Enfermeros por el mundo: trabajar en Dublín

Viernes, 27 de diciembre de 2019

“El hecho de que en Dublín se interesen por enfermeras españolas creo que habla por sí solo”

Isabel de Castro es enfermera en Dublín. Tras pasar unos años viviendo en el extranjero se decidió a trasladarse a Irlanda para ejercer la enfermería. Palentina de origen, afirma encontrarse encantada con el ambiente, la música y la historia que desprende la ciudad. En la actualidad está trabajando en la unidad de ginecología y maternidad de un centro de la capital irlandesa, y nos atiende para hablar sobre su día a día en Dublín, su proceso de adaptación y las diferencias en la práctica enfermera entre el país insular y España, donde afirma que se compatibilizan mejor el ámbito protocolario y la atención individualizada.

Pregunta. ¿Por qué tomó la decisión de emigrar?

Respuesta. Durante los últimos tres años he viajado y vivido en el extranjero por trabajo y otros motivos personales. Conocer y aprender de otras culturas, distintos estilos y medios de vida, encontrarme con tantas personas y escuchar su historia en el camino me han aportado una visión de la vida que valoro como un tesoro.

La decisión de venir a Irlanda responde a una gran curiosidad por el desarrollo del trabajo de enfermería en otro país, con un idioma diferente, y al gran reto de crecer en mi profesión, ampliando mi experiencia en distintos sistemas de salud.

P. ¿Por qué eligió Irlanda, y concretamente la ciudad de Dublín, como destino?

R. Conocía Dublín. Fue mi primer viaje al extranjero para aprender inglés, y años más tarde volví como turista. La ciudad tiene un encanto singular que no todas las grandes urbes son capaces de transmitirme. Desprende historia celta por cada rincón, solo hay que levantar la vista del suelo; y, a la vez, es una ciudad cosmopolita en la que puedes escuchar decenas de idiomas diferentes solo recorriendo una calle.

El ambiente que se respira en sus estrechas y empedradas vías centrales siempre va acompañado de música de calle, y raro es el día en el que los grupos locales no amenizan las tardes en los pubs. Y cómo no hablar de las personas. Creo que son siempre la razón de peso por la que te sientes o no como en casa, y, en este caso, es fácil sentir que eres parte del todo.

Cuando desde Jobs Agency FM (www.jobsagencyfm.com) me informaron de las vacantes en los servicios de ginecología y maternidad en un hospital de la ciudad, la decisión final únicamente dependía de cuestiones más personales.

P. ¿Cómo fue la adaptación a la ciudad durante los primeros días viviendo en el país?

R. Yo soy palentina, y estoy acostumbrada a ciudades que me permiten moverme a pie. Dublín, a pesar de ser una capital, es fácil de recorrer, y el centro y alrededores te ofrecen todo lo que necesitas. Personalmente he tenido que acostumbrarme a los precios, sobre todo en lo que a actividades de ocio se refiere, pero cuando se trata del día a día, en la compra del supermercado, la diferencia no es alarmante.

Durante los primeros días es necesario centrarse en zanjar algunos trámites administrativos, por lo que encuentro de gran ayuda que el contrato con el hospital incluya alojamiento para al menos los dos primeros meses.

P. ¿Cómo es la vida en Dublín, qué experiencias destacaría en los primeros momentos de su estancia?

R. La vida, la rutina, puedes diseñarla a tu gusto. Tras asentarte un poco y coger el ritmo de trabajo puedes ocupar el tiempo libre con muchísimas actividades y eventos. Solo tienes que curiosear por las redes sociales y animarte a hablar con las personas ante la mínima oportunidad.
Personalmente me encantan las conversaciones espontáneas, y veo que aquí la gente no tiene problema en comenzarlas con cualquier excusa.

P. ¿Recomendaría Dublín como lugar para ejercer la profesión enfermera?

R. Por lo que conozco personalmente hasta el momento, y a través de compañeras españolas que llevan aquí mucho más tiempo, sí parece un buen sitio para ser enfermera. Creo que la ciudad y los hospitales ofrecen grandes oportunidades de desarrollo profesional.

P. ¿Qué echa de menos de su vida en España?

R. A las personas de mi vida y al tiempo con ellas, por supuesto; eso es así siempre, viaje por placer o por trabajo. Y Palencia, la tranquilidad de la ciudad y la sensación de cómo las horas parecen estirarse cuando estoy allí. Y los paseos en bici al sol por la orilla del canal…

P. Según su experiencia, ¿cuáles son los aspectos positivos de ejercer la profesión en el extranjero? ¿Y los negativos?

R. No suelo pensar en esos términos, positivo o negativo. Hay cosas con las que puedes estar más o menos cómoda, según tu juicio, experiencia y conocimientos. Pero lógicamente, la certeza de la diferencia y el cambio debe estar presente a lo largo del proceso de toma de decisiones antes de venir.

Lo que el juicio pueda clasificar como “positivo” es algo que hay que reforzar y valorar, y lo que parece “negativo”, vale para reflexionar, aprender e intentar cambiar a mejor si así debe ser.

P. ¿Qué diferencias puede observar en el trabajo diario de una enfermera en Dublín y en España?

R. Algo que he notado es que el trabajo está muy protocolizado, lo cual permite estandarizar los cuidados, pero a la vez se pierde gran parte del cuidado personalizado.

Los protocolos constituyen una guía para la intervención, pero no deberían cegar el juicio clínico del profesional, ya que cada paciente es diferente y cada caso ha de ser abordado individualmente. Mi punto de vista es que la enfermería española equilibra mejor ambos enfoques.

P. ¿Qué pasos hay que dar para conseguir ejercer la profesión en el país?

R. El papeleo y los trámites administrativos no son algo sencillo, y menos cuando se trata de un país extranjero y con otro idioma.

Conocí Jobs Agency FM por las redes sociales y desde el inicio confié en la agencia para el proceso de registro en el NMBI y en la búsqueda de empleo. Realmente me ha acompañado en cada paso, aportando información clara y solucionando mis dudas ante los formularios y la extensa documentación que había que recopilar para la oferta de trabajo. Han hecho que todo parezca fácil, y estaré agradecida siempre por esta experiencia.

P. Desde su punto de vista, ¿qué visión se tiene de la enfermería española en Dublín?

R. El hecho de que se interesen por enfermeras españolas creo que habla por sí solo, más de lo que yo pueda decir a estas alturas de mi estancia. No obstante, el personal sanitario del hospital procede de muchos lugares del mundo, lo cual es muy enriquecedor en todos los aspectos.

P. ¿Se ha replanteado regresar a España en algún momento?

R. Llevo poco tiempo aquí, así que por razones laborales ese planteamiento aún no está sobre la mesa. Por si hay compañeros que tienen sus dudas ante la distancia física, España está a dos horas de avión.

Por verlo de otro modo: viviendo en Dublín puedo llegar antes a Palencia que si estuviera en otras comunidades del sur de España, y gracias a la flexibilidad de los turnos es muy fácil viajar a casa con frecuencia.

P. ¿Qué consejos daría a los enfermeros que se estén planteando dar el paso y comenzar una carrera en el extranjero?

R. Siempre animaré a los compañeros a viajar y conocer, y a aprender de todo ello. Mis consejos son simples: meditar la decisión, tener la mente abierta a algo diferente y que las dudas ante lo desconocido no sean la razón de no intentarlo.

REQUISITOS PARA TRABAJAR COMO ENFERMERA EN DUBLÍN

Documentación: DNI/Pasaporte.

Nivel de idioma: Consulta al NMBI.

Título: Reconocimiento automático en la Unión Europea.

Solicitud de empleo: Pin number o número de colegiación.

Dublín, enfermera, enfermería

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*