El Colegio de Valladolid reclama que se garanticen la seguridad y la información a enfermeras y pacientes ante la vacunación contra la COVID-19

Miércoles, 30 de diciembre de 2020

Dado el comienzo de la campaña de vacunación contra la COVID-19, el Colegio de Enfermería de Valladolid ha hecho un llamamiento, en una nota de prensa, en el que reclama que se garantice la seguridad de las enfermeras “sobre las que recaerá el peso de la vacunación” y solicita información suficiente para “poder reducir la incertidumbre ante esta campaña inédita”.

Silvia Sáez, presidenta de la entidad, ha querido recordar que la enfermera “es el profesional sanitario que realiza la vacunación y el registro de la misma en la historia clínica del paciente, garantizando la trazabilidad, el control y el seguimiento e instamos a que las enfermeras se aseguren de recibir el consentimiento informado”, recogen en el mencionado comunicado.

El programa supone un “estrés adicional” para las enfermeras, ya que “genera inseguridad e incertidumbre” respecto a las responsabilidades que acarreará, “en medio de un enorme desgaste debido a todos los meses de pandemia, ya que estamos a fin de año, momento en que un gran número de enfermeras aprovechan para descansar y tomar algunos días libres”.

Es importante, apuntan, “que las administraciones no ignoren el momento de desgaste en que se encuentra la profesión, especialmente en el ámbito de la Atención Primaria, donde se llevará a cabo la vacunación. Que sean conscientes del sobreesfuerzo que se está pidiendo a las enfermeras, sobre las que caerá el peso de la campaña de vacunación de la COVID-19 en medio de la pandemia”; y solicita las máximas garantías para los profesionales y pacientes.

Por ello, “teniendo esto en cuenta, instamos a la Consejería de Sanidad a que recompense este sobreesfuerzo y que sea consecuente con las acciones que se plantea realizar”. En este sentido, para que la vacunación tenga éxito, “en línea con lo apuntado por las sociedades científicas se debe prestar especial atención a dos aspectos fundamentales, a saber, el logístico (asegurando la adecuada distribución, almacenamiento y la cadena de frío, así como la necesidad de separar la organización y administración de la vacuna desde el circuito habitual de atención en los centros de salud); y el personal (contando con la implicación plena de enfermeras, médicos y personal administrativo para realizar una evaluación individualizada de cada persona vacunada y su adecuado seguimiento)”, concluyen desde el Colegio de Enfermería de Valladolid.

Noticias relacionadas

Colegio de Enfermería de Valladolid, Vacuna contra la COVID-19

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*