Más de 16.000 enfermeros de toda España se presentaron el pasado sábado al examen de Enfermero Interno Residente

Viernes, 30 de enero de 2015

El pasado sábado tuvo lugar una de las pruebas más complicadas a los que los profesionales sanitarios deben enfrentarse, el examen para Enfermero Interno Residente. Muchos de los alumnos que se presentaron para optar a una de las 7.527 plazas que otorga el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad llevaban preparando la prueba desde hace tiempo. El examen de Formación Sanitaria Especializada, el cual incluía los exámenes para MIR, EIR y FIR, entre otras, marcará el futuro de aquellos aspirantes que desean integrarse en el Sistema de Salud español.

Un total de 35.319 titulados universitarios del área de las Ciencias de la Salud han venido preparando los últimos meses la realización de este examen, entre ellos, 16.137 aspirantes a ser enfermeros. La convocatoria del mismo reservó un 7% de plazas a aquellos candidatos que sufrían algún tipo de discapacidad. Las pruebas selectivas se realizaron simultáneamente desde las 16.00 horas, horario en el que dio comienzo la prueba.foto

En esta ocasión, el número de candidatos admitidos se redujo respecto a la anterior convocatoria en un 1%, ofertando un total de 6.102 plazas para médicos, 959 para enfermeros, 264 para farmacéuticos, 127 para psicólogos, 30 para biólogos, 30 más para radiofísicos y 15 para químicos. Por vez primera hubo una convocatoria única para todas las titulaciones que puedan acceder a plaza en formación de especialidades (en 2014 se aprobaron dos órdenes de convocatoria: una para enfermeros y otra para médicos, y el resto de titulaciones aparte).

Como novedad, y según fuentes del Ministerio de Sanidad, aseguran que, con la oferta de plazas aprobada, mas los residentes que actualmente se encuentran en formación, se puede garantizar la reposición de las vacantes por jubilación que se produzcan en los próximos 15 años para todas las titulaciones.

Con respecto al examen para Enfermero Interno Residente (EIR), las preguntas de la prueba aumentaron hasta llegar a 200, teniendo un tiempo estimado para el desarrollo de la prueba de cuatro horas y media. El examen fijó la puntuación de corte en el 35%, entendiéndose que superaron la prueba todos aquellos aspirantes cuya valoración particular del examen fuese igual o superior a ese 35% de media de los diez mejores. Por contra, el resto de aspirantes serían eliminados, no pudiendo disponer de número de orden.

Los nervios, compañeros de viaje los días previos al examen

Preparar una prueba tan exigente como el EIR implica una serie de responsabilidades que todos los candidatos deben conocer y respetar. Entre ellas se aconsejaba dormir las horas correspondientes para estar más relajado y tener la mente despejada las horas previas al mismo. Los nervios suelen hacer acto de presencia a medida que se acerca el momento de la verdad, por ello, es necesario establecer un sistema de trabajo y estudio que se respete de forma diaria.

La mejor aptitud que todos los futuros enfermeros deben tener a la hora de realizar los próximos exámens EIR, es estar seguro/a de que, una de esas plazas ofertadas a la que se aspira, ‘debe ser para mí’. En este sentido, el día antes del examen es recomendable hacer un repaso general de todo lo aprendido, administrándose el tiempo necesario para el estudio, el tiempo de ocio y sobre todo el tiempo de descanso. El éxito en una prueba como el EIR se basa en la suma de pequeños esfuerzos repetidos día tras día. 

 

 

 

 

 

enfermería, Enfermero Interno Residente, enfermeros, examen, Formación Sanitaria Especializada, Ministerio de Sanidad

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*