tipo de violencia, que en el pasado se manifestaba principalmente en forma de ataques contra la atención de salud durante los conflictos armados o la prestación rutinaria de servicios sanitarios”.

Este mapa, elaborado por Insecurity Insight, con el apoyo de MapAction y la Coalición para preservar la salud en los conflictos (SHCC), expone información acerca de los ataques realizados contra la atención de salud, “proveniente de informes creíbles tanto de los medios de comunicación como de organizaciones intergubernamentales, Estados y ONG socios. Además de los datos recabados de fuentes públicas, las cifras también incluyen aportaciones confidenciales de agencias de cooperación y organismos profesionales”.

En este sentido, el CIE, miembro fundador de SHCC, ha contribuido, de forma significativa, destacan, al desarrollo de este trabajo. Howard Catton, director general del consejo, ha señalado que “cada vez que se está poniendo en peligro a los trabajadores de la salud en un momento en que sus comunidades los necesitan más que nunca. El hecho de que teman sufrir violencia y abusos mientras se encuentran en las primeras líneas llevando a cabo una labor esencial es completamente inaceptable y se suma al trauma colectivo que ya padecen. Los gobiernos y todos los grupos de interés han de hacer su parte y actuar inmediatamente para detener esta violencia. Al igual que en el caso de las tasas de contagio de COVID-19 entre los trabajadores sanitarios, es fundamental que contemos con datos sobre todas las amenazas y situaciones de violencia, porque sin datos no podemos diseñar estrategias eficaces de prevención”.

Por su parte, Erica Burton, asesora sénior del CIE sobre Políticas de Enfermería y salud, ha apuntado que “el hecho de que tengamos un mapa completo de ataques relacionados con la COVID-19 contra trabajadores de la salud es una realidad devastadora. En un momento en que las enfermeras y los trabajadores sanitarios se encuentran sometidos a inmensas presiones psicológicas y físicas y son esenciales para poner fin a la pandemia de COVID-19, hay que protegerlos y apoyarlos. Se trata de un problema estructural y hemos de enfocar las soluciones hacia los factores sociales, económicos, organizativos y culturales adyacentes. El informe de investigación establece recomendaciones claras y los gobiernos, la sociedad civil, las organizaciones de profesionales de la salud y las organizaciones de atención sanitaria deben actuar urgentemente para proteger a nuestro personal de salud”.

Debido a que no todos estos ataques cuentan con cobertura mediática o están documentados por ONG o reconocidos por los gobiernos, subrayan desde el CIE, es “probable que el mapa infravalore considerablemente el total de violencia e intimidación sufrido por trabajadores sanitarios en 2020. El mapa y los 1.172 incidentes destacados no son exhaustivos, representativos ni completos, sino que representan una estimación a la baja del número de ataques y amenazas contra la salud en 2020”, inciden desde el consejo.

Noticias relacionadas

Ataques y amenazas, Consejo Internacional de Enfermeras, COVID-19, profesionales sanitarios

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*