SATSE denuncia ‘agresiones’ de la gerencia a profesionales de enfermería del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago de Compostela

Lunes, 24 de noviembre de 2014

Desde Galicia, y más concretamente del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago de Compostela, llegan noticias que afectan a la Sanidad Pública, y en especial al sector de la Enfermería. El Sindicato de Enfermería Satse Galicia ha vuelto a denunciar nuevas agresiones a los profesionales que trabajan en el centro hospitalario, tras el cierre, sin fecha de apertura prevista, la planta de medicina interna del Hospital Gil Casares, eliminando 44 camas y destruyendo 30 puestos de trabajo, de los cuales 15 son de enfermería. 

Según explica Pedro Maseda, delegado de Satse de la capital gallega, la planta de Medicina Interna del Hospital Gil Casares se cerraba en los meses de vacaciones, normalmente desde el 15 de junio hasta el 15 de septiembre, aunque en los últimos años este plazo había sido incluso mayor. Durante este periodo, las enfermeras de la planta eran desplazadas a destinos que no habchusían elegido, haciendo inestables y precarias sus condiciones de trabajo.

En este sentido, la gerencia del CHUS anunció que la planta del Gil Casares «no se reabriría más a no ser que existiese alguna necesidad de hospitalización». Estas manifestaciones las interpreta Satse como cierre definitivo, y más con la presentación de los datos que demuestran que, esta medida, se salda con la desaparición de 44 camas de hospitalización y la pérdida de 30 puestos de trabajo, 15 de ellos de enfermería.

“Nos tememos que la planta con sus 44 camas no se vuelva a abrir nunca más –explica Pedro Maseda–, ya que este tipo de maniobras son la manera habitual de ir cerrando sibilinamente servicios y plantas en Galicia. Se perderán 30 puestos de trabajo que ahora desempeñan eventuales, al reubicar en ellos a los empleados del Hospital Gil Casares. 15 de los que se van al paro son enfermeros y enfermeras”.

Para Satse Galicia, la medida es otra prueba más de la política de desmantelamiento de servicios y recursos públicos, llegando a generar un problema doble, pues no solo vulneran las condiciones de trabajo de los profesionales, sino que también engrosan las listas de espera de los mismos.

agresiones, cierre, Complejo Hospitalario Universitario, enfermería, Galicia, gerencia, Hospital Gil Casares, profesionales, sanidad pública, Santiago de Compostela, Satse

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*