«El personal de enfermería tiene un papel fundamental explicando el proceso por el que va a pasar el menor en el quirófano»

Lunes, 18 de septiembre de 2017

Hemos hablado con Marta Erroz, jefa de la Unidad de Enfermería de Quirófano Infantil y Cirugía y Anestesia sin Ingreso del Complejo Hospitalario de Navarra, sobre el cuento Aventura en quirófano, un proyecto del centro, liderado por el personal de enfermería, que persigue facilitar la comunicación con los niños antes de que entren en la sala de operaciones y mejorar su calidad de vida.

Marta nos habla de la importancia de los profesionales enfermeros en la comunicación con los pacientes pediátricos, su importancia en el ámbito prequirúrgico y las formas más apropiadas de abordar esta información con los ingresados más pequeños.

Pregunta: ¿En qué consiste la iniciativa del libro Aventura en quirófano?

Respuesta: El cuento Aventura en quirófano es una guía de información dirigida tanto a los padres como a los niños que van a ser  intervenidos quirúrgicamente en el quirófano Infantil del Complejo Hospitalario de Navarra.

P.: ¿Cómo surgió? ¿Qué objetivos se plantea?

R.: Surgió, básicamente, tras una percepción compartida por todo el equipo de enfermería en cuanto a lo informados que venían los menores a quirófano. Comprobamos que, en ocasiones, los niños acudían con un desconocimiento absoluto de lo que iba a ocurrirles. Algunos padres, por miedo a sus reacciones, intentan ocultar información a sus hijos, empeorando de ese modo el afrontamiento por parte de los menores de una situación estresante.

En general, los niños que acuden a quirófano con algo de información sobre la pertinencia de la intervención, o sobre las fases que van a pasar, reaccionan mejor al estrés que supone tanto la separación paterna como el inevitable sufrimiento o dolor que es probable sufra en alguna de las fases.

El objetivo principal que plantea el libro es la reducción del estrés mediante la información tanto al menor como a sus  acompañantes. La falta de información genera estrés habitualmente en todas las personas. El cuento pretende informar de una forma lúdica, cercana, entretenida y adaptada a su lenguaje. Asimismo, permite el entretenimiento del menor en las distintas fases de la espera pre y posquirúrgica mediante pasatiempos y sencillas pruebas que ha de completar para conseguir su diploma de aventurero.

De igual manera, el cuento es un recordatorio para los progenitores de algunas de las indicaciones que se les da en la consulta del cirujano y/o anestesista, y que en ocasiones olvidan bien por los nervios que pasan en consulta, bien por el tiempo de espera entre la consulta y el día de la intervención: se informa sobre las horas de ayunas, sobre la preparación corporal, sobre a dónde deben acudir el día de la intervención etc.

P.: El libro forma parte de una iniciativa destinada a mejorar la calidad de vida de los niños ingresados en quirófano en el Complejo Hospitalario de Navarra, ¿qué otros proyectos han puesto en marcha?

R.: La iniciativa se integra en un proyecto de mayor envergadura de la Unidad de Enfermería de Quirófano Infantil que aspira a mejorar la calidad en la atención a los más de 2.000 niños, de media, que se intervienen cada año en el Complejo Hospitalario de Navarra (CHN).

Asimismo, y dentro de las medidas para la mejora de la atención a los menores, el año pasado, y cuando comenzábamos a gestar la idea del cuento, se creó una sala de acompañamiento paterno, que permite a los padres estar junto a los menores hasta el momento de pasar dentro del propio cubículo de quirófano, de este modo el menor se encuentra acompañado durante las maniobras de preanestesia. Esta sala fue decorada con motivos infantiles, tanto techo como paredes, para distraer así su atención y hacer que se entretuvieran en aspectos positivos dejando de pensar en los negativos.

P.: La iniciativa está liderada por el personal de enfermería, ¿qué papel tienen los enfermeros en la información a los pacientes pediátricos y a sus familiares antes de entrar en el quirófano?

R.: El personal de enfermería tiene un papel fundamental a la hora de explicar todo el proceso por el que va a pasar el menor. Al tener una visión amplia, el enfermero se convierte en el compañero y consejero ideal para la aventura. Conoce las necesidades del menor y tiene la capacidad perfecta para transmitir la información que precisa en cada momento de una forma global, atendiendo a cada una de sus necesidades durante todo el proceso desde el ingreso hasta el alta. Su formación académica lo capacita para informar de forma clara, tranquilizar y dar respuesta a todas sus dudas.

P.: ¿Qué importancia tiene la comunicación en el ámbito preoperatorio?

R.: La ansiedad preoperatoria es un evento frecuente que depende de múltiples factores. Uno de los más importantes es la información previa que recibe el paciente, que debe ser sencilla, comprensible y adecuada a cada edad y circunstancia particular, es decir, debe informarse con sentido común y pensando en la capacidad de entendimiento y asimilación de cada menor.

No es necesario entrar en detalles que pueden resultar desagradables pero sí es importante que el niño sepa que es necesario pasar por ello, que es posible que pueda pasar dolor pero que al mismo tiempo se le pondrá remedio, que va a tener que separarse de sus acompañantes, y que, sin embargo, no va a estar solo, sino que van a cuidar de el personas perfectamente preparadas y cualificadas para ello.

P.: ¿Qué otras formas existen de abordar la comunicación con un paciente pediátrico previas a su paso por el quirófano?

R.: Las consultas previas, tanto médicas como de enfermería, son un buen momento para comunicar e informar. Los métodos audiovisuales que nos planteamos usar en un futuro también son una forma muy buena de acercamiento  a las familias.

P.: Desde su punto de vista profesional, ¿es más compleja esta comunicación al estar tratando con niños?

R.: Pues como todo en la vida, unas veces sí y otras no. Los niños son claros, no dan rodeos y suelen ser bastante sinceros. Estos  aspectos  mejoran mucho la comunicación. Sin embargo, sí que es cierto que son más sensibles y vulnerables, y, en ocasiones, hay que hacer un esfuerzo mayor que con los adultos para que te entiendan sin que se alarmen y conseguir de este modo ganarte su confianza.

P.: Como enfermera, y además de Aventura en quirófano, ¿qué otras formas de comunicación piensa que son las más efectivas?

R.: A la hora de comunicar información práctica sobre aspectos como el circuito, creo que la comunicación escrita es la mejor, ya que todo está registrado y no se olvida ningún aspecto importante. Sin embargo, los medios audiovisuales, por ejemplo, son mucho mejores que el papel, entre otras, a la hora de reducir el estrés en los niños, ya que pueden visualizar los espacios y a las personas a las que verán posteriormente, y, de este modo, hacerse protagonistas del entorno, interaccionando de forma positiva con el personal que va a cuidarlo.

Aventura en quirófano, Complejo Hospitalario de Navarra, comunicación, Cuento, enfermería, quirófano

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*