Reino Unido ofrece a los enfermeros la posibilidad de desarrollar una buena carrera profesional

Jueves, 21 de julio de 2016

Laura Bazán Martín lleva cuatro años trabajando como enfermera en Londres, allí es jefa de equipo de la Unidad de Abuso de Sustancias. Anteriormente estuvo ocho años en Atención Primaria en Madrid. Laura lo tiene claro, Reino Unido es una opción atractiva para los enfermeros. El país ofrece una serie de ventajas que permite al profesional crecer y desarrollar una buena carrera. Mientras tanto, el Brexit mantiene la incertidumbre entre los sanitarios que trabajan en Reino Unido y que esperan que esta decisión no afecte a su trabajo.

IMG-20160718-WA0002

Pregunta. ¿Cómo crees que afectará el Brexit a las enfermeras que trabajan en Reino Unido?

Respuesta- De momento nadie sabe nada. Hasta ahora tenemos tan solo el resultado de un referéndum. Sin embargo, todavía tendrán que negociar muchos acuerdos, entre ellos, qué pasará con los europeos que estamos ya trabajando en Reino Unido. Por aquí se escucha un poco de todo, habitualmente mensajes a favor de que nos quedemos: desde la celebración de un segundo referéndum hasta la posible concesión de la ciudadanía británica a los que ya estamos aquí. Pero, desafortunadamente, de momento, solamente hay incertidumbre para todos.

De lo que estoy segura es que, si nos quitan el derecho a trabajar aquí, van a tener serias dificultades para cubrir las vacantes de enfermería que dejaríamos. En Reino Unido siempre ha habido una falta de enfermeras y evidentemente este hecho se vería acrecentado con la pérdida de las profesionales europeas. Sinceramente, no creo que nos vaya a afectar a quienes ya estamos aquí, aunque nunca se sabe.

P. ¿Hay mucha diferencia entre el sistema sanitario en España y Reino Unido?

R. Estructuralmente no mucho. No ocurre lo mismo con otros aspectos.

P. ¿En qué?

R. Estructuralmente, en Reino Unido hay servicios de Atención Primaria y Hospital, como en España, aunque ofrecen una gama más amplia de servicios gratuitos como plantillas ortopédicas, audífonos o arte terapia (profesión de salud mental reconocida), a diferencia de España. Sin embargo, si pides cita para que te atienda un médico de familia “General Practitioner o GP”, no es raro que te den la cita para 2 semanas. Si quieres que te atiendan en el día o antes, tendrás que ir a un centro de emergencias o, si no tienes uno cerca, a urgencias del hospital con su consecuente larga estancia en la sala de espera. No tienes un médico asignado, por lo que cada vez te ve un médico distinto. Aunque he leído que las listas de espera británicas son menores, bajo mi propia experiencia, son bastante parecidas. Las instalaciones suelen estar bastante menos cuidadas y en mi centro de trabajo considero que la limpieza es un gran problema.

En Reino Unido tienen fuertes protocolos o guías de actuación frente a diferentes enfermedades que se recogen en las “NICE Guidelines” y en otras más específicas. Estas directrices están presentes en todo centro sanitario y deben ser seguidas por todos los profesionales para asegurar una práctica basada en la evidencia. Nunca vi documentos parecidos en España, y si los hay, no creo que sean tan visibles como los británicos.

“Si quieres trabajar en el National Health System (NHS) no tienes que opositar”

A diferencia del Sistema Sanitario español, si quieres trabajar en el National Health System (NHS) o Sistema Nacional de Salud, no tienes que opositar. Para trabajar en esta organización, tienes que realizar una entrevista de trabajo para ver si tu perfil encaja con el servicio y con el equipo. El sueldo dependerá de la posición a ocupar (la “Band”), de la experiencia y conocimientos. Con el tiempo y con la consecución de objetivos, el sueldo se va incrementando. El “Training” o formación es muy importante en cualquier organización sanitaria en Reino Unido. Tanto la empresa pública como la privada ofrecen formación gratuita, y no me refiero únicamente a “cursos  de una semana”, me refiero a posgrados y másteres. En  Reino Unido se realizan supervisiones individuales y grupales, planes de desarrollo de rendimiento, etc., que sirven para monitorizar el desarrollo profesional así como los problemas y áreas de apoyo que puedan surgir. En España, las posibilidades de crecimiento profesional son prácticamente nulas, y estas herramientas de dirección individualizadas están completamente olvidadas.

Dentro de un equipo de trabajo hay personal sanitario permanente, “bank” y “agency staff”. Los dos últimos son los trabajadores que cubren vacantes temporales y son pagados por horas, son los que cubren el servicio cuando hay falta de personal (plaza vacante sin cubrir, vacaciones, bajas por enfermedad, etc.). La diferencia entre unos y otros es que los últimos son autónomos a los que el sistema sanitario contrata y son más caros que los “bank”, aun así, ambos cobran más la hora trabajada que los que están contratados como fijos. Los “bank” forman parte de la bolsa de trabajo local, por lo que tienen más posibilidad de ser llamados para trabajar que los “agency staff”.  En España, este tipo de servicio lo cubren los suplentes que suelen ser profesionales con pocos puntos en la bolsa de trabajo y, paradójicamente, aunque el trabajo sea más incómodo, el sueldo es más bajo.

Otra gran diferencia es la inserción a un equipo de trabajo. El contrato correturnos español sería implanteable en Gran Bretaña donde, seas fijo o eventual, recibirás dos semanas como mínimo de “induction” en donde te dedicas a observar y aprender lo más esencial del trabajo. Si eres fijo, este período se sigue de 8 semanas de “probation” donde tu manager te ofrece apoyo para dominar todas las áreas necesarias para realizar tu trabajo de un modo seguro.  De este modo se reduce el riesgo de cometer errores que afecten a la salud de las personas que tratamos.

Los turnos de trabajo marcan otra diferencia. A mí, personalmente me gustan más. No existen los contratos “de tarde o de mañana” sino que todos realizan los mismos turnos, con la ventaja (en mi opinión) de la existencia de los “long days” o turnos de trabajo largos en los que se cubren de 10 a 12h y media, lo que reduce los días de trabajo a 3 o 4 semanales.

P. ¿Cuál de los dos sistemas beneficia más al profesional sanitario?

R. En Reino Unido se valora mucho el esfuerzo y el desarrollo profesional. Si eres de los que quieren crecer y desarrollar una buena carrera profesional, Reino Unido es tu país. Si eres de los que quieren una plaza fija y quedarte en la misma posición toda la vida haciendo lo mismo, España es tu país.

“Si eres de los que quieren crecer y desarrollar una buena carrera profesional, Reino Unido es tu país”

Para empezar, en España cuando hablamos de conseguir una plaza en el sector público, el proceso es frustrante. Acabas la carrera y te conviertes en un número al que llaman para trabajar temporalmente con contratos de días sueltos si tienes suerte y tienes que dar las gracias. Tanto si te viene bien como si te viene mal tienes que incorporarte a trabajar porque si no te penalizan. Sales de la universidad con una motivación importante completamente ignorada por el sistema sanitario dejando escapar el potencial de estas profesionales y los beneficios que podrían aportar a la población.

Cuando llevas unos 5 años trabajando de este modo, consigues un “contrato eventual”. Aunque seas la que más te esfuerzas en conseguir objetivos y en innovar, tu sueldo es el más bajo de todos.

Finalmente, si consigues una plaza por oposición, te destinarán al sitio que elijas dentro de las opciones que te han quedado. Todo dependerá de los puntos que hayas conseguido. Es posible que te toque un servicio que no te guste.

En España, al no realizar una correcta selección de personal, no se tienen en cuenta ni la motivación, ni los conocimientos y, por supuesto, si la persona encajaría en el equipo de trabajo al que se va a incorporar. La selección del personal es crucial para que un equipo funcione bien y en España simplemente no existe, la asignación de plaza está basada en puntos y es aleatoria. La mayoría de los puntos los consigues con los años trabajados, ya que los puntos por formación tienen un techo. A nadie le importan las referencias, la formación académica de la profesión o complementaria, o tu perfil profesional frente al equipo. Los puestos de liderazgo son “puestos de confianza” y tampoco pasan por una entrevista de trabajo, por lo que no hay posibilidad para presentarse.

El hecho de que en España haya escasas posibilidades de crecimiento profesional afecta notoriamente de modo negativo al personal de alto rendimiento y beneficia al de bajo rendimiento.

“En Reino Unido el profesional decide a qué trabajo presentarse y tienes opciones de trabajar en el NHS con contrato fijo desde que acabas la carrera”

El número de procesos disciplinarios en la sanidad española es irrisorio y los procesos de bulling son pasados por alto. Si no encajas en un equipo, estás condenado a quedarte ya que “es tu plaza” y, si tienes una interinidad y renuncias a tu plaza, te penalizan.

En Reino Unido el profesional decide a qué trabajo presentarse y tienes opciones de trabajar en el NHS con contrato fijo desde que acabas la carrera. Si el trabajo no cumple tus expectativas, puedes cambiarte de trabajo fácilmente debido a la alta demanda de enfermeros que hay.

A los profesionales se les califica en “bands”. Las bands representan un salario y una responsabilidad y se adquieren por puesto de liderazgo o de conocimiento especializado.

“También es posible crecer a nivel horizontal estudiando distintas especializaciones.”

Cuando hablamos de crecimiento vertical, Band 3 sería un auxiliar de enfermería, Band 4 un auxiliar de enfermería con formación, Band 5 sería la enfermera habitual, Band 6 la enfermera jefa de equipo o line manager o senior nurse (suele haber 2), Band 7 sería el que lidera el equipo, Band 8 sería el director de varios centros. Esta clasificación está centrada en los puestos de liderazgo. Una enfermera puede llegar tan lejos como quiera, con la formación y experiencia adecuada. Estos puestos se ofertan a través de entrevista de trabajo, no mediante “puesto de confianza”.

También es posible crecer a nivel horizontal estudiando distintas especializaciones. En este caso las bands se asignan con el criterio de conocimiento especializado.   De modo que existen enfermeras terapeutas, prescriptoras o incluso “advance practitiones nurses” que tienen la misma “band” que un médico. Un posgrado o un máster pueden cambiar tu vida profesional notoriamente.

Recursos Humanos tiene un importante papel. Si alguien no rinde, siguiendo los pasos pertinentes y recogiendo evidencias, se le puede disciplinar e incluso despedir. Si una persona no encaja en su centro de trabajo, puede solicitar que se le traslade a otro. Si una persona denuncia un caso de bulling, se realizará una investigación rigurosa para determinar si es cierto. El Line Manager se encarga de que todos los enfermeros tengan un plan de carrera profesional y de rendimiento. Si quieres crecer, tienes todos los medios.

P. ¿Qué cosas crees que se podrían mejorar del sistema sanitario español?

R. La principal es el hecho de que ignora el potencial, la motivación y el talento de muchas enfermeras e incentiva muy poco el desarrollo de una carrera profesional basada en el esfuerzo de la enfermera, no en los años trabajados, eso tiene poco mérito ya que te lo da la edad.

Otro problema que considero importante es la contratación de enfermeras “correturnos”. Considero que supone un incremento del riesgo para la salud del cliente debido al aumento de la probabilidad de error en la práctica enfermera.

Varios aspectos señalados en el apartado anterior podrían encajar en este punto.

P. ¿Realiza una enfermera en Reino Unido el mismo papel que en España?

R. En Reino Unido la formación de enfermería difiere mucho de la española. Hay dos modos de estudiar enfermería: a través de la universidad y a través de un diploma (que sería algo así como un FP). Los que estudian en la universidad tienen más posibilidad de hacer carrera profesional.

Además, hay varias especialidades que, a diferencia de las españolas, se obtienen dentro de los tres años de carrera que dura la formación universitaria británica:

  • Enfermera de salud mental o Registered Mental health Nurse (RMN).
  • Enfermera general o Registered General Nurse (RGN).
  • Enfermera de discapacidades o Registered Learning Disabilities Nurse     (RLDN).
  • Enfermera de Pediatría, de geriatría, etc.

Una enfermera (ya sea general o de cualquier otra especialidad) no tiene por qué saber hacer técnicas de enfermería, ni siquiera una tensión arterial manual, ECG, extracción de sangre y suturar ya ni te cuento. Para realizar las técnicas la empresa pública o privada oferta cursos de formación. Las técnicas suelen ser realizadas por las auxiliares de enfermería. El hecho de que las enfermeras no realicen técnicas evidencia que la enfermería no es un técnico sino un profesional sanitario que realiza planes de cuidados para sus pacientes. Creo que el mito de la “enfermera que pincha” pasó a la historia en Reino Unido.

Pero bajo mi punto de vista, lo más grave es que una enfermera que no sea general no tiene conocimiento de lo que es, por ejemplo, una diabetes o una dieta saludable y que  las generales no llegan, ni mucho menos, al nivel de las españolas. Esto nos sitúa en una posición privilegiada frente a las colegas que hayan estudiado en Reino Unido y que no tengan más formación que la básica (no hay que olvidar la formación de posgrado ofertada).

En definitiva, debido a la formación que tienen, no pueden realizar las mismas funciones que nosotras. En España “valemos para todo”, en Reino Unido las funciones están muy delimitadas y especializadas.

 

auxiliar de Enfermeria, band, brexit, enfermera, enfermería, National Health System, Reino Unido, Reino Unido, salario, sistema sanitario

2 Respuestas a “Reino Unido ofrece a los enfermeros la posibilidad de desarrollar una buena carrera profesional”

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*