Protocolo para reducir el estrés infantil en cirugías mínimamente invasivas

Martes, 5 de febrero de 2013

El Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla ha diseñado un protocolo que reduce el estrés infantil al actualizar las pruebas que deben indicar los profesionales a los niños sanos o con una enfermedad que no comprometa su vida, es decir, pacientes pediátricos ASA I-II., antes de someterse a una operación mínimamente invasiva.

Gracias a esta revisión de la práctica clínica y de la bibliografía científica, se evita a estos pacientes hacerse una analítica completa por defecto, a no ser que su historia sanitaria, la exploración clínica o los antecedentes familiares y personales lo recomienden.

La Unidad de Gestión Clínica de Anestesia del Hospital Infantil ha elaborado unos listados que recogen los requisitos que deben cumplir los menores y cuáles son las cirugías mínimamente invasivas, que se pueden efectuar con total seguridad para el paciente sin la necesidad de solicitar todas estas pruebas.

Avalada por la Asociación Americana de Anestesiología y hospitales internacionales de primer nivel, esta práctica incluye intervenciones como hernias, extirpación de quistes o nevus (lunares), corrección de orejas en soplillo, tratamiento dermatológico con laserterapia y la práctica de broncoscopias y colonoscopías, excepto en síndromes de mala absorción como la celiaquía. En general, se trata de procedimientos quirúrgicos que en adultos se hacen con anestesia local.

En cada caso, los profesionales de la consulta de valoración anestésica, previa a cualquier operación, determinarán si hay necesidad o no de solicitar pruebas complementarias, siempre que los niños no padezcan una patología grave de base, pudiendo estar indicadas todas, una o ninguna de las pruebas que integran una analítica completa (hemograma, estudios de bioquímica y de coagulación).

De esta forma, se busca un mayor confort del paciente, ya que se ha demostrado que disminuye el estrés que suelen causar los pinchazos y el paso por el hospital.

Este nuevo protocolo forman parte del “Banco de prácticas innovadoras” de la Consejería de Salud y Bienestar Social y ha recibido el premio a la “Mejor idea innovadora en política sanitaria”, que cada año concede la publicación “Diario médico” y que ha recogido el especialista en anestesiología y reanimación del Hospital Infantil, Ramón Reina, en nombre de todo el equipo.

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*