Fele Martínez: “La enfermería es un trabajo admirable, tener la vocación de cuidar es digno de todo elogio”

Jueves, 8 de noviembre de 2018

Uno de los rostros más populares del cine español desde los años 90, a Fele Martínez le llegó el éxito en su debut: su interpretación en Tesis, también la ópera prima de Alejandro Amenábar, le valió al actor el Goya. A partir de entonces no ha parado de trabajar, no solo en el cine, en producciones firmadas por directores como Almodóvar o Medem, sino también en la televisión; en la actualidad participa en la exitosa serie Estoy vivo, y en el teatro. Ahora se encuentra inmerso en la obra Todas las mujeres en una gira que este mes le llevará por el Teatro Cuyás de Gran Canaria, el Gran Teatro de Córdoba y el Teatro Serantes Kultur Aretoa de Santurce, en Bilbao.

© Jorge Alvariño

Pregunta. Desde los años 90 ha logrado una amplia carrera en el cine, y también ha trabajado con frecuencia en el teatro y la televisión, ¿cómo encara la preparación de los personajes en estos tres ámbitos?

Respuesta. No hay una fórmula distinta para cada uno. No sigo un patrón exacto a la hora de prepararme un personaje, yo trabajo basándome en el texto, porque lo suelo leer hasta hartarme, y poco a poco es él mismo el que me va dando la manera de encarar a los personajes. Da igual que sea cine, teatro o televisión.

Lo que es cierto es que cuando estás haciendo un personaje de teatro, por lo general, sueles tener mucho más tiempo para prepararlo, siempre te suelen dejar un mínimo de cinco semanas de ensayos, mientras que en cine y televisión careces de ese tiempo.

P. En la gran pantalla ha rodado con algunos de los directores más reconocidos de España, como Pedro Almodóvar o Alejandro Amenábar. ¿Cómo ha sido trabajar con ellos? ¿Con quién le gustaría trabajar en el futuro?

R. La verdad es que ha sido un lujo, porque, en estos casos, son directores que tienen muy en cuenta el trabajo del actor, y eso es fundamental para mí. En el futuro me gustaría trabajar con todos, tengo tantos que no sabría decirte… Me gustaría trabajar con un montón de gente, pero prefiero que las cosas vengan sin avisar.

P. Hablando de su debut, en 1996 recibió el Goya a mejor actor revelación por su papel en Tesis, ¿cómo vivió ese momento? ¿Qué supuso para usted?

R. Podría decir que fue una noche mágica, yo lo viví todo como a cámara lenta. Me costó asimilar aquel momento, además yo acababa de llegar a Madrid hacía menos de un año, estaba estudiando, y encontrarme con todo eso fue difícil de asimilar.

Supuso una alegría inmensa, sobre todo porque pude compartir el premio con mis padres y con mi hermano, que estuvieron aquella noche conmigo.

P. Ahora se encuentra de gira con la obra Todas las mujeres. Háblenos de ella. ¿Por qué deberíamos ir a verla?

R. Pues hay que ir a verla, para empezar, porque hay que ir al teatro; eso es lo primero. Es una sana costumbre que habría que practicar con cierta asiduidad porque es algo maravilloso.

Es una función que trata sobre un tipo, Nacho, que es veterinario, que de repente se mete en un marrón considerable. Lo más divertido de todo es ver cómo suda tinta para evitarlo, y en esta pieza intenta utilizar a las mujeres que tiene en su vida, que son una exnovia, su cuñada, su madre o su novia actual. También es gracioso ver lo patético que es ver cómo intenta manipular a estas personas, que lo conocen de sobra, para salvar los muebles de cualquier manera.

Además, tenemos como referente la película homónima de Mariano Barroso. Aunque partimos del guion original, la obra es una versión de Daniel Veronese. Aquel que la haya visto se va a dar cuenta de que esta función es diferente, que toca otro tipo de teclas, y los personajes discurren por otro tipo de situaciones.

© Jorge Alvariño

P. También le volveremos a ver en la próxima temporada de la serie de TVE Estoy vivo, que cosechó un gran éxito el año pasado. ¿Qué le ha atraído de la serie?

R. Creo que la temática es maravillosa. Mezclar una serie policiaca con lo paranormal ya me parecía muy atrayente per se, y disfruté muchísimo la primera temporada. Estoy encantado de que hayan contado conmigo para la segunda. Nos encontramos inmersos en el rodaje de los nuevos capítulos, todo el reparto está encantado con los guiones de la segunda temporada.

P. Las giras de teatro y los rodajes de cine y televisión son muy exigentes, ¿tiene alguna forma concreta de afrontar todos sus proyectos?

R. Intento descansar cuando toca. Ir al teatro se disfruta mucho, es como una excursión con amigos, y encima si te llevas bien con el elenco se puede convertir en una ruta gastronómica maravillosa.

Soy absolutamente fan de las giras, y no suele haber problemas, porque cuando uno se va de gira habitualmente es en fin de semana, que es cuando descansamos de los rodajes, así que se puede compaginar bastante bien. Se trata de disfrutar de todo al máximo.

P. ¿Qué representa para usted la figura de los profesionales enfermeros?

R. Son absolutamente necesarios. Creo que habría que cuidarlos un poquito más, porque son gente que está al pie del cañón, son la primera línea de defensa contra la enfermedad, contra los trastornos, contra los accidentes… Es un trabajo completamente admirable, tener la vocación de cuidar a la gente es digno de todo elogio. Este sector y este oficio tienen mi admiración pura.

PÍLDORAS

¿Cómo definiría la labor enfermera?

Tenacidad y generosidad.

¿Qué no falta en su botiquín?

Paracetamol.

Ejercicio, ¿en un gimnasio o al aire libre?

Las dos cosas.

¿De qué alimento no podría prescindir?

Del tomate, que es fundamental en mi vida.

De no haber sido actor, ¿qué otra profesión habría escogido?

Me gustan mucho la historia y la historia del arte.

Actor, enfermería, enfermeros, Fele Martínez, Teatro

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*