Enfermería en Instagram, una nueva forma de aprender a través de las redes

Lunes, 9 de agosto de 2021

Todo comenzó creando una cuenta de Instagram. Ella se propuso abrirla con el fin de ir subiendo fotos y stories sobre enfermería y salud, lo que no podía imaginarse es que poco tiempo después, acabaría siendo uno de los perfiles más conocidos de las redes haciendo lo que más le gusta: dar visibilidad a su profesión.

Esther Gómez tiene tan solo 28 años pero las ideas muy claras. Su ilusión era ser matrona, pero tras intentarlo y no conseguirlo se decantó por la especialización de Urgencias y Emergencias Extrahospitalarias. Ya cuando cursaba la ESO, comenzó a tener curiosidad por la rama sanitaria y fue entonces cuando supo que quería ser enfermera. Es enfermera escolar en aulas con alumnos con TEA y niños con patologías crónicas; también da clases en una academia, se ha lanzado a montar un máster de enfermería escolar que saldrá pronto y es profesora asociada en la Universidad Autónoma de Madrid. En medio de todo este trabajo también sacó un hueco, sin saber a dónde podía llegar, para intentar ayudar de una manera diferente: a través de las redes sociales, de Instagram.

Mi enfermera favorita

“Siempre me ha gustado mucho el tema de la docencia. El perfil de Instagram de @mienfermerafavorita empezó al principio para otros estudiantes de enfermería. Me dedicaba a hacer infografías, un poco de repaso de contenido teórico…pero de repente veía que me empezaba a seguir gente que no era profesional sanitaria y me decían ‘jope, por fin alguien pone en marcha con palabras que entiendo cosas que me interesan aunque no sean de mi disciplina’”. Fue así como Esther comenzó con un perfil en Instagram que ya ha publicado casi 400 post y que cuenta con 139.000 seguidores, tanto compañeros de profesión como gente que no lo es. “Este perfil es la educación para la salud que tanto hemos trabajado como enfermeras pero digitalizada. Yo siempre digo, el paciente que acaba la vacunación desde los 16 años hasta probablemente los 30 o 35 que ya tenga una patología, no va a venir al centro de salud, entonces por mucho que hagamos poster súper chulos o programas de salud para dejar el tabaco y demás, no van a venir”.

Así ha sido como comenzó a ser la enfermera favorita de mucha gente. Comenzó a subir infografías para compartir todo el conocimiento y habilidades que había ido adquiriendo en su experiencia porque, tal y como escribía, “tenemos la profesión más bonita de todas, ¿por qué no compartirla con el mundo?”. Explicaba en fotos acompañadas de un pequeño texto conocimientos sobre quemaduras, principales alteraciones del pulso arterial, de qué se trataban algunos síndromes desconocidos, diferencias entre tipos de diabetes… Poco a poco fue subiendo el número de seguidores, hasta el punto de llegar a conseguir un crecimiento de 4.000 o 5.000 seguidores al mes. “Era un efecto bola de nieve, cuanta más gente te veía, más fácil era que te compartieran y que más gente te siguiera, algo que jamás hubiera imaginado. De hecho, cuando llegué a 85.000 seguidores mi padre me decía: ‘¿Entiendes ahora que es como si te ponen un micrófono en el Bernabéu y te pones a hablar delante de toda esa gente?”.

Nueva forma de aprendizaje

Poco a poco, fue ampliando más los temas de publicación, incluso introduciendo un toque de humor con diferentes memes y un toque de cercanía con ‘preguntas y respuestas’, contando sus propias experiencias como profesional enfermera y haciendo críticas o dando su opinión sobre las últimas noticias que salían relacionadas con la profesión, la salud o la vacunación. Algo que gustó mucho y que poco a poco se ha ido convirtiendo en el canal que la gente usa para informarse. Fotos sobre su experiencia en la pandemia vestida con los EPI y acercando a la gente qué se estaba viviendo en los hospitales, verdades y mitos sobre la vacunación, consejos y algo que mucha gente desconoce: las diferentes especializaciones en enfermería. “La idea era conseguir un poco llegar a las personas a las que a lo mejor no llegaríamos de forma habitual, explicar las cosas para que nos entiendan. Me sorprende que me escribe muchísima gente de España porque no saben qué es el EIR, quieren ser matronas y no saben cómo, qué diferencias hay entre un máster oficial y otro que no lo es…Creo que se da súper poca visibilidad al doctorado y que muchas de nosotras deberíamos aspirar. Me sorprende muchísimo porque yo fui la primera que me arrepiento, de haberlo sabido yo hubiera hecho un máster oficial para poder hacer ahora la tesis. Hay muchísimo desconocimiento dentro de nuestra propia profesión, no saben que pueden publicar artículos y cuando ven a una enfermera que ha investigado o que ha hecho una patente es ‘la noticia’”.

La peligrosidad de los bulos

Poco a poco, a través de esta ventana en Instagram fue abriendo paso a una nueva forma de aprendizaje, fue ayudando a más gente a saber cómo especializarse, qué cursos existen, todo sobre las diferentes OPE de enfermería, libros que pueden ayudar a los estudiantes, e incluso a desmontar mitos que podían poner en peligro la salud de la gente. “Al principio, cuando tenía 1.000 seguidores, me pensaba todo muchísimo, en plan, ‘Uy, pero ¿esto gustará?’ ‘¿Pongo estos colores?’ ‘¿Este estilo?’ Ahora ya no pienso nada y creo que ahí está también lo chulo de la espontaneidad. En redes sociales al final si eres activa tienes que tener muchísima constancia porque para mucha gente eres como su referente. Por eso, primero hay que recibir la información, luego contrastarla y por último publicarla”, explica.

Uno de los principales problemas es que las redes se han convertido en un arma de doble filo al ser peligroso que personajes públicos, con muchas personas siguiéndoles, hablar sobre temas de salud sin tener los conocimientos necesarios, algo que ya generó problemas con aquellos que se posicionaban como antivacunas. “Es un arma de doble filo porque cuando alguien tiene un altavoz tan grande, tiene que utilizarlo bien. Es una necesidad muy grande que conlleva mucho trabajo”.

Por todo ello, esta enfermera sabe que hay que estar atento a las mentiras que se puede uno encontrar en la web, pero también es consciente de lo que están ayudando a la profesión y que lo más importante es enseñar a la gente cómo tiene que informarse a través de las redes sociales. “Ahora hay un montón de perfiles de enfermera en pediatría, oncología, instumentista en quirófano… muchas áreas a las que es muy difícil llegar durante nuestra formación universitaria porque no se puede conocer todos los servicios. Las redes también tienes cosas muy positivas, además de que se han disparado los cursos de formación, pero lo más bonito es que la gente está compartiendo su formación de forma altruista gracias a las redes, algo que ayuda a que la enfermería sea más visible. Si algo he aprendido, es que no hay que imponer, no ha y que ridiculizar las creencias y los pensamientos de la otra persona, al final se trata de poner al alcance de todos la información sin imponer, sino enseñando la información para que sean ellos los que puedan aprender y diferenciar.

Enfermera e instagramer

Esther tiene abiertos muchos frentes. Jamás pensó que su perfil en Instagram llegaría a interesar a tanta gente, algo que le ha dado cosas buenas y alguna que otra mala. “Lo mejor es convertirme en una influencer porque consigues influir para bien en la salud de la gente. Hay una chica que me escribió para darme las gracias ya que se había detectado un melanoma por un post de los lunares, eso es muy satisfactorio. Si me tuviera que quedar con algo malo, aunque es una pequeñísima parte, sería con las poquitas piedras que me he podido encontrar en el camino de compañeras. Hay críticas muy buenas y que de verdad, las que son constructivas, no me molestan, pero al final suelen ser negativas sin fundamento”, afirma.

Tras luchar tanto día a día mira hacia atrás y jamás hubiese creído llegar tan lejos. No sabe lo que le deparará el futuro, lo que sí afirma es que seguiremos aprendiendo en Instagram con @mienfermerafavorita por mucho tiempo.

Noticias relacionadas

aprender, enfermera, entrevista, Instagram, redes sociales, Reportaje

Una respuesta a “Enfermería en Instagram, una nueva forma de aprender a través de las redes”

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*