Enfermeras del Hospital de Valdecilla asumen la implantación de reservorios subcutáneos braquiales

Jueves, 5 de septiembre de 2013

El equipo de enfermeras de Radiología Vascular Intervencionista del Hospital de Valdecilla ha incorporado a sus competencias la colocación de reservorios braquiales subcutáneos, unos dispositivos de acceso venoso muy beneficiosos para los pacientes que precisan tratamientos intravenosos prolongados e intermitentes, y que en otros hospitales implantan los radiólogos intervencionistas, los anestesistas o los cirujanos.

Estos dispositivos ofrecen diversas ventajas frente a los catéteres exteriorizados, ya que permiten acceder al sistema venoso con mayor seguridad y resultan más cómodos para el paciente, mejorando su calidad de vida.

A través de esta iniciativa pionera, el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla amplia las competencias de los enfermeros del centro, lo que conlleva grandes ventajas para el paciente y también para el propio centro hositalario.

En concreto, los reservorios subcutáneos braquiales son pequeños dispositivos que se implantan bajo la piel del antebrazo y que consisten en una cámara o depósito conectado a un catéter, el cual se introduce en el interior de una vena (en el caso de los braquiales, en la vena basílica) y cuya punta se sitúa en la aurícula derecha.

Estos sistemas son de gran utilidad en pacientes en los que se necesita acceder de forma habitual y prolongada al sistema venoso, bien para realizar extracciones de sangre, administrar fármacos intravenosos o introducir contrastes en el aparato circulatorio con fines diagnósticos, evitando así punciones repetidas y beneficiando sobre todo a aquellos pacientes que precisan de tratamientos farmacológicos intermitentes durante periodos largos de tiempo, como es el caso de enfermos oncológicos y hematológicos que precisan tratamientos de quimioterapia, enfermos con VIH o pacientes que necesitan nutrición parenteral de larga duración.

Enfermeras con experiencia en colocación de catéteres de inserción periférica (PICC)

Desde hace algún tiempo, las enfermeras de Radiología Vascular Intervencionista poseen ya una gran experiencia en la colocación de catéteres de inserción periférica (PICC) y ahora avanzan un paso más, ya que la enfermera es quien lleva a cabo integramente el proceso de implantación del dispositivo, desde la valoración de la necesidad del paciente hasta la implantación del dispositivo, pasando por el tipo de tratamiento a administrar, su duración y condiciones o la evaluación del capital venoso del paciente. De hecho, el Hospital de Día y el Servicio de Hematología deriva directamente a los pacientes a Enfermería de Radiología Vascular, que confirma la indicación y realiza una valoración más personalizada.

La inserción del reservorio se lleva a cabo en una sala de radiología quirofanizada, donde la punción se realiza guiada por ecografía y la implantación del catéter guiada por fluoroscopia.

Desde la Dirección de Enfermería, “se ha apoyado este proceso firme e inequívocamente, como punta de lanza de muchos otros, de forma que la alta cualificación que pretendemos en nuestro personal de enfermería nos permita avanzar hacia la excelencia en la atención a los pacientes». Según Zulema Gancedo, directora de enfermería de Valdecilla, la implantación de reservorios braquiales es «un ejemplo de trabajo por procesos de enfermería que tienen como fin mejorar la calidad de vida del paciente y, al mismo tiempo, disminuir el coste económico y evitar complicaciones».

Marta Rubio, enfermera de Radiología Vascular Intervencionista, comenzó a implatar a finales de 2012 estos dispositivos, tras un periodo de formación y capacitación. Desde octubre del pasado año, esta enfermera ha formado al resto de profesionales de su equipo, que actualmente han implantado ya más de una treintena de reservorios braquiales.
Gracias a esta nueva competencia enfermera, el paciente evita las listas de espera y pasar por el quirófano convencional, con lo que se reducen riesgos y costes.

«El mayor interés de esta nueva competencia enfermera radica en el paciente»

Para el jefe de Sección, Manuel Bustamente, resulta «muy gratificante haber sido pioneros a nivel nacional en que sean los profesionales de enfermería los que desarrollen esta técnica», lo cual «nos permite una mejor distribución de la actividad asistencial». “Por una parte, a los médicos nos libera de un procedimiento, y, por otra parte, las enfermeras incrementan su nivel de competencia», explica Juan Jordá, adjunto de la Unidad de Radiología Vascular Intervencionista, que prevé que las indicaciones de reservorios braquiales irán en aumento.

“Sin duda”, señala la directora de enfermería, “el mayor interés radica en los beneficios que tiene para el paciente, ya que todo el proceso queda en manos de un solo profesional, el enfermero, un experto en cuidados, que generalmente es el más cercano a los pacientes que requieren este tipo de accesos, habitualmente enfermos crónicos que necesitan atención frecuente”.

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*