“La atención especial que requieren los pacientes de cáncer es ser respetados y tratados con humanidad”

Martes, 5 de febrero de 2019

Durante la celebración en la jornada de ayer del Día Mundial contra el Cáncer, Francisca Ruiz, enfermera especialista en oncología y docente en las Escuelas Universitarias Gimbernat, nos atiende para abordar la importancia de este tipo de eventos para concienciar sobre la enfermedad, la importancia de la prevención y el papel de los profesionales enfermeros en el tratamiento de los pacientes afectados de esta patología.

Pregunta: Desde su punto de vista, ¿qué valor tienen jornadas como el Día Mundial contra el Cáncer para concienciar a la población sobre la enfermedad?

Respuesta: Son de gran importancia, iniciativas como esta jornada ayudan a sensibilizar y concienciar a las personas de los factores de riesgo que pueden aumentar la posibilidad de tener un cáncer. Es un evento que se aprovecha para recordar a la población que lo mejor es prevenir, y, si no es posible, ser diagnosticados de forma temprana para salir triunfantes de la enfermedad.

Por otro lado, es una jornada que permite hacer visibles las necesidades que presentan las personas afectadas o que han superado un cáncer, a través de sus testimonios. Es un día, en definitiva, que invita a la reflexión.

P.: Según su experiencia, ¿a través de qué otras acciones se puede sensibilizar a la población sobre el cáncer?

R.: Es relevante que la sensibilización de una enfermedad no se reduzca a unos días concretos. El Ministerio de Sanidad podría realizar más campañas para dar a conocer los hábitos saludables adecuados para prevenir el cáncer o las pruebas que ayudan a obtener un diagnóstico precoz. De la misma manera, el Ministerio de Educación podría incluir esa información en los programas de determinadas asignaturas en el Bachillerato.

P.: Esta jornada incide en la importancia de la prevención, ¿existe algún método eficaz para evitar esta patología? ¿Qué estilos de vida hay que asumir para intentar prevenir el cáncer?

R.: Hay una serie de recomendaciones redactada por un comité de expertos oncólogos, que se encuentra recogida en un documento denominado “Código Europeo contra el Cáncer”. Ahí encontramos 12 consejos para informar a los ciudadanos y prevenir o reducir el riesgo de padecer esta patología. En líneas generales, son no fumar, apoyar las políticas antitabaco, mantener un peso saludable, evitar el sedentarismo, realizar ejercicio físico, evitar el exceso de sol, reducir la exposición al radón, protegerse de las sustancias cancerígenas en el trabajo, limitar o evitar el consumo de alcohol, una dieta saludable o vacunarse de la hepatitis B y VPH; y concretamente para las mujeres, realizar la lactancia y limitar el tratamiento de terapia hormonal y formar parte de programas de cribado de cáncer.

P.: ¿Cuáles son las labores principales de los profesionales enfermeros especializados en oncología?

R.: Los profesionales enfermeros especialistas en oncología son clave en la atención integral al paciente dentro del equipo multidisciplinar. Cuidamos a pacientes con cáncer en las diferentes etapas y niveles asistenciales. Estamos presentes en la prevención del cáncer, en el diagnóstico precoz de la enfermedad y colaboramos junto con el oncólogo en todo el proceso de la enfermedad.

Otra de nuestras funciones es actualizar diferentes áreas de nuestros conocimientos del trabajo y en el ámbito del cáncer, así como participar en la investigación para ofrecer una calidad asistencial de excelencia.

P.: ¿Cómo es el día a día de un enfermero en una unidad de oncología? Háblenos de su experiencia.

R.: Han sido muchas horas acompañando a personas que pasan por un momento difícil de su vida. En muchas ocasiones, la atención al paciente se circunscribía a un tiempo escaso, pero me las arreglaba con talante sereno y una sonrisa, generando auténtica confianza, para velar por estado físico y emocional.

Para describir mi experiencia no puedo olvidarme de nombrar a mis compañeras de viaje, así como al resto de enfermeras oncológicas, capaces de ralentizar el tiempo con una profesionalidad desbordante, en la búsqueda de la calidez y la atención de excelencia.

P.: ¿Necesitan los afectados alguna clase de atención especial durante el diagnóstico y el desarrollo de la enfermedad?

R.: Hay una gran diversidad de respuestas ante el mismo diagnóstico, cada persona afrontará su proceso de enfermedad de forma única. La escucha activa, la aceptación incondicional sin enjuiciamiento, la comprensión empática o, entre otras actitudes, el respeto nos ayudan a entrever qué necesita. Me atrevería a decir que la atención especial que requieren durante todo el proceso es ser respetados y tratados con humanidad.

P.: Desde su perspectiva docente, ¿qué formación precisan los estudiantes de Enfermería para poder especializarse en este ámbito? ¿En qué aspectos de su labor incide con mayor insistencia dicha formación?

R.: La sociedad exige profesionales que desempeñen su labor con un alto nivel de cualificación, con conocimientos y preparación para responder a los rápidos avances científicos y tecnológicos, lo cual ha generado una manera diferente de formar a los futuros profesionales. La enfermera especialista en oncología debe ser competente en habilidades y actitudes para práctica avanzada de la atención al paciente y contar con una formación sólida en práctica asistencial, investigación, liderazgo, gestión, seguridad y calidad.

Para formar estas competencias, en mis clases utilizo metodologías docentes innovadoras, como incluir el arte, ya que añade aspectos humanistas que ayudan a comprender qué significa el ser humano y que es el centro de nuestro cuidado.

P.: ¿Cómo suelen afrontar los estudiantes esta formación? ¿Se necesita vocación para dedicarse a la oncología?

R.: Los estudiantes muestran ilusión respecto a diferentes aspectos del proceso formativo. El área que resaltaría, en la que parecen tener más satisfacción y motivación, son las prácticas hospitalarias; viven con emoción la relación humana que se establece entre enfermera y paciente.

Me gustaría, por otro lado, puntualizar el concepto de vocación. Si lo entendemos como el deseo o inclinación a la profesión puedo decir que la mayoría de los estudiantes comentan que emprenden los estudios de Enfermería por su deseo, sensibilidad o predisposición a ayudar a los demás.

Día Mundial Contra el Cáncer, enfermera, enfermería, formación, prevención

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*