Se cumplen 23 años del fallecimiento de Martha Rogers

Lunes, 13 de marzo de 2017

Martha E. Rogers fallecía tal día como hoy en 1994. Nacida en Dallas, en el estado de Texas, en Estados Unidos, su familia se mudó a Knoxville, en el estado de Tennessee, poco después de su nacimiento, ciudad en la que asistió a la universidad entre 1931 y 1933.

© Congreso Historia Enfermería

En 1936 recibió el diploma de la Escuela de Enfermería del Hospital General de Knoxville, aunque no concluyó ahí sus estudios. En 1937 obtuvo un título de supervisora de enfermería de la salud pública en la Universidad de Columbia, en Nueva York, un master en salud pública y un doctorado en ciencias, en 1952 y 1954, respectivamente, en la Universidad Johns Hopkins de Baltimore.

Asimismo, Rogers cuenta en su haber académico con la publicación de tres libros y más de doscientos artículos, y con conferencias dadas tanto a nivel nacional como internacional.

Fue docente de enfermería en la Universidad de Nueva York hasta 1975, y en su último año de vida, fue nombrada profesora emérita de dicha institución. Además, trabajó en el ámbito de la salud pública rural en el estado de Michigan, y estableció el servicio de enfermeras visitantes en Phoenix, en el estado de Arizona.

Su influencia en esta especialidad sanitaria fue tal que, una vez fallecida, tanto alumnos como compañeros decidieron fundar la Society of Rogerian Scholars y crear la publicación Rogerian Nursing Science News en 1988.

Su teoría: el concepto unitario del ser humano

Martha Rogers tenía una concepción teórica global de la enfermería, que llegó a unificar, en su estudio An introdcution to the Thoretical Basic of Nursing (1970), con ciencias tan dispares como la física, la literatura, las matemáticas y la filosofía, desde la Teoría de la Relatividad de Einstein a la sociología.

© Alchetron

De esta forma, el modelo de Rogers, expresado en su monografía, definía al ser humano como «un campo de energía irreductible, indivisible y pandimensional, es un todo unido que posee su integridad y características evidentes, lo que le convierte en algo más que la suma de las partes que lo componen. El hombre y su entrono  están intercambiando continuamente situaciones y energía». La pandimiensionalidad se refiere a la carencia de limitaciones espaciotemporales con la que la concepción de Rogers caracterizaba al ser humano.

Este modelo teórico consideraba la enfermería como una profesión que requiere una formación continua, ya que su fin primordial es la aplicación de esa educación en la mejora de la humanidad. Así, Rogers definía la labor de los profesionales enfermeros como el intento de «fomentar una interacción armoniosa entre el campo del ser humano y el de su entorno, con el propósito de reforzarlos para así conseguir el máximo potencial de la salud».

En conclusión, aunque la concepción de Martha Rogers es eminentemente teórica, o incluso filosófica, es innegable su influencia en la enfermería actual, hasta el punto, como hemos visto, de contar con una corriente de investigación bautizada con su nombre.

Hoy se cumplen 23 años de su muerte y desde el Diario DICEN hemos querido recordarla de esta forma.

Concepto unitario del ser humano, Cuidados integrados, enfermera, Martha Rogers, profesión enfermera, teorías enfermeras

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*