“El objetivo de esta iniciativa es que la persona a la que van a realizar una ostomía conozca desde el inicio a la enfermera estomaterapeuta que le va a acompañar»

Viernes, 21 de enero de 2022

por diariodicen.es

Ana Valencia es enfermera en el Hospital Universitario de Álava y una de las promotoras de la infografía sobre ostomías que publicó el Proyecto GESTO durante la I Semana de Humanización de Cuidados en Ostomía para dar a conocer a los profesionales encargados de atender a este tipo de pacientes. Nos atiende para hablar de esta iniciativa y de la importancia de la enfermera estomaterapeuta en el sistema sanitario.

Ana Valencia, enfermera en el Hospital Universitario de Álava
Ana Valencia, enfermera en el Hospital Universitario de Álava

Pregunta: ¿Cómo surgió la idea de realizar esta infografía sobre los cuidados al paciente ostomizado?

Respuesta: La idea surgió en 2018 cuando nos reunimos el grupo GESTO en Las Palmas de Gran Canaria para seguir con el proyecto de humanización. Entonces se formó un equipo para trabajar sobre ello y a mí me parece importante, tanto para el paciente como para la organización donde trabajemos, que se sepa en dónde nos situamos.

P.: ¿Cuál es el objetivo de esta iniciativa?

R.: El objetivo de esta iniciativa es que la persona a la que se le va a realizar una ostomía conozca desde el inicio a la enfermera estomaterapeuta que le va a acompañar durante todo el proceso. Habitualmente, esas personas no saben qué es un estoma ni han oído hablar de ello y les genera mucho temor no solo el diagnóstico y el hecho de ir al quirófano, sino también tener que vivir con una ostomía. Por ello, si conocen desde el inicio a la enfermera estomaterapeuta, qué les va a aportar y dónde pueden contar con ella, se tranquilizan. Cuando llegan a la consulta y les cuentas cuál va a ser nuestro papel y ven que no van a estar solos con su ostomía, su rostro se va relajando.

P.: ¿Qué se van a encontrar en ella los profesionales sanitarios?

R.: Los pacientes van a encontrar a un profesional que les explica claramente en qué consiste el estoma, cómo cuidarlo, cómo es vivir con la ostomía, qué cambios supone y que no son los únicos en la sociedad con un estoma. Recogemos el miedo y el rechazo a la ostomía y les damos el conocimiento y apoyo para ir asumiéndolo y poder vivir con ella.

La infografía surge a raíz de la I Semana de Humanización de Cuidados en Ostomía. ¿Cuál es la finalidad de esta semana?

P.: ¿Qué importancia tiene la humanización de los cuidados a este tipo de pacientes?

R.: La humanización de los cuidados de pacientes siempre tiene que ir de la mano. Es importante recordar que estamos ante una persona y una familia que vienen con ansiedad, temor y, sobre todo, miedo ante una intervención quirúrgica. Muchas veces estos pacientes han pasado por distintos profesionales sanitarios y varias pruebas antes de un diagnóstico. A muchos profesionales no los vuelven a ver y ven otra cara que les habla claramente, que los escucha y que les dice que va a estar presente en el cuidado del estoma a lo largo de todo el proceso. Y si el estoma es definitivo, en toda su vida.

P.: Desde su experiencia, ¿cuáles son las principales necesidades de los afectados con ostomía?

R.: En un primer momento necesitan información. Necesitan saber qué es la ostomía y que hay un profesional que los va a acompañar en este proceso. Es importante que sepan que no estarán solos en este aprendizaje y que, desde la primera entrevista, durante la hospitalización y al alta, van a contar con una enfermera estomaterapeuta que les va a ir enseñando cómo cuidar y vivir con la ostomía. Tras el alta del hospital van a tener sus consultas para ver cómo se van adaptando a la ostomía y esa consulta debe ser su referencia para resolver cualquier duda, necesidad o problema que presenten relacionado con su estoma.

P.: ¿Cómo dan respuesta las enfermeras a dichas necesidades?

R.: Lo primero que damos es confianza. Es importante que nos vean como profesionales que somos cercanos y conocemos bien nuestro trabajo. Los escuchamos y les ayudamos con la ansiedad y el temor, dándoles los conocimientos para que puedan vivir con la ostomía. Les explicamos la importancia de la autonomía en su cuidado y, si no es posible, enseñamos a la persona más cercana del paciente.

En primer lugar, los pacientes acuden a la consulta para recibir información previa a la intervención quirúrgica y, posteriormente, para hacer un seguimiento de la evolución del estoma (retirada de puntos, medición de los cambios de diámetro del estoma, valoración de complicaciones, adecuación de los dispositivos, etc.). Es cuando comprobamos también cómo evoluciona la persona en su recuperación postoperatoria en cuanto a la alimentación y actividad física, etc. Y, sobre todo, su ajuste emocional a la ostomía: su estado de ánimo, vida afectiva y social o actividades laborales.

Hay personas que acuden a la consulta cuando les surge, por ejemplo, tener que ir a la playa o van a iniciarse en un deporte, y quieren saber si hay algún accesorio que les pueda ayudar con la ostomía o para informarse si hay algún material nuevo. Lo más habitual suele ser que haya aparecido un problema en la piel periestomal o tengan un mal ajuste al dispositivo que llevan utilizando hace años por una alteración del peso, tratamientos u otra causa.

P.: ¿Cuál es la labor de los profesionales enfermeros con los familiares de este tipo de pacientes?

R.: Los pacientes suelen venir acompañados de la pareja o de sus hijos, especialmente para la primera cita. Aunque incidimos en la importancia del cuidado del estoma por el propio paciente, no siempre es posible ya sea por edad, incapacidad, o que se nieguen y tengan a alguien que le ayude.

En la primera entrevista es difícil ver cómo va a responder el paciente. Lo normal es que él y el acompañante te aseguren que va a ser autónomo, pero luego el día a día puede ser distinto y precise ayuda. Por eso, es importante que el familiar reciba también la información y el apoyo que se da al paciente, y participe de forma presencial en los momentos en los que damos la educación sobre el manejo del estoma y que lo vea. Además, en el plano afectivo es muy importante para la persona ostomizada no sentir rechazo.

P.: Según su punto de vista, ¿cuál es la importancia de la enfermera estomaterapeuta en el sistema sanitario?

R.: Los cuidados son cada vez más complejos y abordar a una persona en un momento tan complicado requiere tiempo, poder mirarla a los ojos, dejarle hablar y hacer que te escuche. Esto es difícil en un sistema en el que los cambios de personal son habituales y, además, vamos con poco tiempo. Conocer a la persona y poder mantener esa relación en el tiempo ayuda tanto al paciente como a su familia. Así aquel no tendrá que volver a explicar su historia de nuevo cada vez que acude a una consulta. Al tener esa referencia se evitan visitas a urgencias o Atención Primaria por temas del estoma que se pueden resolver en una consulta de ostomía.

Trabajamos en la prevención y vigilancia de las complicaciones que suponen un mayor sufrimiento en la persona y mayor coste sanitario. Actualmente, al poder recetar en nuestra consulta el material de ostomía creo que se han evitado consultas a Atención Primaria y, como consecuencia, hay un mejor control del material que se receta y se facilita personal paciente los trámites. Además de ser referente para otras compañeras, dar formación y estar al día en cuanto a materiales, técnicas e investigación, las enfermeras estomaterapeutas proporcionamos los mejores cuidados basados en la evidencia científica relacionada con la ostomía que poseemos, así como nuestra experiencia.

P.: ¿Cómo es el día a día de una enfermera en este ámbito?

R.: Al llegar a trabajar lo primero que hacemos es leer los evolutivos de los ingresados en los dos hospitales de la organización OSI Araba por si ha habido alguna incidencia con el estoma. Miramos si hay alguna interconsulta hospitalaria o extrahospitalaria a la que debemos dar respuesta. Tenemos asignado un tiempo a primera hora de la mañana para que nos llamen los pacientes para resolver dudas o solicitar cita si se trata de un tema urgente. Luego, vamos a la consulta para ver a los pacientes citados mediante agenda, en la que distinguimos entre las citas de revisión de la ostomía y las citas de consultación de información sobre la ostomía. Estas últimas suelen ser consultas previas a la intervención para llevar a cabo el marcaje simple, es decir, previo a la intervención quirúrgica, el cirujano nos indica que le hagamos un marcaje para una posible ostomía, aunque en principio no esté prevista, siempre que la intervención sea sobre colon izquierdo.

También hacemos una cita para marcaje avanzado cuando el paciente sale con un estoma de la cirugía para la rehabilitación de intestino excluido, preparación para el cierre de estomas y otras consultas. Y, por supuesto, cada uno lleva asignado un tiempo.

Además, revisamos interconsultas que nos hace el cirujano informándonos de pacientes a los que se le hará una ostomía y precisan información y comprobamos el parte quirúrgico de la semana siguiente para saber qué pacientes hay que citar para hacer el marcaje, llamarlos y citarlos.
Igualmente, realizamos consultas telefónicas y otras actividades no relacionadas con la ostomía, como son pruebas de digestivo. Para ello, en mi centro estamos dos enfermeros estomaterapeutas en la consulta.

Noticias relacionadas

enfermera estomaterapeuta, GESTO, Hospital Universitario de Álava, ostomía, paciente ostomizado

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*
*