La UJI desarrolla una aplicación para controlar el dolor crónico

Martes, 17 de enero de 2017

 

© Hoycomentamos.com
© Hoycomentamos.com

Investigadores de la Universitat Jaume I (UJI) de Castellón, la Universitat de Barcelona y el Centro de Investigación Biomédica en Red (CIBERobn), adscrito al Instituto de Salud Carlos III, en Madrid, han puesto en marcha una aplicación para teléfonos y tabletas cuyo objetivo es medir y controlar el dolor crónico.

La plataforma, denominada «Monitor de dolor», persigue mejorar el tratamiento registrando, mediante preguntas breves, durante 30 días, del estado de ánimo del paciente, la localización y el tipo de su dolor, la medicación que ha estado tomando y las consecuencias del mismo sobre su vida diaria. Este nuevo seguimiento se ha puesto en marcha según las recomendaciones y directrices de la Iniciativa sobre Métodos, Medidas y Evaluación de Dolor en Ensayos Clínicos (Immpact). Además, el software tiene en cuenta variables que pudieran influir en el tratamiento, como las meteorológicas.

Por otro lado, desde la UJI, en un comunicado, aseguran que la aplicación es «útil también en el desarrollo de fármacos contra el dolor, al permitir medir su eficacia». En este sentido, la investigadora del Laboratorio de Psicología y Tecnología (Labpistec) de dicha universidad, Azucena García Palacios, en el mismo documento, ha asegurado que «con esta app el paciente está monitorizado durante el tiempo que transcurre entre consultas y esto permite a los facultativos conocer si el tratamiento funciona o si hay que realizar algún ajuste o intervención».

La plataforma permite el registro de episodios de dolo agudo, lo que facilita el trabajo de los profesionales sanitarios, que pueden saber con exactitud con qué frecuencia se producen y las posibles consecuencias, de toda índole, que estos pudieran tener.

La principal ventaja que presenta «Monitor de dolor» es la de individualizar la experiencia del paciente; y gracias a la facilidades que otorga el uso de dispositivos digitales e inalámbricos, los trabajadores pueden desarrollar su labor con mayor eficacia. Además, los usos de la aplicación no se limitan a los hospitales, sino que se extienden, a su vez, a los centros de investigación de este tipo de dolencias para estudios clínicos psicológicos.

Dolor crónico, Monitor de dolor, UJI

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*