«Sin ti no soy nada», la carta de agradecimiento de un médico a los profesionales enfermeros

Miércoles, 12 de abril de 2017

por diariodicen.es

Ángel López Hernanz, médico rural de Andalucía, ha escrito en su blog este texto en el que agradece el trabajo y la ayuda a los profesionales de enfermería que han trabajado con él, haciendo memoria de diferentes casos que se ha encontrado a lo largo de su experiencia.

«Sin ti no soy nada»

Los médicos y enfermeros constituimos las dos piezas indispensables en la atención sanitaria a las personas, aunque también participan, de forma adyuvante, auxiliares, celadores y técnicos sanitarios, por lo menos en el ámbito donde yo me desenvuelvo.

¿Y por qué afirmo esto? Pues porque muchos días paso consulta en un consultorio rural, solo con un enfermero/a, aunque en las guardias o atención continuada (que así se llaman ahora para que no digamos que atendemos sólo urgencias), también me acompañan un celador y un conductor de ambulancia (ambos técnicos sanitarios).

Ciertamente, desde que comencé a trabajar ha estado presente, allí donde fui, un enfermero. Siempre en la habitación de al lado en las guardias, siempre a mi lado en la ambulancia, trabajando juntos en la atención a los pacientes crónicos, sufriendo y sudando junto a mí en la atención a emergencias, administrando los tratamientos indicados, recibiendo en común a los pacientes.

Aunque algunos enfermeros con los que he estado a veces he pensado que no deberían estar en Atención Primaria, en un pueblo o en urgencias, porque no les gustaban estas labores, luego reflexiono y me pregunto:

¿Qué habría sido de Juan cuando tuvo aquel infarto, si el enfermero no hubiera estado allí, cogiendo oportunamente una vía venosa a pesar de estar hipotenso?, ¿o de Francisca cuando tuvo el shock anafiláctico que casi acaba con su vida, de no venir conmigo en ese momento mi compañera enfermera?, ¿o del la lactante que tuvo el atragantamiento y se recuperó sin secuelas porque tú estabas allí conmigo? ¿Qué habría sido de mí sin las conversaciones y risas, discrepancias y discusiones, noches de insomnio y amaneceres en la ambulancia contigo, en los largos días de guardia?

A veces, y en periodos concretos, he pasado junto a ti más tiempo que con mi propia familia, nos hemos contado cosas personales más allá de una relación laboral y obligatoria y circunstancialmente hemos compartido intimidades.

¿Qué sería de mí si tú no hubieras estado ahí? Las vacunas, las curas, los inmovilizados, los diabéticos, los hipertensos, la promoción de la salud en los niños, las pruebas complementarias, el apoyo psicológico tras el duelo, la administración de tratamientos, los procesos asistenciales, los programas de salud, los protocolos, todo sería de otra manera y …

¡Es que yo sin ti no soy nada!

Texto íntegro extraído del blog Médico Rural (Medicina para Todólogos), disponible en la siguiente dirección: https://medicosdeosuna.blogspot.com.es/2017/04/yo-medico-sin-ti-enfermeroa-no-soy-nada.html#comment-form

Ángel López Hernanz, blog, Carta de agradecimiento, Medicina rural, profesionales enfermeros

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*
*