«Lo que yo diría a los profesionales enfermeros es que los necesitamos»

Martes, 10 de abril de 2018

Uno de los rostros, y las voces, más conocidos del panorama artístico en España. José Luis Gil, parte fundamental del elenco de las exitosas series Aquí no hay quien viva y La que se avecina, es también uno de los dobladores más prestigiosos y con una trayectoria más amplia del país, que ha puesto voz tanto a personajes de animación como a actores de la talla de Daniel Day-Lewis, Tom Hanks o Hugh Grant. Ahora estrena un clásico en el teatro Reina Victoria de Madrid: Cyrano de Bergerac, una de las historias más famosas del teatro universal.

Pregunta. Tiene una larga trayectoria como actor en cine, teatro y televisión. ¿Qué diferencias ha podido observar en la preparación de sus personajes en estos medios?

Respuesta. Son medios muy distintos y los códigos interpretativos varían. Hay medios que conozco menos. Además, lo digo con toda libertad, el cine es maravilloso, pero, por lo menos en este país, te elige o no te elige, y no he tenido gran experiencia.

En el caso del teatro, cada uno tiene su manera de afrontarlo, incluso su manera de estudiar los personajes y de sacarles mayor rendimiento. Lo que es fundamental es compartirlo con una dirección con la que te entiendas, que sepa sacar lo mejor de ti, de cada personaje o de cada escena, que sea capaz de convencerte cuando no veas algo claro, de dar un paso atrás y decir “no me funciona” o valorar una propuesta tuya.

P. También tiene una extensa carrera como actor de doblaje. ¿Qué experiencias ha vivido en este ámbito de la profesión?

R. Estuve doblando a diario durante veintitantos años. En aquella época doblé actores tan dispares como Hugh Grant, Patrick Swayze, Daniel Day-Lewis, Tom Hanks, Tom Cruise, Tim Allen, Woody Harrelson… A muchos.

Es un trabajo difícil de aprender, se tarda tiempo en dar lo mejor de ti mismo delante de un micrófono. Yo le debo muchísimo, me dio mi lugar, me acogió con todo el cariño del mundo. Tanto como para llegar a ser director artístico de un par de estudios en su momento. Han sido tantos años que aunque empecé desde niño en la televisión y haciendo obras infantiles, si en algún sitio he crecido como actor ha sido en las salas de doblaje, doblando por la mañana a un loco y por la tarde a los Fraggle.

P. Entre sus papeles más conocidos se encuentra el de Juan Cuesta en Aquí no hay quien viva. ¿Qué significó para usted interpretar este personaje?

R. Fue una gozada, una vivencia absolutamente extraordinaria. Primero porque partíamos de una serie que nos gustaba a todos, leíamos el guion y era muy divertida de hacer. La cadena estaba en un momento raro y no nos cuidó especialmente en los primeros capítulos a la hora de emitir. Sin embargo, el público decidió y pronto se convirtió en un fenómeno social y se mantuvo durante tres años y 90 episodios.

Eso te cambia un poco el modo de vida. Yo pasé de estar durante años en la sala de doblaje a estar en el escaparate y que te ofrezcan obras de teatro. No tenía pensado volver al escenario, pero se te presentan oportunidades tan bonitas que te lo planteas y vuelves. Hasta que te das cuenta de que el teatro es algo mágico de lo que no puedes prescindir. Al sentir el hormigueo de los estrenos te das cuenta de por qué te atrapó con 12 años.

P. La Unión de Actores premió su interpretación. ¿Qué supuso para usted este reconocimiento?

R. Lo viví de una manera muy curiosa. Yo entonces estaba haciendo teatro, y el día de la gala no pude ir. Le dije a mi compañera Isabel Ordaz, «no me lo van a dar, pero si surgiera y dijeran mi nombre, sal a recogerlo». Mi mujer, que estaba en la gala porque iban a dar un premio a toda su trayectoria a mi suegra, Matilde Conesa, me puso un mensaje diciendo «cariño, te acaban de dar el premio», no me lo esperaba en absoluto. Me lo entregó Isabel Ordaz en maquillaje y peluquería al día siguiente. Me dijo «te hago entrega de tu premio».

P. Ahora está de gira con la obra Cyrano de Bergerac, que se estrenó el 15 de marzo en el teatro Reina Victoria (Madrid). Háblenos un poco de ella.

R. Hay que verla. Creo que es un espectáculo, una función entretenida, muy divertida, aunque no es la parte más importante de Cyrano. Es como una novela de aventuras, en la que todo está muy bien construido, muy bien escrito. El verso es muy fluido, te olvidas de él y te metes en una historia absolutamente deliciosa, preciosa, que te emociona y te alegra. Son dos horas de teatro en estado puro.

Cuando interpretas se tienen siempre sensaciones, piensas que esto tiene que ser creíble. He sentido eso desde que me puse a estudiar el texto de Cyrano. No me costaba nada identificarme con cada personaje, con cada escena, con cada situación. Lo sufro y lo disfruto.

P. ¿Qué representa para usted la figura de los profesionales enfermeros?

R. Nunca están suficientemente valorados, no me refiero solo económicamente. No se puede cuantificar el valor de la labor que hacen y lo digo por experiencia personal, porque por desgracia he tenido, y tengo, en mi familia un caso por el que dependemos de ellos. Cuando encuentras un buen profesional piensas «este hombre, esta mujer… son de otro planeta».

Yo les debo tanto que los comparo a veces con los misioneros que viven ayudando a los demás. Tiene que ser vocacional porque si no, no se podría soportar a veces lo que hacen: lo que aportan a un enfermo y a los familiares. Es algo tremendo.

PÍLDORAS

¿Cómo definiría la profesión enfermera?

Imprescindible, necesaria. Os necesitamos, no nos dejéis.

¿Qué no falta en su botiquín?

Tenemos un botiquín bastante amplio; eso sí, no nos medicamos.

Ejercicio, ¿en un gimnasio o al aire libre?

En el escenario. Dos horas y pcio de Cyrano de Bergerac no sé a cuánto equivaldría de gimnasio.

¿De qué alimento no podría prescindir?

Del dulce, de los macarrones y de las chuletitas de codero.

De no haber sido actor, ¿qué otra profesión habría escogido?

Músico. Mi abuelo era músico y fue una persona muy importante en mi vida. Yo soy actor, en gran medida, porque no soy músico.

Actor, enfermería, José Luis Gil

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*