“En esta emergencia sanitaria las enfermeras estamos haciendo lo que mejor sabemos: cuidar física y emocionalmente a los enfermos y, en la medida de lo posible, a sus familias”

Viernes, 17 de abril de 2020

“Las enfermeras somos un colectivo que trabaja mano a mano con los pacientes para que estos cubran sus necesidades, dando cuidados que muchas veces son técnicas de riesgo. Sabemos cuál es el peligro y que va implícito en nuestra profesión, pero también tenemos claro que las organizaciones de salud nos han de cuidar y proteger, facilitándonos medidas de protección adecuadas, así como protocolos de actuación realistas y eficaces para hacer frente a esta pandemia”, cuenta Ana Atienza, enfermera de quirófano de urgencias del Hospital Universitario Donostia.

“Actualmente (la entrevista se completó el día 8 de abril), estamos en pleno abordaje de casos y empezando a ver las devastadoras consecuencias del avance de los contagiados. Nos están diciendo que la incidencia de nuevos casos está remitiendo, pero aun así estamos expectantes por la llegada de esa curva máxima para la que nos hemos estado preparando en las últimas semanas”, explica.

El trabajo en el quirófano

“En esta emergencia sanitaria las enfermeras estamos haciendo lo que mejor sabemos: cuidar física y emocionalmente a los enfermos y, en la medida de lo posible, a sus familias”, destaca, subrayando que se priorizan y gestionan los recursos con los que se cuenta de la manera más eficaz y eficiente posible. “No nos olvidamos tampoco de seguir cuidando y protegiendo a nuestros compañeros, familiares y a nosotras mismas. Al menos es lo que intentamos día a día con nuestro trabajo, aunque somos conscientes de que no siempre lo conseguimos”.

Atienza relata que trabajar con un paciente de COVID supone mantener medidas de protección, como si fuera cualquier de los otros afectados que tienen habitualmente en aislamiento. A esto hay que sumarle la carga de saber que el traje de protección que llevan es más complejo en su puesta, manejo y, sobre todo, en la retirada, dado el riesgo de propagación del virus y sus consecuencias. “Esto nos obliga a trabajar con la misma profesionalidad de siempre, pero además con mayor precisión y atención en cada uno de los pasos que damos al vestirnos, desvestirnos y eliminar los residuos”.

Aparte de los cuidados básicos que tienen todos los enfermos, los pacientes de COVID-19 precisan una monitorización de constantes en relación con patologías respiratorias y digestivas concretas, así como otro tipo de tratamientos que generan sus patologías crónicas de base. “En el área quirúrgica de urgencias, donde yo trabajo, lo que hemos percibido es que las personas con un cuadro más grave se desestabilizan respiratoriamente con mucha facilidad, pesa a mantener medidas respiratorias mecánicas. Además, su estado basal suele ser más crítico, por lo que precisan una atención y un seguimiento muy estrictos, además de todo el abordaje quirúrgico que, dependiendo de la causa y la especialidad que trabaje, requerirá unas cosas u otras”.

Esta enfermera afirma que los pacientes que acuden conscientes y ven a los profesionales con los EPI son capaces de percibir el despliegue de medios que se lleva a cabo para darles atención, enfatizando en que reflejan miradas huidizas de miedo y cansancio. “Tiene que ser realmente duro ver cómo se observan cuatro o cinco personas enfundadas en trajes con los que apenas se puede llegar a ver los ojos de quien te mira”, concluye.

La situación de las enfermeras

“Como colectivo estamos realmente preocupados con el tema de contagios en el personal. Todas tenemos alguna compañera de trabajo, o de carrera, o conocida de los cursos de formación que se ha contagiado. Cada día pensamos que no estamos exentas de ser nosotras las siguientes, y que por detrás pudieran caer familiares nuestros o más compañeras”.

Por todo ello, Atienza quiere mandar un mensaje al resto de profesionales, para “agradecer a cada uno de los diferentes estamentos que estamos trabajando en el hospital, desde personal de mantenimiento (limpieza, seguridad y celadores) hasta TCAE, médicos, matronas y administrativos, entre otros. Cada uno de ellos está dando lo mejor de sí, para salir todos juntos de esta situación. Estamos viviendo mucha comprensión y solidaridad. Mi deseo sería que estas actitudes se mantuvieran acabados la crisis y el confinamiento, y que esto nos sirviera para reflexionar y poder hacer cambios en algunas dinámicas de trabajo que manteníamos hasta ahora”.

COVID-19, enfermera, Hospital Universitario Donostia, quirófano

2 Respuestas a ““En esta emergencia sanitaria las enfermeras estamos haciendo lo que mejor sabemos: cuidar física y emocionalmente a los enfermos y, en la medida de lo posible, a sus familias””

  1. Nunca agradeceremos suficiente la atención profesional y cariño recibido de todo el personal trabajadores de los hospitales.

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*