“La enfermería y la tauromaquia, en muchos casos, son dos vocaciones fuertes”

Lunes, 18 de febrero de 2019

Rocío Romero, alumna de Enfermería en la Universidad de Córdoba, compagina sus estudios con su pasión: el toreo. De afición taurina temprana, esta estudiante nos atiende para hablar de sus dos carreras, de sus largas jornadas de trabajo y de cómo, desde su punto de vista, se relacionan dos disciplinas como estas.

Pregunta. ¿Qué fue primero, la vocación enfermera o el toreo? ¿Cómo se decantó por ambas?

© Fidel Arroyo

Respuesta. Lo primero fue el toreo, ya que mi pasión por el mundo del toro viene prácticamente desde que nací. Al principio iba con mi padre, sin entender mucho de aquello, pero poco a poco fui viendo que lo que veía me emocionaba. Creo que desde siempre, desde muy pequeña, he querido ser torero, aunque con 6 o 7 años llegué a convencerme a mí misma de que este no era un mundo para mí, a pesar de que me apasionaba. Seguía siendo muy aficionada, y siempre que tenía ocasión iba a la plaza o veía los toros por la televisión.

Así hasta que con 13 años le di unos muletazos a una becerra, y sentí que era lo que de verdad me llenaba, lo que quería ser, o al menos intentarlo. Por aquel entonces estaba estudiando 2º de ESO y me encantaba todo lo relacionado con la salud, con el cuidado de las personas; en bachillerato me informé de lo que era la Enfermería, lo que hizo que me decantara por la carrera.

P. Todavía se encuentra estudiando el grado de Enfermería, ¿cómo compagina los estudios con la lidia? ¿Cómo es su día a día?

R. Este año, por mayor comodidad para compaginarlo con mi carrera taurina, he cambiado la matrícula de la facultad a Córdoba. Al venir de traslado, tengo convalidadas algunas asignaturas, lo que me ha permitido compaginar mejor los entrenamientos.
Desde las 8 h hasta las 11 h estoy entrenando, y, dependiendo del día y del horario, a las 12 h suelo entrar a clase, hasta las 15 h. Por la tarde, otras cuatro horas de práctica, en las que compatibilizo toreo de salón, gimnasio y parte física. Por la noche aprovecho para estudiar, hasta que me aguanta el cuerpo. Estoy haciendo lo que quiero, lo que me llena y me hace feliz.

P. Dentro de la tauromaquia, ¿cuáles son sus objetivos?

R. Mi principal objetivo es crecer y evolucionar en mi forma de sentir el toreo y de expresarlo. Me gusta vivir el presente, y mis propósitos ahora son esos, seguir indagando en mis sentimientos, avanzando e ilusionando. El camino está en el entrenamiento diario para mejorar los aspectos técnicos y estar fuerte, tanto física como psicológicamente; solo de esta forma, con trabajo, constancia, afán de superación y mucha autocrítica, podré llegar a acercarme a conseguir mis sueños.

P. ¿Y dentro de la Enfermería? Como hemos comentado, es usted estudiante, ¿qué tiene pensado hacer una vez acabe el grado?

R. Ahora mismo estoy centrada en la carrera y no me he parado a pensar en qué voy a hacer cuando acabe. Mi sueño es vivir del toro, así que actualmente no me veo trabajando en un hospital o en un centro de salud. Me gustaría poder seguir estudiando, a mi ritmo, y aportar también al mundo del toro desde el punto de vista de la Enfermería.

P. En este sentido, ¿se relacionan, de alguna manera, la Enfermería y la tauromaquia?

R. Sin ir más lejos, los profesionales enfermeros juegan un papel importante dentro de los equipos médicos de las plazas de toros, así como los que atienden en festejos populares o encierros; solo hay que ver el gran despliegue que se organiza con motivo de los encierros de San Fermín.
Se da la circunstancia de que, en muchos casos, son dos vocaciones fuertes que se unen en esta cuestión, ya que es muy común encontrarse con grades aficionados, incluso prácticos (aquellos que de vez en cuando torean en el campo para profundizar en su afición), entre los enfermeros de las plazas de toros.
Creo que la aportación de la Enfermería en la tauromaquia es y debe seguir siendo muy importante, por ejemplo, a la hora de mejorar la asistencia en los percances o cornadas, y también en los traslados.

P. Dada la exigencia física del toreo, ¿qué papel tienen los enfermeros en la recomendación de pautas saludables de ejercicio?

R. La Enfermería tiene un papel fundamental en la prevención y promoción de la salud. Gracias a la relación terapéutica de confianza podemos conseguir la modificación de conductas de salud y mejorar la calidad de vida de las personas, recomendando pautas saludables de ejercicio, una dieta rica y variada y estilos de vida saludables.

enfermería, Rocío Romero, tauromaquia, Toreo

Una respuesta a ““La enfermería y la tauromaquia, en muchos casos, son dos vocaciones fuertes””

  1. Rocío Romero. Muy centrada la niña, perdón La torero sí la vengo viendo ya tres años y veo su crecimiento.. en la Maestranza estuvo muy bien. Cuidado
    No la conozco escribo de ella por qué
    Demuestra su disciplina en salir adelante Diios le ayude ….y A POR TODAS ROCÍO .

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*