«Los enfermeros estamos presentes en la prevención, el diagnóstico, el tratamiento, el seguimiento y en los cuidados de soporte del paciente con cáncer»

Martes, 4 de febrero de 2020

Hoy se celebra el Día Mundial contra el Cáncer, una enfermedad que, según los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), es la segunda causa de mortalidad en el ámbito global, siendo la causa, en 2015, de 8,8 millones de fallecimientos en el mundo. Para abordar el cáncer, las necesidades de las personas afectadas y la labor enfermera en oncología, nos atiende el doctor Julio de la Torre, profesor de la Escuela Universitaria de Enfermería y Fisioterapia San Juan de Dios (Universidad Pontificia de Comillas).

Pregunta: De forma general, ¿cuáles son las labores de los profesionales enfermeros en el ámbito de la oncología?

Respuesta: La enfermería, como ciencia del cuidado, trabaja con los pacientes a pie de cama, en oncología especialmente; a pie de sillón, en los hospitales de día, que son, o han sido, el centro de vida en el área de oncología. Estamos presentes en la prevención, el diagnóstico, el tratamiento, el seguimiento y en los cuidados de soporte del paciente con cáncer. Las largas supervivencias suponen un nuevo reto para nosotros, así como los cuidados paliativos. Somos necesarios en el largo recorrido del paciente en tanto que somos los que administramos los tratamientos, especialmente complejos. Además, ponemos a disposición de los pacientes nuestros conocimientos y experiencia.

De forma concreta, esto se pone de manifiesto con la irrupción de la inmunoterapia y otras terapias dirigidas que sustituyen y complementan a la quimioterapia tradicional, y en las que solamente una enfermera especialista es el profesional de salud indicado para la administración de dichos tratamientos, pues la seguridad del paciente es fundamental.

P.: ¿Cuáles son las necesidades más habituales que presentan los pacientes de cáncer?

R.: El diagnóstico de cáncer siempre es complicado, incluso en los casos más leves, en los que el tratamiento quimioterápico no está siquiera indicado: la posibilidad de ello, de una recaída, de que los estudios de extensión sean no deseables. Nosotros siempre estamos en esos momentos, ofreciendo apoyo, consejo, y siendo el enlace en las pruebas complementarias y considerando al paciente como centro de toda la atención que merece.

P.: ¿Cómo dan respuesta los enfermeros a dichas necesidades?

R.: Fundamental la formación en comunicación, que es transversal, así como otras mucho más específicas. En nuestra escuela dedicamos muchas horas de docencia al manejo del paciente oncológico, en todas las esferas del cuidado: tanto desde el punto de vista de los tratamientos que hay que administrar, como de aspectos relacionados con el diagnóstico, la cirugía o el afrontamiento de malas noticias, así como de las buenas.

La incertidumbre de las revisiones, incluso con buenas noticias, hay que aprender a llevarla. Las cifras del cáncer en España, recién publicadas, no admiten mucha discusión: alta prevalencia, mayor supervivencia y tratamientos más complejos; los cuidados al paciente con cáncer deben ser proporcionados por especialistas. En nuestra universidad estamos desarrollando planes de estudio y asignaturas específicas en esta materia, que proporcionen a los estudiantes herramientas básicas de trabajo en este sentido.

P.: ¿Cuál es la mejor forma de abordar la comunicación con este tipo de pacientes?

R.: El paciente oncológico, como el de cualquier otra patología, tiene miedo al diagnóstico, pero especialmente, tiene miedo a su pronóstico, a la aparición de metástasis o a cualquier otra complicación asociada a su tratamiento. La comunicación ha de ser sincera, explicando la situación real y las posibilidades, basadas en la literatura científica y en la evidencia, las posibilidades de los tratamientos. En ese, sentido, vivimos un momento muy bueno, con la inmunoterapia y los tratamientos anti-PDL1, una proteína presente en la biología celular tumoral y cuya utilización en algunos tipos de tumores permite hablar de grandes supervivencias en tumores hasta ahora de complicado tratamiento, como el cáncer de pulmón.

De la experiencia clínica con pacientes oncológicos, podemos afirmar que la comunicación y la educación para la salud aplicada en planta, consulta y hospital de día, hace que un paciente pueda comprender aspectos básicos de la biología celular tumoral o incluso conceptos tan específicos como hazard ratio aplicado a su supervivencia.

P.: Desde el punto de vista docente, ¿cómo se aborda la enseñanza en cáncer a los alumnos de Enfermería?

R.: Se aborda desde varias asignaturas de forma transversal (Anatomía, Fisiología, pasando por Fisiopatología y las asignaturas específicas de cuidados) hasta, en algunas universidades, como la nuestra, a través de asignaturas especificas sobre esta materia y donde se incide en aspectos clave del paciente con cáncer, y que van desde los técnicos, como el acceso venoso especifico, pasando por los farmacológicos y llegando a aspectos espirituales y de afrontamiento de la enfermedad.

P. :Según su experiencia, ¿cree que se requiere una predisposición vocacional para ejercer en oncología? ¿Cómo definiría esa vocación?

R.: Para la enfermería se requiere una predisposición al cuidado de los demás. En patologías concretas y especialidades como la oncología, la vocación para el cuidado está acentuada en el manejo y trato con pacientes en una situación vital que puede llegar a ser crítica. En este tipo de situaciones hay que formarse para hacer que el cuidado sea adecuado, y no descuidar al profesional.

P.: Desde su perspectiva, ¿qué valor tienen jornadas como el Día Mundial contra el Cáncer para concienciar a la población sobre la patología?

R.: Las jornadas y días mundiales tienen como fin y valor último llegar a la población general y dar a conocer problemas de los que habitualmente no se habla. El cáncer es un problema de salud que históricamente no tiene un impacto positivo. Es bueno hablar de ello con apertura, sinceridad, incidiendo en las políticas de prevención, educación para la salud y de evitación de hábitos tóxicos, donde los enfermeros somos especialistas.

Con motivo de la celebración de este día, y para ampliar la información sobre el cáncer, la revista Metas de Enfermería dispondrá dos de los artículos de su archivo en abierto: «La estimación de la calidad de vida y la atención integral en mujeres con cáncer de mama» e «Influencia de la radiación solar en la evoluación del cáncer».

cáncer, Día Mundial Contra el Cáncer, enfermería, enfermeros, Escuela de Enfermería y Fisioterapia San Juan de Dios

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*