Prever a los pacientes contra la ola de calor,objetivo de Sanitat

Miércoles, 9 de julio de 2014

por diariodicen.es

El Centro de Salud Pública de Alicante celebró hace pocos días una jornada técnica dirigida a profesionales de organizaciones, tales como ONG’s, servicios sociales municipales, residencias de mayores o centros asistenciales, y en la que se trató uno de los temas candentes del verano: los golpes de calor. En la misma se habló sobre cómo evitar los perjuicios de sufrir una ola en esta época del año, especialmente con alerta para personas de avanzada edad.

«Los pacientes más mayores son los más propensos a sufrir y padecer problemas relacionados con altas temperaturas», afirma Manuel Llombart, conseller de Sanitat de la Comunidad Valenciana. La atención que deben recibir las personas afectadas por la diabetes, insuficiencia cardíaca, respiratoria, renal, hepática y otras patologías de cierta magnitud, ha de ser muy alta. Con los menores, las personas con movilidad reducida, deportistas que aguantan temperaturas extremas, etc se debe estar también muy pendiente.

¿Qué hacer en una situación así?

El riesgo de sufrir un golpe de calor radica en que, en determinados momentos, el cuerpo humano no es capaz de regular su propia temperatura. Lo que puede provocar efectos como la deshidratación, insolación, cefalea, fatiga, calambres musculares, náuseas, taquicardia, ahogo y pérdida de consciencia, coma e, incluso, la muerte.

Los consejos para sortear el impacto, y que recomiendan los especialistas, son: hidratarse bebiendo abundantes líquidos (agua, zumos, refrescos sin gas), ingerir alimentos ligeros para evitar una mala digestión, vestir con ropa ligera, de colores claros y salir de casa en las horas con menos calor (primera hora de la mañana o última hora de la tarde), esto resulta imprescindible para quienes practiquen deporte al aire libre.

El pasado verano se registraron 22 atenciones sanitarias a causa de golpes de calor en  varios centros sanitarios de la Comunitad Valenciana (7 en la provincia de Valencia, otros 7 en Castellón y 8 en Alicante). Afortunadamente no se tuvo que lamentar ningún fallecimiento por esta causa.